lunes, 9 de febrero de 2015

Los señores de Ayala desde el infante don Vela en el siglo XI a la Casa de Alba en el siglo XXI

María del Pilar, Teresa, Cayetana de Silva, Álvarez de Toledo y Portugal, Beaumont y Navarra, Haro, Sotomayor, Guzmán, Fernández Manrique, Acevedo, Fonseca, Zúñiga, Enríquez de Ribera y de Cabrera, Sandoval y Rojas, Córdoba, Monroy, Ayala y la Cerda.

El señorío de Ayala a través de la política de enlaces matrimoniales engrosó el listado de títulos nobiliarios del ducado de Alba. Así, los títulos del señorío corresponden a la actual duquesa de Alba,

El solar de los Ayala está en el conjunto palaciego-conventual de la Casa Solar de los Ayala, en Quejana, Álava, considerado el conjunto medieval más armónico de Álava. La iglesia del convento de las madres dominicas de Quejana contaba con un importante retablo. Durante la Guerra de la Independencia, en 1809, las religiosas abandonaron el recinto temporalmente. Tras el paso de los soldados, el retablo, fechado en el siglo XIV, quedó seriamente dañado y las madres dominicas recurrieron al heredero de la casa de los Ayala, el duque de Alba, y al Nuncio del Papa para obtener fondos y restaurar la pieza. Sin embargo, el fracaso de las gestiones y la falta de medios para acometer la reparación les llevó a vender la obra a un coleccionista inglés, en 1913. El nuevo propietario lo subastó en Londres, donde la adquirió un comprador americano, que la donó al museo de Arte Moderno de Chicago.

A Pedro de Ayala El Comunero, señor de Ayala y Salvatierra, los Reyes Católicos concedieron en 1492 el título de conde de Salvatierra por la ayuda prestada en la conquista de Granada y que alcanzó la dignidad de Mariscal de Castilla, fue ferviente defensor de las instituciones señoriales y contrario al creciente absolutismo de los reyes y tomó parte en la guerra de las Comunidades contra Carlos I. Fue derrotado en 1521 y huye a Portugal. Carlos I le confisca todos sus bienes, el Mayorazgo y Condado, que pasaron a la corona Real. Asimismo, en 1522 se le condenó a muerte. En 1524 se presentó a las autoridades de Burgos para defenderse de las acusaciones. Fue encerrado en la Cárcel Real y murió este mismo año. El emperador devolvió la mayor parte de los bienes al descendiente del comunero, Atanasio de Ayala. No se devolvió Salvatierra ni otras posesiones enajenadas por la Corona, y el Señorío de Ayala inició un progresivo declive.

La difunta duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, fue la XV condesa de Ayala, hasta su muerte. El Condado de Ayala, fue creado por Felipe III de España en 1602 a favor de Antonio de Fonseca y Ayala, que daba continuación al antiguo Señorío de Ayala. El primer conde fue don Antonio de Fonseca, por gracia del Señor Don Phelipe III.  Desde 1602 hasta que la duquesa de Alba heredó el título de condesa de Ayala el 18 de febrero de 1955 tras la muerte de su padre en 1953 han ostentado el título 14 personas. Del primer conde, Antonio de Fonseca, lo heredó su hijo Fernando de Fonseca y Ayala, que fue por tanto el segundo conde de Ayala. Su hija, Teresa de Ayala Toledo, se casó con Pedro Manuel Colón de Portugal, -descendiente de Cristóbal Colón-, y fueron padres de Catalina Ventura Colón de Portugal Ayala.

