lunes, 16 de marzo de 2015

Los Contreras. De Segovia a Huete en Cuenca y a la Casa Ducal de Medinaceli

Juan Contreras y López de Ayala, marqués de Lozoya, nace en Segovia, el 30 de junio de 1893, en la Casa de los Contreras, que ocupa el número 5 de la Plaza de San Pablo, luego de Colmenares y hoy del Conde de Cheste. Su padre, don Luis Contreras de Girón y Thomé, VII Marqués de Lozoya, ganadero y Alcalde de Segovia; su madre, doña Ramona López de Ayala y del Hierro, hija de los Condes de Cedillo. 


La familia de los Contreras es una de las más antiguas de Segovia. Procedente del alfoz de Lara, Burgos, llegaron a  Segovia en el  siglo XII. Fernán González de Contreras fue maestre-sala de Pedro I. Su hijo, Pedro González de Contreras, fue montero mayor de Enrique III. Un hermano suyo, Fernán González de Contreras, casa con María García de Segovia y son padres de Diego González de Contreras, fundador del mayorazgo de los Contreras que casa con Angelina de Grecia, hija del conde Juan y nieta del rey de Hungría. Hijos de este matrimonio fueron Fernán y Juan. Los Contreras negros, descendientes de Fernán, y los Contreras blancos, descendientes de su hermano Juan. 

Pertenece el marqués de Lozoya a la rama de los Contreras Negros

El marquesado de Lozoya fue concedido por Carlos II de España en  1686 a Luis de Contreras Girón y Suárez de la Concha, señor de Lozoya, de Santa Cruz, de Castillejo y de Torres de Reinoso, regidor y alférez mayor de Segovia y caballero de la Orden de Calatrava.
En 1976, Juan Carlos I  le concedió la Grandeza de España, siendo titular Juan de Contreras y López de Ayala, 1893-1978, el  escritor e historiador aquí citado.
En campo de plata y tres palos de azur. Bordura de gules con ocho aspas de oro. 

Diego González de Contreras que casa con Angelina de Grecia  de la que se dice es hija del Conde Juan de Grecia y nieta de un Rey de Hungría que vino a España cautiva de unos soldados españoles y que es protagonista de composiciones del Cancionero Castellano del siglo XV.

Angelina de Grecia es un libro de historia escrito por Don Juan Contreras y López de Ayala, marqués de Lozoya, sobre esta legendaria dama casada con Diego de Contreras y fundador del linaje de los Contreras Blancos

De estos esposos que están sepultados en el convento de Santa Cruz, de Segovia, fueron hijos:

Fernán González de Contreras, cuarto del nombre, que sigue.

Juan González de Contreras, Canónigo de Toledo, Arcediano de Villaviciosa en la iglesia de Oviedo, que representó a la Universidad de Salamanca en el Concilio de Basilea y fue creado Cardenal por el antipapa Félix Amadeo. Reconocido después en tal dignidad por el verdadero Póntifice, ocupó la sede primada de Toledo.

Isabel Contreras, que casó dos veces, siendo su segundo marido Ruy Vázquez de Cepeda.



Urraca González de Contreras, mujer de Fernán Mexía, que la hizo madre de Catalina de Contreras, que casó en Segovia con Antonio Ortega de Lara. Con sucesión.


 Lope Vázquez de Acuña casa con María de Contreras, hija de los señores  de
la Puebla. Es su madre doña Juana de Portugal, hija esta del In
fante don Pedro, señor de Colmenarejo

Lope Vázquez de AcuñaI duque de Huete desde el  24 de diciembre de 1474. Casa con María de Mendoza. Padres de  Lope Vázquez de Acuña que casa con María de Contreras.

Juan de Contreras, constructor del Castillo de Casasola,  casa con  María de Guzmán y tuvo como sucesor a su hijo Blasco de Contreras, señor de la Puebla de Orcaxada, Alcobendas, Bayona y Casasola, que edificó el castillo de Torrejon de Velasco. Estuvo casado Blasco de Contreras, con Juana de Portugal, hija del infante Don Pedro y Doña Maria de Toledo y nieta del rey Don Pedro de Portugal y de Doña Inés de Castro. No tuvo sucesion por línea de varón, la mayor de sus hijas Maria de Contreras, se casó con Lope Vazquez de Acuña, hijo del conde de Huete.

