martes, 26 de junio de 2012

Escamilla. Guadalajara


En el siglo XV, siendo don Enrique Enríquez señor de esta villa,  la intercambió con don Álvaro de Luna, arcediano de Niebla y primo del condestable, por la de Carbajales de Alba y la fortaleza de Alba de Liste en Zamora.

Don Alvaro a pesar de su coadición de clérigo tuvo tres hijos; así don Juan, el mayor, heredó este dominio, pero al morir sin hijos le sucedió su hermano hasta que doña Contesina, única hija del arcediano, ganó un pleito sobre los derechos que ésta tenía sobre la villa, ya que su hermano por ser clérigo no podía heredar el mayorazgo.

Doña Contesina de Luna vendió la villa y fortaleza de Escamilla a Pedro Gómez Manrique de quien la compró el III conde de Cifuentes que la agrega al mayorazgo de Cifuentes tras pleitos que duran hasta 1508. 

En 1490, con facultad real, don Pedro Gómez Manrique pudo trocar y permutar una parte de los bienes de su mayorazgo con doña Contesina de Luna, su madrastra, y don Bernabé de Luna, su hermano. Ellos le dieron la villa de Escamilla y él les otorgó las villas de Villanueva del Conde, ahora de Teba, y La Ventosa, ahora despoblado, Burgos. Estas villas estaban empeñadas a Luis Leyva, por lo que don Pedro Gómez Manrique les entregó 1.000.000 de maravedíes  y puso en prenda la villa de Santurde en Burgos, con su fortaleza y jurisdicción. Se estableció además que si pasados cuatro años no había sido desempeñada, se considerase la villa de Santurde como vendida. También se comprometió a entregar 800.000 maravedíes el 10 de Enero de 1491. En consecuencia la villa de Santurde quedaba empeñada por 1.800.000 maravedíes, a favor de Contesirna de Luna y su hijo, a cambio de la de Escamilla.


Biblioteca Gonzalo de Berceo. El castillo de Leiva: Aproximación a sus señores y al proceso Constructivo .Mª Teresa Álvarez Clavijo y Javier Ceniceros Herreros.


      "El 20 de diciembre de 1486 se nombró al bachiller Martín de ¿Zorabro? Y al bachiller Juan de Haro, como jueces, uno en nombre de Juan de Leiva y el otro en el de Pedro Manrique, para que tasaran el valor de villa de Anguiano y los lugares de Villanueva del Conde, La Ventosa y Redecilla del Campo“….con todos sus vasallos, e montes, e prados, e exidos, e pastos, e heredades, e edificaciones, e pechos, e derechos, e servicios e alcabalas…”, los cuales Pedro Manrique había vendido a Juan de Leiva y, además, que el primero pagara 6 cuentos y 70.000 maravedís por el coste de Ezcaray, Zarratón, Valgañón y Pradilla.

       

Los problemas entre ambos señores continuaron, solicitando Juan de Leiva, el 7 de noviembre de 1489, a Pedro Manrique, en nombre de los hijos de la difunta Leonor de Leiva la dote y arras de su madre. Sobre este asunto se dio sentencia el 28 de abril de 1490, obligando a Pedro Manrique a dar en pago  los lugares de Villanueva y Redecilla del Campo.

Cuando Juan Martínez de Leiva estaba ya casado con Constanza de Mendoza y antes del fallecimiento de está, la cual sabemos que hizo testamento el 28 de agosto de 1501, compraron los siguientes bienes………….unas casas, solares, tierras y viñas en Redecilla del Campo, las cuales compraron a Lope Ruiz de Montoya;….".




Pedro Gómez Manrique incorpora la villa de Escamilla a su mayorazgo sin ser su propietario porque don Álvaro de Luna que había hecho ciertos edificios en la villa pretendía cierta compensación por ellos. 

De tal modo que sobre la villa y fortaleza hay pleito pendiente y por tanto ambas estaban secuestradas en espera de la sentencia. Se da el  18 de Septiembre de 1495.

La sentencia estableció que se debía cagar a don Alvaro de Luna los gastos de las obras realizadas en la fortaleza, que ascendían a 800.000 maravedíes. Por lo tanto don Pedro Gómez Manrique debía 1.800.000 a doña Contesina de Luna por la villa de Escamilla y a don Alvaro de Luna el precio fijado por las obras realizadas, para que pudiese levantar el secuestro de la villa. 

Don Pedro Gómez Manrique  había empeñado la villa de Santurde a Juan de Leyva por 1.460.000 maravedíes y con posterioridad hipotecó esta villa para pagar a doña Contesina de Luna la villa de Escamilla.

Don Pedro Gómez Manrique solicitó a los Reyes Católicos facultad para poder vender o empeñar los bienes de su mayorazgo, hasta la cantidad de 1.800.000 maravedíes, que debía al conde de Oñate y a Pedro Suárez de Figueroa, porque le habían prestado esta cantidad para pagar la villa de Escamilla en 1496.