Catalina Colón de Portugal se casó con Jacobo Fitz-James Stuart y Burgh -descendiente de Jacobo II que fue rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda hasta 1688- y fueron padres de Jacobo Francisco Fitz-James Stuart y Colón de Portugal que fue el séptimo heredero del Condado. Tras él serían condes Carlos Bernardo Fitz-James Stuart y Silva (octavo), Jacobo Felipe Fitz-James Stuart y Ventimiglia (noveno) y María Teresa de Silva Álvarez de Toledo (décima) que también fue duquesa de Alba. La duquesa pintada por Goya, María Teresa de Silva, fue la décima condesa de Ayala. A partir de María Teresa, el Condado de Ayala y la jefatura de la Casa Alba marcharon juntas hasta la actualidad.

            Los primeros datos sobre los señores de Ayala los encontramos en las escrituras de 1089 y 1102, y en el documento de consagración de la iglesia de San Pedro de Lamuza de Laudio-Llodio en 1095.

            El señorío de Ayala se funda alrededor del solar de los Ayala en Quejana donde a una primitiva iglesia, Fernán Pérez de Ayala, el recopilador del Fuero, le añade una casa-palacio, un torreón y funda un monasterio dominico para monjas de clausura en 1378.  En la capilla del monasterio están las tumbas de alabastro del Canciller de Ayala y su esposa Leonor de Guzmán que sufrieron daños durante la ocupación francesa en la guerra de sucesión española, la reliquia de la Virgen del Cabello, que contiene un cabello de la virgen, y que parece que fue un obsequio del Cardenal Barroso, tío de Fernán Pérez de Ayala, que fue cardenal en Avignon y el retablo de la capilla de la Virgen del Cabello, copia del original que está en el Instituto de Arte de Chicago.

            Sancho García el Cabezudo, señor de Ayala y Salcedo, muere en la batalla de Alarcos en 1195. Casa con doña Mari Iñiguez de Pedrosa- Pedrosa de Valdeporres en la Merindad de Valdeporres en Burgos-, hija del conde don Niño “Quatromanos” y nieta de don Iñigo de Mendoza, que a su vez era hijo del conde don Sancho de Vizcaya. Padres de Furtado Sáez de Salcedo, que sigue como señor de Ayala y Salcedo, de Rodrigo Sánchez de Salcedo, que murió sin hijos y de María Saenz (o Sánchez) de Salcedo que casó con el entonces viudo Pedro Vélez de Guevara que de su primer matrimonio tiene un hijo llamado Ladrón que sucedió en Guevara). María y Pedro fueron padres de Sancho Pérez de Gamboa, que pobló en Uribarri y casó con Andrequina Díaz, hija de Diego Sánchez de Mena y nieta de San Velázquez de Ayala. Padres de Elvira Sánchez que casó con Pero López que es señor de Mena y Gamboa en Burgos, hijo de Lope “el Chico”, “hijo bastardo de don Lope de Vizcaya, que lo hubo en doña María Sáez de Unza en Ayala, siendo manceba de don Rodrigo Sánchez de Salcedo. padres de Sancho Pérez de Ayala llamado Motilla.

Sancho Pérez de Gamboa hijo de Pedro Vélez de Guevara y de María Ayala de Salcedo. Casa con Andrea Díaz de Mena. Padres de Elvira Sánchez de Gamboa casada con Pedro López de Ayala. Padres de Sancho López de Ayala Motilla casado con Aldonza de Lorenzo- Aldonza Díaz de Veláscuri y Rojas. Padres de Pedro López de Ayala, 1278-1304. Canciller de Castilla.

Sancho Pérez de Ayala llamado Motilla. Muere hacia 1288 y casó con Aldonza Díaz de Veláscuri y Rojas. Padres de:
Juan Sánchez de Ayala, caballero de don Juan Manuel. Pobló en Buendía hacia 1303

Pero López de Ayala, que sigue

Diego Pérez de Ayala

Elvira Sánchez de Ayala que casó con Beltrán Ibáñez de Guevara, señor de Oñate y Guevara.

María Fernández de Ayala, que casó con Sancho Sánchez de Rojas, merino mayor de Burgos y ballestero mayor de Pedro I.