Diego González de Contreras que casa con Angelina de Grecia  de la que se dice es hija del Conde Juan de Grecia y nieta de un Rey de Hungría que vino a España cautiva de unos soldados españoles y que es protagonista de composiciones del Cancionero Castellano del siglo XV.

Angelina de Grecia es un libro de historia escrito por Don Juan Contreras y López de Ayala, marqués de Lozoya, sobre esta legendaria dama casada con Diego de Contreras y fundador del linaje de los Contreras Blancos

De estos esposos que están sepultados en el convento de Santa Cruz, de Segovia, fueron hijos:

Fernán González de Contreras, cuarto del nombre, que sigue.

Juan González de Contreras, Canónigo de Toledo, Arcediano de Villaviciosa en la iglesia de Oviedo, que representó a la Universidad de Salamanca en el Concilio de Basilea y fue creado Cardenal por el antipapa Félix Amadeo. Reconocido después en tal dignidad por el verdadero Póntifice, ocupó la sede primada de Toledo.

Isabel Contreras, que casó dos veces, siendo su segundo marido Ruy Vázquez de Cepeda.

Otro Juan de Contreras, Señor de Casasola, Alcobendas y Puebla de la Horcajada, que en su esposa doña Isabel de Guzmán tuvo estos hijos:
a) Vasco González de Contreras, Señor de Casasola, que casó con doña N. de Portugal, en la que procreó esta sola hija: María de Contreras y Portugal, esposa de Lope Vázquez de Acuña, tercero del nombre, llamado el Mozo, de la familia de los Duques de Huete. Fueron vecinos de Toledo, donde dejaron larga sucesión con el apellido Acuña,

b) Urraca González de Contreras, mujer de Fernán Mexía, que la hizo madre de Catalina de Contreras, que casó en Segovia con Antonio Ortega de Lara. Con sucesión.


Teresa de Acuña y Contreras es madre de Elvira de Guzmán y Acuña que casa con Pedro del Lago. Padres de López Vázquez de Acuña casado con María Dávila. Padres de Teresa de Acuña y Guzmán, señora del Lago y del Águila que casa con Pedro de Silva y Ribera de los II marqueses de Montemayor. Padres de Juan Luis de Silva y Ribera, IV marqués de Montemayor, que casa con Leonor de Mendoza de los condes de Orgaz en Toledo.


A fines del siglo XV, DE Juan De Silva y Ribera II Marqués de Montemayor, y de María De Vega y Acuña, su mujer nieta de los II condes de Buendía en Cuenca, fue hijo Pedro de Silva y Ribera casado con su prima Teresa De Acuña Y Guzmán de los Acuña que fueron duques de Huete, señora del mayorazgo del Lago y del Águila, que fundara su bisabuelo Pedro del Lago, padre de Pedro del Lago, Señor de este mayorazgo, y Regidor de Toledo, que caso en aquella Ciudad con Doña Elvira de Guzmán y Acuña, cuya ascendencia fue ilustrísima, hija de Juan Ramírez de Guzmán, que vivió en Yllescas, que fue hijo segundo de Juan Ramírez de Guzmán y de Doña Elvira de Guzmán, Señores del Castañar. Juan Ramírez de Guzmán casa con Teresa de Acuña y Contreras.

El primer conde de Buendía y el primer duque de Huete en Cuenca son hermanos.

El I marques de Montemayor es nieto del I conde de Cifuentes


Doña Teresa de Acuña y Contreras, mujer de Juan Ramírez de Guzmán, fue  hija de Lope Vázquez de Acuña, Señor de Azañón, Anguix, y Viana, hijo mayor del Duque de Huete  y de Doña María de Contreras y Portugal su mujer, Señora de la Casa de Contreras, que es la misma que antes caso con Don Rodrigo De Castañeda, Señor de las Ormazas y del Honor de Sedaño, hijo de Don Alonso de Silva, II conde de Cifuentes, y de Isabel de Castañeda, de cuyo testamento consta este matrimonio.

Maria de Contreras y Portugal fue hija de Vasco de Contreras, Señor de Alcobendas, y la Puebla de la Horcajada, y de Doña Juana de Portugal su mujer, hija del Infante Don Pedro, señor del Colmenarejo, y de su mujer Doña María de Toledo, y nieta del Infante Don Dionis, Señor de Alva de Tormes, Escalona, y Cifuentes, que se llamó Rey de Portugal, y de Doña Constanza de Cartilla su mujer. El hijo del Rey D. Pedro I de Portugal, y de la Infanta Doña Inés de Castro; y ella hija del Rey Don Enrique II de Castilla.

