miércoles, 10 de febrero de 2016

Paseando por la Judería de Cordoba


Mohamed al-Gafequi, médico árabe nacido en el siglo XII en Gafiq (Benalcázar, Córdoba) que basó sus estudios en importantes médicos árabes y en Hipócrates, ampliando su saber en bibliotecas y hospitales de Arabia. Son pocos los datos precisos que se pueden aportar sobre él, ya que no existe su biografía entre las de los cronistas árabes. Sí se conoce que ejerció en Córdoba y que tenía una gran experiencia en las operaciones de cataratas33 y diversas enfermedades de la vista, siendo además especialista en hacer pomadas y diversos productos para los ojos.

Como autor de diversas obras, destaca el manuscrito escrito en árabe "Guía del Oculista", importante tratado de oftalmología del que se guarda una copia en la biblioteca del Monasterio de El Escorial. Al-Gafequi afirmaba que la causa de las cataratas era un líquido que producía la opacidad e impedía ver y que lo mejor para extraerlo era una aguja especial. También rebatió la aseveración de Albucasis de que no existía ninguna membrana en el ojo ante esta enfermedad, asegurando Al-Gafequi que sí la había.





Muhammad Ibn Qassoum Ibn Aslam Al-Gafequi (¿?, Torrecampo - 1165, Córdoba) fue un oculista andalusí. Era experto en la operación de cataratas, en las enfermedades oculares y el iris. Fue además autor de un tratado de oftalmología, llamado «Guía del oculista», cuyo manuscrito original se conserva en la biblioteca del Monasterio del Escorial.
La ciudad de Córdoba levantó un busto en su honor en 1965 obra del escultor Miguel Arjona Navarro con motivo del VII centenario de su fallecimiento, situado en la plaza del Cardenal Salazar en la Judería de Córdoba.



Plaza del Cardenal Salazar


















Casa-Palacio solariega ubicada en el número 10 de la calle Tomás Conde que pertenecía a la Familia Sigler de Espinosa del Siglo XVI conocida popularmente como Casa de las Pavas y lugar de nacimiento de Luis de Góngora y Argote que tuvo su casa junto al arco del Arquillo de las murallas. 

 en una casa propiedad de su tío Francisco Góngora, racionero de la catedral, situada en el lugar que hoy ocupa el número 10 de la calle, aunque siguen existiendo dudas sobre estos datos.


Tiene una portada renacentista con dos cuerpos adintelados, siguiendo la curva saliente de la fachada está también el balcón. La portada se decora con dobles pilastras jónicas que sustentan un frontón triangular partido.
Juan Sigler de Espinosa, canónigo de la catedral de Córdoba, fue la persona que acometió una fuerte reforma, dotándola, en la portada, de los escudos heráldicos de la Familia Sigler de Espinosa, flanqueados por dos pavos reales, símbolo de Triunfo e Inmortalidad.
La edificación cuenta con tres patios siendo el patio principal mudéjar con arcos peraltados enmarcados por alfiz. Tiene otros dos patios muy transformados en el siglo XIX. De tres plantas de altura con ventanas en planta baja y segunda, tiene balcones en planta primera.
La calle Tomás Conde es una estrecha vía que une la plaza Maimónides con el Campo Santo de los Mártires y el Alcázar de los Reyes Cristianos y que debe su nombre a Tomás Conde y Luque, que fuera alcalde de la ciudad. A ella confluyen las calles Manríquez y Albucasis.






Capilla mudéjar de San Bartolomé