viernes, 25 de enero de 2013

Álvar Fáñez


Alvar Fañez.


1047. Se cree que nace en Burgos hacia esta fecha. Muere hacia el 1114. 


Su padre podría ser Fernán Laynez, hermano de Diego Laynez, padre del Cid

El parentesco, por tanto, con la figura del de Vivar, sería el de primos-hermanos.
Su padre casa en segundas nupcias con Ximena Núñez.
De este matrimonio  nace Álvar

 don Gutierre Señor de Castro Xeriz padre de doña Gontroda Gutierrez.
Y doña Gontroda casó con el Conde don Nuño Alvarez de Amaya,
y fueron padres de doña Ximena Nuñez. Y doña Ximena Nuñez casó
con Fernan Laynes hermano de Diego Laynez padre del Cid,
y fueron padres del Conde Alvar Fañez Minaya.."

Minaya, Mi hermano, así se suele dar la interpretación. Su primo hermano

 Entre las numerosas actuaciones que se le atribuyen se cuentan las siguientes:

En fechas no bien determinadas: mandó construir el Castillo de Huelves; participó en la reconquista de las poblaciones de Alcocer (una de cuyas puertas lleva su nombre), Horche, Mondéjar, Romanones, Tendilla, Santaver (en el curso alto del Guadiela), Toledo, Valdeavero (hasta entonces dependiente de Alcolea de Torote´de las Amargas, despoblado, pasó luego a ser señorío prelaticio y después real). En Tendilla, provincia de Guadalajara, existe un cerro que llaman de Barafañez, en su honor. En Huete, provincia de Cuenca, también reconquistado por las huestes de Alfonso VI, hay un cerro llamado Álvar Fáñez y un pueblo Castillo de Albarañez, y otro castillo llamado de Alvar Fáñez en Cuevas de Velasco, 

Cuevas de Velasco agrupa dos municipios: Cuevas de velasco y Villar del Maestre desde el 19 de Octubre de 1976. En 1679 se llamaba Las Cuevas de Cañatazor, el día 10 del mismo mes y año, Las Cuevas de Velasco. El día 9 de Septiembre de 1699, Las Cuevas de Cañatazor y Velasco. Desde el año 1705 al 1718, Las Cuevas del Rey, y a partir de esa fecha Las Cuevas de Velasco.

En 1077 reconquistó Medina del Campo. 

Entre 1085 y 1086 fue gobernador de Valencia.

La noche del 23 de junio de 1085, en camino hacia Guadalajara, reconquistó la villa de Horche de los moros. Hay allí un monumento a Álvar Fáñez que conmemora el acontecimiento.

Al día siguiente, día de San Juan, en una arriesgada acción de sus tropas, reconquistó la ciudad amurallada de Guadalajara.  Todavía se conserva allí el Torreón de Alvarfáñez por donde se dice entró a la ciudad. 
Afirman algunos historiadores que sus pobladores le expresaron su reconocimiento incorporando su figura en el escudo de la ciudad.

En 1086 fue derrotado en Peñafiel por los almorávides dirigidos por Yusuf ibn Tasufin.

El 23/10/1086 encabeza la carga de las tropas castellanas de Alfonso VI que en la batalla de Zalaca, en las cercanías de Badajoz, fueron derrotadas por los almorávides de Yusuf ibn Tasufin.

En 1088 manda las fuerzas que saquean la zona y toman la fortaleza murciana de Aledo.

A finales de 1088 o comienzos de 1089 encabezó una expedición militar de castigo contra el rey Abd Allah al-Muzaffar de la taifa de Granada debido a la ayuda que el rey andalusí había prestado al Imperio almorávide.

En 1091 colaboró con las tropas del rey Al-Mu'tamid de Sevilla contra los almorávides, pero fue derrotado en Almodóvar del Río (actual provincia de Córdoba). A fines del siglo XI, como parte de la repoblación de la zona, fundó el pueblo de Íscar. El acontecimiento es rememorado por el infante Don Juan Manuel en su obra El Conde Lucanor cuando dice «Don Álvar Háñez era muy buen omne et muy onrado et pobló a Ixcar».