Se conocen estas valoraciones, 

Por la propiedad y señorío de la villa: 200.000 maravedíes

Por los frutos, rentas, pechos y derechos. 474.546 maravedíes

Por las viñas y heredamientos: 125.454 maravedíes

Don Juan de Silva  concedió poder para que en su nombre se pudiese comprar a don Pedro Gómez Manrique la villa de Escamilla, con su fortaleza, términos, vasallos, jurisdicción y todas las cosas pertenecientes a la dicha villa, por el precio que don Pedro ajustase en maravedíes doblas u otras monedas  en abril de 1496.

Doña Elvira Laso Manuel otorgó a su marido don Pedro Gómez Manrique, un poder para que pudiese vender o traspasar a la persona o personas que quisiese la villa de Escamilla con todos los derechos y jurisdicciones sobre la misma, por el precio que estimase oportuno

En Agosto de 1497 don Pedro Gómez Manrique concertaba con don Diego Hurtado de Mendoza y Quiñones, hermano del II conde de Tendilla y I marqués de Mondejar, sobrino del Cardenal Mendoza, Cardenal de Santa Sabina en Italia y Patriarca de Alejandría,  la venta de Escamilla por 2.700.000 maravedíes.

Los Reyes Católicos dan facultad a don Pedro Gómez Manrique, a su mujer e hijo para vender la villa de Escamilla, especificando que ésta no había sido pagada todavía y que la de Santurde que pertenecía al mayorazgo estaba empeñada por 1.800 000 maravedíes, además de las otras sumas que debía. Concedieron la facultad real en diciembre de 1497 con la condición de que la villa de Santurde volviese al mayorazgo.

En 1498, don Pedro Gómez Manrique, su mujer y su hijo vendían al conde de Cifuentes la villa de Escamilla, con su fortaleza, tierras, jurisdicción, rentas, vasallos y todas las cosas pertenecientes a la dicha villa. El precio fijado para la compra fue de 3.750.000 maravedíes.

Los plazos establecidos para el pago fueron los siguientes:

- El conde debía entregar 1.177.000 antes del mes de Junio de 1498, tomando entonces la posesión de la villa.

- A finales de Julio debía entregar 1.000.000 

- Antes de Mayo de 1499 debía estar pagado todo.

El 23 de Mayo se le entregó la escritura de venta en regla al conde de Cifuentes, incluyendo los poderes concedidos por doña Elvira Laso Manuel y por Antonio  Manrique, su hijo. 

Don Juan de Silva tomó posesión de la fortaleza el 10 de Julio de 1498 y de la villa el 25 de Octubre. Con posterioridad don Pedro y su mujer le confirmaron al conde la venta de la villa, ya que no habían solicitado a los monarcas facultad para realizar la transacción, noviembre de 1498.

El Cardenal  solicita de don Pedro la escritura de venta, pero este se negó a concedersela por considerar que no estaba obligado a ello. Al descubrirse la doble venta de la villa se entabló un pleito entre el Cardenal, el conde de Cifuentes y Pedro Gómez Manrique. 

Don Juan de Silva manifestó en el pleito que él era el verdadero comprador de Escamilla por tener su oferta mejor recaudo, aunque la capitulación fuese posterior a la del Cardenal, además él ya había tomado posesión de la villa y la fortaleza de Escamilla. 

La Audiencia de Valladolid estableció que la villa pertenecía al Cardenal por el precio de 2.700.000 maravedíes en 1501 . Como consecuencia de la sentencia don Pedro se vio obligado a entregar la escritura de venta al Cardenal. A esta sentencia recurrió don Antonio Manrique, apoyándose en que la villa de Escamilla estaba incluida en el mayorazgo y por tanto no se podía vender.

Como resultado de esta apelación en  Julio de 1506, se inició una segunda vista y en la misma se estableció que la parte que le debía el Cardenal a don Pedro Gómez que la pagase el conde de Cifuentes.

Pedro Gómez Manrique reconoció la venta que le había hecho al conde de Cifuentes y se la vendió de nuevo en 1507. Para poder realizar esta segunda venta a don Juan de Silva, don Pedro alegó que el Cardenal no le había pagado los 2.700.000 maravedíes por la villa, quedando libre de cualquier vínculo con él.

El título de la venta de Escamilla al conde de Cifuentes tiene fecha de 20 de  Agosto de 1508.

Don Pedro Girón de Silva, IX conde de Cifuentes, tendrá en el siglo XVII que pleitear con Eugenio Manrique de Padilla y Acuña, X conde de Buendía y III conde de Santa Gadea, adelantado mayor de Castilla, sobre el señorío de la villa de Escamilla. Es este descendiente de Pedro de Acuña, I conde de Buen día y hermanao de Leonor de Acuña.