lunes, 24 de octubre de 2011

Fue el Madrid árabe y medieval. Los alrededores del Palacio Real.




La primera muralla se construyó durante el emirato de Muhammad I, entre el año 850 y el 866, coincidiendo con el momento fundacional de la ciudad como una más de las fortalezas que integraban el sistema defensivo de la Marca Media, pues contaba con una ventajosa situación geográfica.
La primera muralla, y quizás la fundación de Mayrit se puede situar en el siglo IX, hacia 860-880.

Madrid formaba parte del sistema defensivo de atalayas a lo largo del valle del Tajo





Son estos Álvarez de Toledo descendientes de Alonso Álvarez de Toledo, contador de Juan II, y de su segunda mujer Catalina Nuñez.




De acuerdo con la tradición constantemente seguida por los antiguos cronistas de Madrid, como el maestro López de Hoyos, González Dávila, Quintana, León Pinelo y otros, Álvarez y Baena atribuye a la población madrileña antiquísimo origen, suponiendo es la Mantua Carpetana, a que se hace referencia en una de las ediciones de las tablas de Ptolomeo. Incluso con fundación poco posterior al Diluvio Universal. Pellicer y Mesoneros Romanos con mayor ecuanimidad, critican y rebaten los supuestos de remotísima antigüedad de la Villa.

Las primeras noticias que se tienen de Madrid se remontan a la época musulmana, a los tiempos del emir Muhammad I (852-886), quien mandó construir una fortaleza en la orilla del Manzanares, conocida en los textos árabes por Mayrit, Magerit en su forma castellanizada.
La fortaleza fue construida en el lugar que hoy ocupa el Palacio Real con el propósito de vigilar los pasos de la sierra de Guadarrama y ser punto de partida de razzias contra los reinos cristianos del norte. Madrid es un enclave más de la red fortificaciones y tres que protegían Toledo de las incursiones de los castellanos y leoneses.

El significado de Mayrit no está claro, aunque parece ser el híbrido de dos topónimos: uno mozárabe, matrice, que significa "fuente", y otro árabe, majrà, que significa "cauce" o lecho de un río. Ambos aluden a la abundancia de arroyos y aguas subterráneas del lugar.

Esta fortaleza fue ocupada temporalmente en el año 932 por Ramiro II y posteriormente Alfonso VI la incluyó entre los territorios ganados a al-Andalus. En torno al antiguo recinto fortificado debió crecer la villa de Madrid favorecida por las medidas repobladoras de los monarcas entre las que destaca la concesión del fuero en 1202. En 1339 y 1340 Alfonso XI reunió cortes en Madrid al igual que lo hizo Enrique III durante su reinado.



La primera muralla árabe tenía unos 2 kilómetros de perímetro. Rodeaba un recinto de unas 9 hectáreas. En este recinto podemos localizar al norte la fortaleza árabe como elemento principal. Delimitado al oeste por un desnivel, actual Campo del Moro. En el centro una zona vacía, con la Reconquista el llamado Campo del Rey y ahora Plaza de la Armería. Al sur la Mezquita.

Los musulmanes se instalan en la colina situada frente a este Vallejo y levantan una Atalaya, colina ahora ocupada por el Palacio Real y la catedral de La Almudena.

Mayrit, tierra rica en agua, es el nombre de este asentamiento que está rodeado de arroyos, luego llamados del Arenal; de los Tintes; Leganitos, y de un río, el Manzanares.




Desde este asentamiento militar controlan el paso de Somosierra y los caminos a Segovia, Toledo y Zaragoza. Mohamed I, hijo y sucesor de Abderraman II, fortifica hacia el 880 la atalaya y la ciudad militar y civil, al-mudayna, que ha surgido a su alrededor y donde ya existía una mezquita que se localiza en la confluencia de las actuales calles Mayor y Bailén, tras la reconquista será consagrada como iglesia de Santa María. Nace así la primera muralla árabe de Madrid.

La primera muralla árabe de Madrid se amplia para dar protección también a la población civil. Esta población se ha ido instalando alrededor de la atalaya una vez consolidada esta como asentamiento militar. La segunda muralla protoge la-Medina o ciudad civil. Sobre ella se levantará la primera cerca cristiana. Madrid será una ciudad amuralla hasta el año 1868.

En el siglo XI, la al-mudayna se queda pequeña para una población en crecimiento y ésta tuvo que asentarse fuera de la muralla, en los arrabales. La vecina colinade las Vistillas era la que ofrecía mejores posibilidades. Comienza el desarrollo del que será conocido como barrio moro de Madrid, La Morería.

Madrid contó con la muralla árabe más antigua de España. 

Lasmurallas de Madrid fueron declaradas Monumento Histórico Artístico en 1954.Las murallas de Madrid comenzaron a deteriorarse en el siglo XIV aunque se reparan y mantienen. Desde el siglo XVI hasta el siglo XIX Madrid va perdiendo sus murallas y de ellas quedan muy pocos restos.

Podemos ver de la muralla árabe el tramo de unos 120 metros de la Cuesta de la Vega. Está este tramo frente a la cripta de la catedral de La Almudena y de la imagen que recuerda el lugar donde se descubrió en la toma de Madrid por los cristianos la imagen de la Virgen escondida cuando la invasión árabe. Es el vestigio de muralla árabe más antiguo de España. Hay tramos de la muralla bajo la cimentación de la catedral de La Almudena.

En la plaza de la Armeria existen igualmente restos que pronto se podrán ver. De la muralla cristiana existen más restos en cimentaciones de locales y casas particulares. En la recientemente recuperada posada del Dragón en la Cava Paja podemos ver algunos restos de la muralla cristiana.

El tema de las murallas de Madrid ha dado lugar a una importante y abundante documentación ya desde el siglo XVII. Esta documentación se refiere no solo al itinerario de su trazado sino también a la posibilidad de la existencia de más de los dos recintos amurallados admitidos de modo general. Las intervenciones arqueológicas se han sucedido desde el año 1943.

En la actualidad se están sacando a la luz restos hallados en la cimentación de la catedral de La Almudena y en la de la Plaza de la Armeria. Podemos decir que la falta de relevantes vestigios de los recintos murados mantiene abierta la cuestión de las murallas de Madrid. Puede parecer una paradoja, pero Madrid que es una ciudad sin murallas nos ofrece la posibilidad de seguir por sus calles los posibles trazados de las murallas que si tuvo hasta fines del siglo XVII.

En el siglo X el califa de Córdoba Abderramán III mandó reforzar la muralla debido a las incursiones militares cristianas, como la protagonizada por Ramiro II en el año 932.