martes, 30 de septiembre de 2014

Stare Miasto. Varsovia, Castillo Real




Por lo que fue la Vía Real camino al Castillo, 


Tejados en la Plaza del Castillo, la Columna de Segismundo y la Catedral

 



La plaza del Castillo a mediados del siglo XVIII.

Las pinturas de Canaletto sirvieron para la reconstrucción de Varsovia tras su destrucción en la II Guerra Mundial.







Biblioteca Rolcniza





Restos de las murallas



y al fondo los rescacielos de la moderna Varsovia junto al Palacio de la Ciencia y La Cultura











El Castillo Real de Varsovia es un palacio barroco-neoclásico. Fue la residencia oficial del rey polaco hasta 1795, año en que desapareció la Mancomunidad Polaco-Lituana. En la actualidad es sede de la Fundación Polaca de Historia y Cultura, que ha restructurado y acondicionado parte del castillo como un museo, el Museo del Castillo. 
















Los inicios del Castillo Real se remontan al siglo XIV, cuando fue fundada la Torre de la Unión (hoy torre Grodzka). Bajo el reinado de Segismundo III, se convirtió en residencia real y adquirió la forma actual. Fue asimismo sede del Parlamento (Sejm) y centro cultural del país. Destruido a mediados del siglo XVII, en las guerras con Suecia, recuperó nuevamente su esplendor durante el reinado de la dinastía de Wettin.
En la segunda mitad del siglo XVIII por órdenes del rey Estanislao Augusto Poniatowski fue reconstruido el interior del castillo y se crearon dos salas: la Grande y la Real. 
En septiembre de 1939, el castillo fue bombardeado, por las tropas nazis.






Murallas a los pies de la colina donde se encuentra la ciudad medieval