En 1097 es nombrado gobernador de las fortalezas fronterizas del valle del Tajo y Guadiela: Santaver y Zorita de los Canes. Defendiendo esa región se mismo año es derrotado por el gobernador almorávide de Murcia, Muhammad ibn Aisa (hijo del emir Yusuf ibn Tasufin) cerca de Cuenca, perdiendo esta ciudad, que reconquistaría, por muy breve periodo, en 1111.

En la primavera de 1108 dirigió los ejércitos castellanos en la batalla de Uclés, sufriendo una grave derrota ante los ejércitos de Yusuf ibn Tasufin. En esa batalla fue muerto el infante Sancho Alfónsez, hijo del rey Alfonso VI. Álvar Fáñez logró eludir el cerco almorávide, dirigiéndose hacia el norte para proteger los cauces alto y medio del río Tajo.

Tras la muerte de Alfonso VI en 1109, Urraca I le otorgó el título de I señor de Peñafiel y lo designó tenente y jefe militar de la ciudad de Toledo (Toletule dux), defendiéndola ese año del cerco del ejército almorávide, que había vencido en Uclés.

Reconquistó Cuenca en 1111, aunque solo pudo mantener la plaza por un corto tiempo.

Alrededor del año 1112 fue alcaide del castillo de Peñafiel.

Álvar Fáñez fue asimismo señor de Sotragero, de Villafañe y de Zorita de los Canes.
Murió en la rebelión que tuvo lugar en Segovia a mediados de abril de 1114,
combatiendo en defensa de la reina Urraca I.

 Casa con  Mayor Pérez, hija del conde de Saldaña y Carrión y señor de Valladolid, Pedro Ansúrez, y de su esposa la condesa Eylo Alfonso. Mayor volvió a casar después de enviudar con Martín Pérez de Tordesillas. 

Álvar y Mayor tuvieron al menos tres hijos, todos con numerosa descendencia, alguno de los cuales pudo haber tomado posesión de Villa Fañe y dado origen al apellido Villafañe:

Juan Álvarez, quien contrajo matrimonio con Elvira Martínez con quien tuvo al menos tres hijos.

Eylo Álvarez, quien casó en primeras nupcias con Rodrigo Fernández de Castro "el Calvo" y en segundas con el conde Ramiro Froilaz.

Urraca Álvarez, casada con el conde Rodrigo Vélaz, con quien tuvo varios hijos.


El Torreón De Alvar Fáñez  es árabe y fue declarado monumento desde el año 1921, Tras una cuidada restauración, dispone de una exposición sobre los orígenes del escudo de la Ciudad y la leyenda de Alvar Fáñez y su papel en la conquista de Guadalajara.

Dice la tradición que una noche estrellada y con luna, la del 24 de junio de 1085, el capitán Alvar Fáñez, seguido de una numerosa hueste de soldados castellanos, tomaba la antigua Wadi1-Hiyara de los árabes. En realidad, la Guadalajara islámica, una de las capitales de la Marca Media de Al-Andalus y referencia militar y cultura¡ de la frontera del Henares, se entregó sin lucha al rey Alfonso Vi de Castilla cuando éste consiguió la capitulación de Toledo, de todo su reino, y de su monarca Al-Mamún, en mayo de 1085.

 Ya en los años previos a la reconquista de la zona, junto al Cid pasó Alvar Fáñez por el valle del Henares haciendo cabalgadas y ataques por sorpresa. En ellos conquistaron Castejón, el castillo que hoy corona el paisaje inmediato de Jadraque, y aún bajó por Hita, Guadalajara y Alcalá sembrando el pánico, hostigando y destruyendo cosechas. Quedan las leyendas e diversos pueblos de la Alcarria, de que fue Alva Fáñez su conquistador: eso se dice en Horche, en Romanones, en Mondéjar y en Alcocer.

Lo cierto es que Alvar Fáñez de Minaya aparece en los viejos documentos medievales junto al rey Alfonso VI, como uno de los jerarcas principales de su corte, y que en los años finales del siglo XI y primeros del XIl, fue alcalde y jefe militar de Toledo, de Peñafiel y aún de Zorita, figurando como señor de este último fortísimo enclave. Conquistó también directamente la ciudad de Santaver, aguas arriba del Guadiela. Murió en una batalla, y al parecer a manos de gentes segovianas. Era el año 1114. Fue llevado a enterrar a su tierra burgalesa, al monasterio de San Pedro de Cardeña, donde aún puede verse su sepulcro.