jueves, 8 de abril de 2010

La fortaleza de Uclés. Cuenca.







Las tres torres que actualmente apreciamos en dirección Norte-Sur, son las siguientes: la torre del Pontido, unida por un puentecillo a la torre del Palomar, a continuación un foso excavado en roca, que se vencía por medio de un puente levadizo y que conectaba con una muralla que conducía a la torre Albarrana. De las antiguas torres del Homenaje Viejo, del Homenaje, de la Plata y Blanca no conocemos su localización exacta, aunque sabemos que fueron derribadas para proseguir las obras de la actual iglesia.
El castillo convento de Uclés se alza sobre un cerro alargado en la zona más alta de la localidad. Originalmente fue una importante fortaleza musulmana construida a principios del siglo X. En 1157 pasó a manos de Alfonso VII, posteriormente a la Orden de San Juan y luego a la de Santiago. En 1528 el castillo fue destruido y se construyó el monasterio de estilo herreriano.
La fortaleza de Uclés a juzgar por la extensión que ocupaba y que hoy conocemos con exactitud, era grandiosa: un kilómetro cuadrado de superficie, rodeado de murallas, bastiones, contrafuertes y torres almenadas, ocupando un cerro alargado de norte a sur. Sin embargo, no estriba en sólo su magnitud la importancia que en los tiempos medios llegó a alcanzar. Lo principal fue su situación geográfica y la topografía del terreno, en que estaba asentada.


Construida a principios del siglo X, fue una importante fortaleza musulmana. En el año 1157 pasó a manos de Alfonso VII, posteriormente a la Orden de San Juan y luego a la de Santiago. En el año 1528 el castillo fue destruido, y se construyó el monasterio de estilo herreriano. En el siglo XIX, con la desamortización de Mendizábal, la orden tuvo que abandonar el edificio. nota significativa de la fortaleza es su muralla en forma de zigzag, o con aspecto de cremallera. Este sistema servía para dotar al edificio de una amplia visibilidad sorteando las torres y los ángulos que limitaban la visión, haciendo muy difícil el acceso al recinto. Este sistema no aparece en las fortificaciones de otras zonas. Su ubicación en un montículo elevado es también una característica defensiva, pues dificultaba el ataque. De la estructura primitiva de esta fortaleza quedan tres torres con un muro que las une y la muralla en zigzag. Como elementos defensivos de la fortaleza destacan las torres del Homenaje y la de Plata. Una de ellas es albarrana, elemento defensivo árabe que consiste en separarla del edificio y unirla a él por medio de un pequeño puente. Ambas torres son de planta cuadrada, pero carecen de remate en almenas. La una se une con la otra por medio de un muro. Una de ellas consta de cinco plantas y de ella partía la muralla árabe.Vista de la entrada al recinto del Monasterio que ocupa parte de lo que fue la fortaleza y castillo de Uclés.