lunes, 2 de agosto de 2010

Mostar. Herzegovina.

El Barrio del Puente de Mostar.
Instituto de enseñanza reconstuido.



Huellas de la Guerra.
Reconstrucciones.

Reconstruida iglesia de los franciscanos. Tiene la torre más alta de Mostar.
Cementerio musulmán.

Hospital español en Mostar.
Plaza de España de Mostar.


Río Neretva.

El Puente de Mostar siempre ha sido considerado todo un símbolo por servir de unión entre las dos culturas en que está dividida la ciudad, con los católicos croatas al oeste y los musulmanes bosnios al este del río Neretva. Al comienzo de la guerra croatas y musulmanes se aliaron para expulsar a los serbios, pero una vez conseguido este objetivo, se declaró una nueva lucha entre musulmanes y croatas por tomar el poder de la ciudad. Durante la guerra, el puente fue destruido, derrumbándose así todo un símbolo de la convivencia entre culturas, de la que la ciudad había sido siempre un claro ejemplo.

El puente, símbolo clave en la reconciliación de ambas culturas tras la finalización del conflicto en 1995, fue reconstruido con fondos de la Unesco e inaugurado en el año 2004, contribuyendo así a la convivencia entre ambas culturas. Posteriormente se consiguió la libre circulación de personas de un lado a otro de la ciudad, con independencia de su procedencia étnica.