lunes, 8 de noviembre de 2010

Sibenik. Coacia.











































La catedral de San Jacobo, construida entre los años 1431 y 1535, es testigo de importantes intercambios en el área del arte monumental entre la Italia del norte, Dalmacia y Toscana en los siglos XV y XVI. Tres arquitectos - Francesco di Giacomo, Juraj Dalmatinac y Nikola Firentinac – desarrollaron la estructura de este edificio totalmente construido en piedra, usando una técnica única para la cúpula de la catedral. El resultado es el perfecto equilibrio entre el conjunto de piedra, los métodos de composición y una absoluta armonía en el interior de la catedral. Patrimonio de la UNESCO.



La catedral de San Jacobo, St. Jakov, es una basílica de planta de cruz latina, con tres naves y rematada en su transepto por una gran cúpula de 32 m. de altura. Destaca, en las paredes laterales de su exterior, un friso adornado con 74 cabezas que representa a los ciudadanos más importantes de Sibenik en la época de su construcción.

Tanto por la belleza como por las soluciones arquitectónicas empleadas en su construcción, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2001, tras una profunda restauración que la ha hecho la catedral más limpia y mejor conservada de Croacia.

La Catedral de San Jacobo, fue construida en el lado del sur de Sibenik sobre los restos de una anterior iglesia románica. La construcción de la catedral comenzó en estilo gótico veneciano y fue terminada en estilo renacentista Toscano. La idea de construir una gran catedral surge en 1298, cuando Sibenik constituye su propia diócesis, pero su construcción no se inicia hasta 1431 y las obras, tras varias interrupciones, perduraron hasta 1536. En los primeros diez años de su construcción, los maestros góticos italianos Francesco di Giacomo, Lorenzo Pincino y Paolo Bussato participaron, junto con los canteros locales Andrija Budi, en sus muros longitudinales, los elementos góticos de la fachada y en ambas portadas.

En 1441 el consejo de ciudad eligió a Juraj Matvejev Dalmatinac (Juan de Dalmacia), educado en artes en Venecia, para ser el arquitecto principal de la catedral. Él dirigió la construcción del templo hasta su muerte en 1475. Con sus ideas y métodos exquisitos este artista grandioso del último período gótico florido cambió el concepto original de la iglesia. Él la agrandó con un cubo lateral, elevó la altura de los ábsides, y enriqueció el templo con decoraciones esculturales. Para esta última tarea contó con un extenso grupo de escultores altamente cualificados. Tras su muerte, Nikola Firentinac (1477-1505) asumió el control de la construcción de la catedral. En vez de plegarse a los esquemas góticos de su antecesor, el edificio fue culminado en el más puro estilo del renacimiento toscano. De esta época datan las partes superiores de la catedral: la bóveda, las esculturas de San Miguel, Santiago y Marcos, la compleja azotea y la parte superior de la fachada. En el interior de la catedral construye los triforios y trabajó en la terminación del presbiterio y del santuario. Tras la muerte de Firentinac, en 1505, la construcción continuó bajo las ordenes de los constructores venecianos Bartolomeo y Giacomo de Mestra y del maestro artesano Mestiev que culminaron la obra en 1.555.

Entre los atractivos turísticos naturales de Sibenik destacan:

• la desembocadura del río Krka, con gran número de cascadas, destacando la Skradinski Buk, cascada de Roski, en el parque nacional, a tan solo 10 kilómetros de la ciudad.

• la isla pequeña de Visovac, en el Krka.

• Parque Nacional del archipiélago de Kornati.