martes, 7 de octubre de 2014

Iglesia de Santa María. Gumiel de Izán. Burgos




La impresionante fachada de la iglesia de Santa María


En su interior, en el retablo,  podemos ver las armas de los duques de Osuna señores de la Villa, y de los Zúñiga Avellaneda, sus parientes, señores de Gumiel del Mercado.












Capital del arciprestazgo de su mismo nombre, con 764 habitantes1266. 

Cuenta con una iglesia titular bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción y tres ermitas dedicadas a San Roque, San Antonio y a Nuestra Señora del Rio. 

Tuvo además, en su territorio vanos monasterios como el de San Bernardo, el de San Pedro de la Orden de Calatrava, el de San Lorenzo y el de Santa Engracia. 

Pertenece al partido judicial de Aranda. Antiguamente, formó
parte del territorio de la diócesis de Osma. 

Se localiza a 86 kilómetros al sur de Burgos, próximo al rio Gromejón 

La villa de Gumiel de Izán fue reconquistada por Fernán González en el año 912,
junto con Aranda, Aza y San Esteban de Gormaz, al tiempo que Gonzalo Tellez fundaba
Osma. 

Estuvo cercada con murallas, de las que se conservan algunas puertas

Durante la Baja Edad Media, y concretamente en la primera mitad del siglo XIII, el rey
Fernando III (1217-1252) y su mujer Beatriz de Suabia fundaron en esta villa en el año
1225 el monasterio de San Bernardo, el cual ya no se conserva, pero del que no sería de
extrañar que hubiera habido una cierta actividad mudéjar, que debiéramos relacionar con la
intensisima labor que se desarrolló durante dicho reinado en el Real Monasterio de Las
Huelgas de Burgos.

Durante la primera mitad del siglo XIV, el rey Alfonso XI (13 12-1350) elevó a Gumiel
de Izán a la categoría de Villa Realenga. Y ya en el siglo XV, durante el reinado de Juan II
(1406-1454), y a partir del año 1426 formó parte del señorío del Conde de Castro, por el
casamiento de Beatriz de Avellaneda, hija de los Señores de Gumiel, con Diego Gómez de Sandoval (1454), Adelantado Mayor de Castilla pasando posteriormente a la Casa de
Osuna’. Años más tarde, el mismo rey, “donó Gumiel de Hizán al marqués de Santillana el 5
de junio de 1452 por sus buenos servicios... El donadío no debió tener efecto, por lo que el
pueblo permanecería en la corona, ya que siete años después Enrique IV (1454-1474) se la
entregaba a Pedro Girón. Durante el reinado de Enrique IV habitaron bajo los términos de
Gumiel moros y judíos, pues “por intersección de Juan Téllez el rey quitaba a Gumiel una serie
de impuestos en 1472. Otro tanto hacia con los moros y judíos que vivian «de los muros
adentro». Durante el reinado de los Reyes Católicos (1474-1504) los conflictos y
enfrentamientos por la villa de Gumiel continuaron