Pero López de Ayala, ricohombre, señor de Mena, Unza, Campos, Albudeite y Levadura, adelantado mayor del reino de Murcia, alférez mayor de don Juan Manuel hacia 1307, fallecido hacia 1333, ganó a los moros la ciudad de Cartagena, y en su esposa doña Sancha Fernández de Barroso fue padre de:
Sancho Pérez de Ayala, muerto hacia 1328, Señor de Ayala y padre de Sancho Pérez de Ayala, caballero hecho prisionero en Guadix (1362).

Fernán Pérez de Ayala, que sigue

Pero López de Ayala, señor de Campos.

Juan Sánchez de Ayala, adelantado mayor de Murcia.

Pero López de Ayala tuvo otro hijo, ilegítimo llamado Pedro López de Ayala, señor de Campos, Albudeite y Levadura, alférez mayor del Pendón de la Banda. Sus descendientes fueron señores de Albudeite.

Ferrand Pérez de Ayala, muerto en 1385, que casó con doña Elvira Álvarez de Ceballos, hija de Diego Gutiérrez de Çavallos. Con sucesión.

De Sancho García de Salcedo sigue la rama primogénita y también de él sigue una rama segundogénita de su hija María de Salcedo, que queda apartada de la rama hereditaria del Señorío y que se asienta en Murcia, Palencia, Toledo al servicio de los reyes de Castilla, pero que  llega a ser titular de la Casa en la segunda mitad del siglo XIV. Así, un hijo de Sancho Pérez el Motilla, nieto de María de Salcedo, es nombrado Adelantado Mayor de Murcia y ejerce de mayordomo del infante Don Juan Manuel. En la segunda mitad del siglo XIII, Juan Sánchez de Ayala fue mayordomo de Don Juan Manuel y era hijo de Sancho Pérez de Ayala, que fue mayordomo del infante Manuel de Castilla, y de Aldonza Díaz de Velasco.

El primer Ayala que pisa tierras murcianas es Pedro López de Ayala, señor de Mena y Gamboa en Burgos. El y su hijo Sancho Pérez de Ayala sirvieron fielmente al infante don Manuel y a su hijo el infante don Juan Manuel recibiendo de ellos donaciones de casas y tierras suyas, en Murcia y su huerta, así como la gente de su casa, oficiales y vasallos. Los Ayala reciben así, entre otras mercedes, el señorío de Albudeite y el de Campos.

Pedro López de Ayala, señor de Gamboa y Mena, es el marido de Elvira/María Sáenz o Sánchez de Salcedo, señora de Gamboa y Mena por sus padres, que encontramos como María Sáenz de Unza, nieta de María de Salcedo y por tanto prima segunda del señor de Ayala. Padres de Sancho Pérez de Ayala llamado Motilla que muere hacia 1288 y casa con Aldonza Díaz de Velasco y Rojas. Pedro López de Ayala fue ayo del infante don Manuel, hijo menor de Femando III y de doña Beatriz de Suabia, criólo en Pampliga et en Villalmunno, que es agora yerma.

El infante don Manuel no obtuvo bienes ni tierras de su padre, en cambio si las obtiene con extensos señoríos cuando su hermano Alfonso X es rey de Castilla. Antes de 1264, entre las que se contaban Villena, Yecla, Almansa, Elche con su puerto de Santa Pola, la albufera de Cabo de Palos con sus pesqueras y salinas, así como tierras y casas en la huerta de Murcia y en su capital después de 1266. Sería Adelantado Mayor de Murcia.

A la muerte de Pedro López de Ayala los señoríos de Gamboa y Mena pasaron a su hijo Ruy Pérez de Gamboa. Su otro hijo, Sánchez Pérez de Ayala, sigue en el reino de Murcia al servicio del infante don Manuel. Sancho Pérez de Ayala casa con Aldonza Díaz de Velasco. Don Juan Manuel lo cita como mayordomo de su padre hacia 1276. Sancho Pérez de Ayala y Aldonza Díaz de Velasco son padres de cinco hijos: Juan Sánchez de Ayala; Pedro López de Ayala, adelantado; Diego Pérez de Ayala; Elvira Sánchez de Ayala, mujer de su pariente Beltrán Ibáñez de Guevara y María Fernández la Cruzada, esposa de Sancho Ruiz de Rojas.

