miércoles, 28 de diciembre de 2011

Cuenca. La ceca de Cuenca.

 
La Casa de la Moneda de Cuenca, fue una de las siete cecas principales de Castilla, autorizadas a continuar después de 1497 por los Reyes Católicos, quedando el resto cerradas.

La primera moneda es acuñada en el siglo XI por los árabes y a partir de 1158 por los reyes cristianos. No se conoce con seguridad la ubicación de los antiguos talleres, quizás primero en el castillo y luego en la calle de la Moneda, pero en 1661 se construye un nuevo edificio extramuros, equipado con ingenios hidráulicos, copiando las que tenia de la Ceca segoviana desde 1585, que es donde se acuña la última moneda en 1727.


La nueva fábrica comienza su acuñación en 1661 y finaliza en 1728/29.

Comienza acuñando moneda de vellón, y a partir de 1450 plata y oro esporádicamente. A partir de 1550 comienza el declive de acuñaciones de plata y oro, que casi desaparecen a partir de 1600, que es cuando se dedica a acuñar grandes cantidades de moneda de cobre y vellón.

La ceca de Cuenca participó en las grandes campañas del resellado de la moneda de cobre durante el reinado de Felipe IV y vuelve a acuñar metales nobles, esta vez a molino, desde 1718 hasta 1727, cuando la Ceca es finalmente cerrada.

El único testimonio de la antigua casa, parece ser una calle con el nombre de La Moneda.

La Ceca hidráulica se convirtió en deposito de granos, luego cárcel y a partir de 1780 en fábrica de tejidos.

Quedan pocos restos originales tras un grave incendio en 1954, aunque el azud, o presa, y canales quedan intactos y aprovechados por la pequeña fábrica de luz que ahora ocupa el lugar.