Constanza Enríquez de Castilla. Su padre no menciona el nombre de su madre. Dice que en esa fecha, 1374, estaba desposada con el infante Dionisio de Portugal, aunque finalmente contrajo matrimonio con el hermano de éste, el infante Juan de Portugal. Heredó la villa de Alba de Tormes, de la que fue I señora.


Tuvieron Pedro del Lago y Doña Elvira de Guzmán y Acuña a Pedro del Lago III del nombre, que llamaron el Mozo, y fue Regidor de Toledo, y Señor de este mayorazgo, pero falleció sin sucesión, à Lope Vazquez de Acuña, que la continua, y à Álvaro de Guzmán, que fundo un mayorazgo en el Viso, Madrid, y en Doña Francisca Chacon de Ribera su mujer engendro à Don Lope de Guzmán, que murió sirviendo à Felipe II en Flandes  y Doña Elvira de Guzmán, que casó con Alfonso Téllez de Menezes, y no tuvo sucesión, y à Doña María de Guzmán, que casó con Don Diego de Cisneros, Señor del mayorazgo de Cisneros, y Co-Patrón del Colegio Mayor de San Ildefonso de Alcalá.

Lope Vázquez de Acuña, hijo segundo de Pedro del Lago fue Caballero de la Orden de Santiago, y cuarto poseedor del mayorazgo de su Casa, casó con Doña María Dávila, Señora portuguesa, Dama de la Emperatriz Doña Isabel hija de Bartolomé Dávila.


En 1524, en Madrid, María de Contreras y sus hijos Pedro de Acuña, caballero de Calatrava, y Diego de Acuña, arcediano de Moya, después obispo de Oviedo, renuncian al mayorazgo que fundó Lope Vázquez de Acuña, señor de Viana y Azañón, marido de María de Contreras y padre de Pedro y de Diego, en María de Acuña, hija del citado Pedro, por su matrimonio con Fadrique de Acuña, después V conde de Buendía. Copia autógrafa de Salazar, obtenida del archivo ducal de Medinaceli. Real Academia de la Historia. M-40, fº 11 v. y 12.


La Casa de Medinaceli es titular del condado de Buendía desde el siglo XVIII


  • María de Acuña casa con su primo Fadrique de Acuña, V conde de Buendia. Con sucesión los Condes de Buendía
Tras la muerte sin sucesión del VI conde de Buendía, Juan de Acuña y Acuña, se inicia un pleito de tenuta que se salda a favor de los Padilla, condes de Santa Gadea y adelantados mayores de Castilla, en 1613. El título será heredado, por tanto, por su hermana María de Acuña y Acuña, VII condesa de Buendía, casada con Juan de Padilla y Manrique, señor de Santa Gadea y Valdescaray. De sus cuatro hijos, tres entran en religión y una de ella, Luisa de Padilla y Manrique, se ve obligada a renunciar a sus votos para heredar el mayorazgo y título condal de Buendía y contraer matrimonio con su tío Martín de Padilla y Manrique, I conde de Santa Gadea (1587) e importante marino al servicio de Felipe II. Tras la muerte de su esposo en 1602, Luisa de Padilla y Manrique retoma su vocación con el nombre de Luisa de la Cruz profesando como monja en las Carmelitas Descalzas de Talavera de la Reina en 1607, pasando en 1608 al convento fundado el año anterior por su consuegro el duque de Lerma: el Monasterio de la Madre de Dios o Convento del Carmen en Lerma (Burgos), donde murió siendo priora el 9 de enero de 1614.
Les sucederán sucesivamente sus hijos Juan de Padilla y Acuña, muerto en 1606 en la Jornada de la Mahometa, y Eugenio de Padilla y Manrique, tras cuya muerte sin sucesión en 1622 se inicia un nuevo pleito de tenuta que se salda a favor de Cristóbal de Sandoval y Rojas, I duque de Uceda, quien había estado casado con una hermana de los últimos condes, Mariana de Padilla y Acuña, quien había muerto en 1611. El título pasa así a los Sandoval y Roja, duques de Lerma, Cea y Uceda, hasta que en el siglo XVIII pasa definitivamente a través de alianzas matrimoniales a los duqes de Medinaceli, que actualmente mantienen el título.