Juan Sánchez de Ayala está como su padre al servicio de los Manuel y fue uno de los testigos del testamento que el Infante Manuel hace en Peñafiel el 20 de diciembre de 1283. Juan Sánchez de Ayala es con don Juan Manuel el Adelantado del reino de Murcia en sucesión de su padre en tanto don Juan Manuel es menor. El 3 de octubre de 1299, cuando tiene lugar el primer matrimonio de don Juan Manuel, uno de los testigos presentes fue "Johanne Sancii de Ayala, majordomo dicti domini Johanni". En 1306 denunciaba don Juan Manuel que a su mayordomo Juan Sánchez de Ayala le habían robado cuatro moros en "Buendia, un lugar do el mora". Juan Sánchez de Ayala en 1303 se retira a Buendía, cerca de Huete, al servicio de don Juan Manuel y, en donde, también sin descendencia vive hasta su muerte. Es mayordomo de don Juan Manuel todavía en el año 1306

Pedro López de Ayala, hermano de Juan Sánchez de Ayala, está igualmente al servicio de la familia Manuel. Es señor de Unza y alférez de don Juan Manuel en 1296  y su lugarteniente en el adelantamiento de Murcia, por lo menos desde 1303. En este mismo año don Juan Manuel casa por segunda vez y  uno de los testigos es "mió Alférez" Pedro López de Ayala. En 1331, Pedro López de Ayala es desposeído del Adelantamiento de Murcia ya que así lo quiere don Juan Manuel y a lo que accede su sobrino segundo Alfonso XI de Castilla, pese a la oposición y resistencia de la ciudad. Los Ayala se retiran por ahora de la política de Murcia pero las propiedades de los Ayala en Murcia siguen en los descendientes bastardos de Pedro López de Ayala que también participan en la vida política de Murcia.

Pedro López de Ayala, señor de Unza en el municipio Alavés de Urcabustaiz, casa con Sancha Fernández Barroso y Sotomayor lo que le relaciona también con Toledo. Sancha es hermana de Pedro Gómez Barroso, consejero de Alfonso XI, prior de Sevilla, nombrado obispo de Cartagena en 1326.

El Memorial de Fernán Pérez de Ayala, hijo de Pedro López de Ayala y Sancha Barroso, nos informa que su padre Pedro López de Ayala fuera de su matrimonio y con Inés de Azagra tuvo dos hijos: Pedro López de Ayala y Juan Sánchez de Ayala que siguen en el señorío murciano de Albuidete y Campos. Ellos heredan las propiedades patenas en territorio murciano y en ellas arraigaría esta rama bastarda de los Ayala.

Pedro y Sancha son padres de Sancho que es su primogénito y señor de Ayala por falta de descendencia en la rama principal. Sancho muere precisamente a manos de sus primos los Gamboa que aspiran a la titularidad de Ayala, y su segundo hijo Fernán marcha a las tierras de Ayala.

La muerte, sin hijos, de Juan Sánchez de Salcedo el Negro, señor de Ayala, motiva la sucesión en el señorío de Ayala de su primo el hijo mayor de Pedro López de Ayala. Herencia de que se hace cargo Sancho Pérez de Ayala y que le ocasiona la hostilidad de sus parientes los Murga y su muerte. Ello lleva consigo a que su hermano Fernán Pérez de Ayala pase a ser señor de Ayala y marche a tierras alavesas a posesionarse del señorío.  Sancho tiene un hijo natural llamado Sancho Pérez de Ayala que participa en la batalla de Guadix en 1362 donde fue preso y llevado a Granada.

