domingo, 1 de septiembre de 2013

Plaza Rihour. Lille

Lille, capital de la región Norte-Paso de Calais y ciudad histórico-artística, cuenta con un patrimonio arquitectónico y cultural extraordinario. El barrio histórico, rico en monumentos, fachadas flamencas y agradables calles peatonales, invita a callejear.

La Vieja Bolsa, que da a la famosa Gran Plaza, es un espléndido edificio de estilo barroco flamenco que data del siglo XVII. Esta joya del Viejo Lille se compone de veinticuatro casas que enmarcan un precioso patio interior. Este patio acoge a libreros de viejo, vendedores de flores o jugadores de ajedrez.
En el centro de la Gran Plaza se levanta la columna de la Diosa. Se encuentra rodeada de bellos edificios y es uno de los lugares más animados.

El descubrimiento del patrimonio de Lille prosigue con el palacio Rihour, un monumento gótico del siglo XV que alberga actualmente la oficina de turismo, la plaza del Teatro con la Ópera y el campanario de la Cámara de Comercio; las calles repletas de casas antiguas y palacios; el Hospicio Comtesse; el palacio de Bellas Artes; la ciudadela Vauban, "reina de las ciudadelas".

Es obligado visitar el Palacio de Bellas Artes, el segundo museo de Francia después del Louvre por la riqueza de sus obras, que alberga prestigiosas colecciones de pintura, escultura, dibujos y cerámicas.

El Museo del Hospicio Comtesse, situado en un antiguo hospital fundado en el siglo XIII por la Condesa Juana de Flandes, muestra a los visitantes la sala de los enfermos, la capilla, el edificio de la comunidad o el dormitorio. En este museo también se exhiben pinturas,
muebles y objetos de arte.

El Museo de Historia Natural y Geología presenta colecciones de geología, zoología y etnografía.


Todos los años, el primer fin de semana de septiembre se celebra la famosa braderie de Lille, un espectacular mercadillo que ocupa más de 100 kilómetros de calles. 


A partir de finales del siglo XIV (1369), y en el contexto de la Guerra de los Cien Años, la ciudad fue gobernada por los duques de Borgoña, que se proclamaron condes de Flandes por la unión matrimonial entre el duque Felipe II el Bueno y la condesa Margarita de Mâle

Bajo dominio borgoñón, y durante el ducado del mismo Felipe II el Bueno, se emprendió la reconstrucción y la repoblación de la ciudad, que había sufrido severos daños causados por las guerras y las epidemias de la peste. 

Entre otras obras, el duque borgoñón ordenó la edificación del palacio de Rihour, nueva corte de la ciudad. María de Borgoña, nieta de Felipe II el Bueno y única sucesora del ducado, se desposó con Maximiliano I, emperador de Alemania

Debido a esta unión, la ciudad de Lille y el condado de Flandes en su conjunto pasaron a manos de los Habsburgo, dentro del señorío de los Países Bajos. Fruto de esta unión nació en 1478 Felipe I de Habsbugo, más conocido como El Hermoso, marido de Juana la Loca- hija de los Reyes Católicos, madre de Carlos I y reina de España- que reinaría en la ciudad entre 1482 y 1506. Durante este periodo, de relativa calma, Lille empezó a desarrollar una industria de tejidos ligeros, en detrimento de la producción de paños.

En 1477, en la muerte del último duque de Borgoña, Carlos el Temerario, María de Borgoña se casó con Maximiliano de Austria, que de este modo se convirtió en conde de Flandes. Al final del reinado del emperador Carlos V, Flandes española cayó a su hijo mayor, y por lo tanto bajo el gobierno de Felipe II de España, Rey de España. La ciudad permaneció bajo el dominio español hasta el reinado de Felipe IV de España.












Palacio Rihour







Junto al palacio los Grandes Almacenes Printemps





Fachada del Palacio con el recuerdo a los franceses que han muerto en las guerras en las que ha participado Francia