miércoles, 30 de septiembre de 2015

Junto a la Muralla. Plaza de Pedro Dávila, Plaza Corral de Campanas, Plaza del Rastro. Ávila

La muralla tendría, hacia el interior, un segundo cinturón defensivo constituido por los palacios de la nobleza y el clero que, adosados intramuros, permitirían la defensa de posibles revueltas populares y/o incursiones del enemigo en la ciudad. 

Es el caso del palacio de los Dávila que, adosado al lienzo meridional, supone el mejor ejemplo de palacio medieval fortificado.



Pedro de Ávila y Zúñiga nació el año de 1492 en Villafranca de la Sierra y falleció en Ávila en 1567, I marqués de las Navas, III conde del Risco, señor de Villafranca, alférez mayor de Ávila, contador mayor de Castilla, mayordomo del rey Felipe II, embajador en Inglaterra y embajador extraordinario en Roma...entre otras misiones.
El linaje de Ávila con el tiempo transformó por contracción su apellido en Dávila.




Construido en el siglo XIII, en el mismo material granítico que la muralla, se irán añadiendo elementos hasta el siglo XVI. 






La fachada occidental, con ventanas geminadas en la planta superior, data del siglo XIII, con una portada gótica ojival; una segunda puerta en esta fachada, es adintelada, y data del S.XIV. Al mediodía destaca, del siglo XVI, la galería-mirador abierta en la muralla sobre la puerta del Rastro.





Es el palacio más antiguo de la ciudad y el mejor ejemplo de palacio medieval adosado a la muralla y fortificado hacia el interior.














Durante el siglo XVI vive aquí Pedro de Ávila. Por aquel entonces las puertas de la muralla se cerraban de noche no pudiendo salir de la ciudad. Para evitar esta prohibición Don Pedro se abrió unos puertas adosadas a la muralla sin autorización. La reina Juana la Loca, al percatarse de este cambio en uno de sus viajes a Ávila, ordenó que se cerrasen. Pasaron los años y el nieto del señor de Villafranca, el marqués de Navas decidió en 1542 abrir en este caso una ventana donde podemos leer la siguiente inscripción ” Donde una puerta se cierra, otra se abre ” . Además construiría encima de la Puerta del Rastro un mirador, desde el que, según la leyenda, una dama se comunicaba con su amado mediante un juego de espejos. Este palacio es el único de propiedad privada. 




Torreón de los Guzmanes. Palacio de los Múgica. De principios del siglo XVI, fue mandado construir por el linaje de los Mújica.  La torre cuadrangular es renacentista. Es ahora la sede de la Diputación Provincial de Ávila.

El origen del linaje de los Mújica está en Vizcaya y Casa de Oniz. En Ávila se asienta Garcibañez de Múgica que levanta su casa sobre unas anteriores que compra a Sancho del Águila a cuya familia pertenecía el Palacio de los Verdugo. Este palacio se adentra en la ciudad intramuros desde la Puerta de San Vicente. Declarado Monumento Nacional en 1976, actualmente alberga la Sede de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, el Archivo Municipal y la Concejalía de Patrimonio y Turismo.

La sala principal del museo de la catedral de Ávila coincide con la capilla que mandó construir el Arzobispo Quiroga en 1490, llamada Capilla de Cardenal. A esta gran sala de estilo gótico se accede cruzado una rejería plateresca de Juan Francés y está cubierta con bóvedas de crucería, recibiendo iluminación exterior a través de dos bellas vidrieras renacentistas que representan el Nacimiento de Cristo y la Adoración de los Magos. Es, asimismo, la capilla funeraria del Cardenal Francisco Dávila Mújica y de Garcibáñez de Mújica y Bracamonte, cuyo retrato, realizado por El Greco entre 1604 y 1614, preside la sepultura.



Plaza de las Campanas. Se encuentran en esta Plaza, el Torreón de los Guzmanes, la estatua de San Juan de la Cruz





Junto a la plaza de las Campanas esta el Palacio de Superunda y el Palacio de los Almarza


Edifico de Hacienda. Frente a él los palacios de Superunda y Almarza




El palacio de Superunda es de  estilo renacentista. Fue construido hacia 1580 por el regidor Pedro Ochoa Aguirre. En el siglo XX es adquirido por el pintor italiano Guido Caprotti, vinculado a la ciudad desde 1916.






Palacio de los Almarza del siglo XVI. A continuación del Palacio de Superunda. Actualmente ocupado por la comunidad de las Siervas de María. A pocos metros nos encontramos ya con la Plaza de Santa Teresa de Jesús.


Está también junto a la muralla como continuación y parte del Palacio de los Dávila el actual Palacio Episcopal e iglesia de San Ignacio de Loyola, Santo Tome el Nuevo,  en lo que fue palacio de los marqueses de Navamorcuende de la familia Dávila. Es asi que el palacio de nos Navamorcuendo es parte de las casas de los Dávila. Estas casas son el mayor conjunto palaciego de la ciudad de Ávila dando cuenta de la importancia de esta familia en la Ciudad.

Tras la expulsión de la Compañía de Jesús –decretada por Carlos III en 1775-, las dependencias pasaron a convertirse en Palacio Episcopal (función que aún hoy desempeña), y la iglesia pasará a denominarse de Santo Tomé el Nuevo.