Fernán Pérez de Ayala es el padre del Canciller Pedro López de Ayala, llamado como su abuelo paterno.

Fernán y su hijo Pedro el Canciller tenía obligación jurídica y afectiva de la tutela de los hijos de Pedro y Sancho López de Ayala y Azagra, hermanos naturales de Fernán, obligación que después tiene el yerno del Canciller, Pedro González de Mendoza,

En 1328, muere sin sucesión Juan Sánchez Salcedo el Negro, señor de Ayala. El sobrino del fallecido Sancho García de Murga, de la poderosa familia de los Murga, intentó hacerse con el señorío, a lo que se opusieron los otros Ayala que llamaron a los Ayala toledanos, a los hermanos Sancho y Fernán Pérez de Ayala.

El año de 1328, murió don Juan Sánchez de Salcedo, octavo señor de Ayala, sin dejar descendencia. Sancho García de Murga (segundo señor de Murga y sobrino del difunto) pretendió la herencia del señorío. Por otra parte, los Pérez de Ayala (tataranietos de un señor de Ayala), que vivían en Toledo, también pretendieron el señorío, por ser herederos legítimos. Los moradores del valle de Salcedo favorecían al señor de Murga. Hubo una gran batalla en 1330 entre Landeta y San Juan de Murga, y vencieron los toledanos Pérez de Ayala. En esa pelea murió don Sancho García de Murga, y quedó por señor de Ayala don Sancho Pérez de Ayala que muere  y después su hermano, don Ferrand Pérez de Ayala.

Sancho García de Salcedo “el Negro” VII señor de Ayala tiene un hijo bastardo llamado Juan Sánchez Chiquilín de Murga que el fue primer señor de Murga y el que levantó la torre solar de este apellido en 1272. El año de 1328, murió don Juan Sánchez de Salcedo el Negro, señor de Ayala, hijo de el Negro, sin dejar descendencia. Sancho García de Murga, segundo señor de Murga y sobrino del difunto, pretendió la herencia del señorío

Se produjo entonces una pequeña guerra civil que terminó con una contienda en Landeta, término de Respaldiza, en la que salieron victoriosos los Ayala toledanos, proclamándose Sancho Pérez de Ayala nuevo señor de Ayala. No obstante, los Avendaño, parientes de los Murga llegaron una noche con doscientos hombres y asesinaron a Sancho Pérez de Ayala, a consecuencia de lo cual Fernán Pérez de Ayala, hermano del asesinado, quedó como heredero del Señorío.

Fernán Pérez de Ayala nace en 1305 y muere en 1385, vivió 80 años. Su hijo el Canciller vivió 75 años. Participa con su mesnada en la batalla del Salado en Cadiz, en 1340. Partidario en un primer momento del rey de Castilla Pedro I el cruel o el justiciero, según quien cuente la historia, se pasó posteriormente al igual que su hijo el Canciller al bando de Enrique II de Trastámara, hermano bastardo de Pedro I, que acabó venciendo en la Guerra Civil de Castilla. Compra los valles de Llodio y Orozco en 1349 a Leonor de Guzmán la favorita de Alfonso XI y madre de quien será Enrique II de Castilla.

Fernán Pérez de Ayala casa con Elvira de Cevallos, hija de Diego Gutiérrez de Ceballos, almirante de Castilla, y de Juana García Carrillo

En 1373, Fernán Pérez de Ayala, señor de Ayala, funda el mayorazgo de Ayala y declara heredero a su hijo mayor, el Canciller.

En 1378, Fernán Pérez de Ayala, señor de Ayala, funda el monasterio de de San Juan de Quejana para veinte religiosas de la Orden Dominica. Escribió la “Historia de la Casa de Ayala” y murió como religioso Dominico en Vitoria.


Recopiló por escrito el Fuero Consuetudinario de Ayala en 1373, que regulaba la vida del valle y otorgaba como era costumbre ancestral la absoluta libertad de disposición de los bienes sucesorios.

Pedro López de Ayala, Canciller Mayor de Castilla, nace en 1332 y fallece en Calahorra en 1407, vivió por consiguiente 75 años, lo cual le permitió además de realizar la crónica del reinado de los reyes de Castilla, Pedro I, Enrique II, Juan I y Enrique III vivir los acontecimientos más importantes de su época y engrandecer el poder de su familia y del señorío de Ayala. Casa con Leonor de Guzmán. Fue doncel de Pedro I y pasó algún tiempo en la corte de Aragón. En 1359 fue capitán de la armada en la campaña naval que Pedro I inició para atacar las costas del rey de Aragón. En 1360 por los servicios prestados al rey Pedro es nombrado Alguacil mayor de Toledo. En 1366, sin embargo, se pasó al bando de los Trastámaras y Enrique le nombra Alférez mayor de la Orden de la Banda y recibe la villa de Arceniega y la ratificación de las posesiones sobre los valles de Llodio y Orozco. Asimismo, en 1374 se le nombra Alcalde mayor y Merino de Vitoria, en 1375 Alcalde mayor de Toledo y en 1376 Individuo del Real Consejo. En 1372 en enviado por el rey a París para conseguir un tratado con Francia. En 1380 vuelve a Francia para firmar un tratado naval y en 1382 estando también en misión diplomática en Francia participó con Carlos VI de Francia en la batalla de Roosebecke, a quien ayudó en la batalla, por lo que este rey le nombró Camarlengo del rey de Francia y le otorgó una pensión anual de mil francos de oro. En 1379 es nombrado Merino mayor de Guipúzcoa y publica las ordenanzas para terminar con las luchas entre Oñacinos y Gamboinos. En 1382 el rey Juan I de Castilla le concedió el señorío de Salvatierra con todas sus aldeas. En 1385 participó en la batalla de Aljubarrota entre Juan I de Castilla y Juan de Avis de Portugal por los derechos a la corona de Portugal que pretendía tener el rey castellano. En la batalla, en la que el ejército castellano es derrotado, significando en la práctica la independencia de Portugal, Pedro Lopez de Ayala es hecho prisionero y conducido al castillo de Oviedes en Portugal, donde permaneció cautivo once meses y allí escribió su Libro de Cetrería y su Rimado de Palacio. Su familia tuvo que pagar el rescate con la ayuda del rey de Castilla y del rey de Francia. Después del cautiverio, en 1386, Juan I le nombra Camarlengo mayor y Copero mayor del reino. En 1397 es enviado por Enrique III el Doliente a Avignon para tratar de terminar con el Cisma de Occidente, entrevistándose con Benedicto XIII, el Papa Luna. También en 1397, Enrique III le nombra Canciller mayor de Castilla encargado de guardar los sellos reales, cargo con el que ha pasado a la historia. Falleció en 1407 y está enterrado en la capilla de la Virgen del cabello en Quejana. Mandó construir el Torreón de Quejana, el retablo que está en Chicago y la capilla de la Virgen del Cabello, donde está enterrado.

Fernán Pérez de Ayala casa con Elvira de Cevallos y es su primogénito Fernán Pérez de Ayala, llamado como su abuelo paterno, estuvo casado con María Sarmiento.

Fernán Pérez de Ayala y Sarmiento, señor de Ayala y Salvatierra, Alférez mayor de la Banda y Merino mayor de Guipúzcoa. Luchó en la batalla de Antequera y en 1405 viajó en una embajada a Francia y representó a Castilla en el Concilio de Constanza en Alemania, que se celebró entre 1414 y 1418, y que puso fin al Cisma de Occidente y en el que se condenó a Jan Hus como hereje. En 1419 actuó como árbitro en el conflicto entre marinos Vizcaínos y Bretones. Fundó con su mujer María Sarmiento el hospital de Santa María del Cabello de Vitoria que es origen del actual hospital de Santiago, y el de Salinillas de Buradón.