miércoles, 30 de marzo de 2016

Enrique de Villena, El Nigromante

Enrique de Villena nace en Torralba-Cuenca-,  en 1384 y muere en Madrid en 1434. Nieto bastardo de Enrique II de Castilla por parte de madre y descendiente de la Casa de Aragón por parte de padre, quedó huérfano muy joven cuando su padre murió en la Batalla de Aljubarrota en 1385.


Muere, según Almudena de Arteaga en su obra sobre el marqués de Santillana, en el año 1434 en la torre del castillo de los Mendoza de Santillana en Buitrago.

El Marqués de Santillana colmó de altos elogios a Don Enrique en el notable 

poema Defunssion de D. Enrique de Villena que compuso a su muerte.


Juan de Mena, amigo del Marqués, 

en las Trescientas o El Laberinto de la Fortuna.

Falleció en Torrelaguna, a causa de una doble pulmonía.

»aquel claro padre, aquel dulçe fuente,
aquél que en el Cástalo monte resuena,
es don Enrique, señor de Villena,
honrra de España e del siglo presente».
¡O ínclito sabio, autor muy çïente,
otra y aún vegada yo lloro
porque Castilla perdió tal thesoro,
non conosçido delante la gente!

Perdió los tus libros sin ser conosçidos,
e cómo en esequia te fueron ya luego
unos metidos al ávido fuego,
otros sin orden non bien repartidos;
çierto en Athenas los libros fengidos
que de Pitágoras se reprovaron
con çerimonia mayor se quemaron,
quando al senado le fueron leídos.



El Nigromante Mantuvo con sus primos los Mendoza una gran amistad y al Nigromante recurría la familia para que vaticinara sobre importantes acontecimientos de su vida.

 “Don Enrique de Villena fue fijo de don Pedro, fijo de don Alonso, marques de Villena, que despues fue duque de Gandía. Fue este don Alonso marques el primero condestable de Castilla e fijo del infante don Pedro de Aragón. Este don Enrique fue fijo de doña Juana, fija bastarda de don Enrique el segundo que la ouo en una dueña de los de Vega”. 

A la familia de los de Vega pertenece la madre del marqués de Santillana.

 “Este don Enrique era de la Casa Real de Aragón fijo de don Pedro, fijo de don Alfonso, marques de Villena, y de doña Juana, fija del rrey don Enrrique el Viejo. E fue casado con doña Maria de Albornoz, fija de don Juan de Albornoz y de doña Costança de Villena, fija del conde don Tello, señora de Alcoçer y de Torreluz y de Salmeron. E porque el rrey don Enrrique, fijo del rrey don Juan, le queria bien, fizole conde de Cangas de Tineo. E despues que murio el maestre de Calatrava don Gonçalo Nuñez de Guçman, este don Enrrique tovo manera de se quitar de su muger, e fuele dado el maestrazgo de Calatrava. E dexo a Cangas e a Tineo. E despues que fallescio el rrey don Enrrique, con justiçia le fue tirado el maestradgo de Calatrava, por ser casado; en tal manera que no le quedo el maestradgo nin el condado. E despues que se vido depuesto de lo uno e de lo otro, touo manera con su muger que se boluiese a el. E suplico al Rrey que le fiziese alguna merced e limosna en que viuiese, pues de derecho el marquesado de Villena era suyo, por quanto auia seido del marques don Alfonso su abuelo. 

El Rey acatando esto y el debdo que con el tenia, fizole merced de la villa de Yniesta. E diole mas çiento e çinquenta mill maravedies para su mantenimiento”. 

Doña Maria de Albornoz (a quien el Rey tenia afición) puso demanda de divorcio a titulo de la impotencia de su marido. Este rey era Enrique III que es primo hermano de Enrique de Villena.

“murio en Madrid en hedat de çinquenta años”. A su servicio estuvieron los Fernández de Valera.

"Estando el Rey en Madrid, miercoles quinze dias de diziembre deste año de mill e quatroçientos e treynta e quatro años, murio allí don Enrique de Villena, en el monasterio de Sant Françisco, donde estaua aposentado”.

Juana de Castilla ([1367-?), hija de Elvira Íñiguez. Su padre la menciona en su testamento y dice que si no llega a contraer matrimonio con Pedro de Aragón, II marqués de Villena (1362—Aljubarrota, 1385), hijo de Alfonso de Aragón y Foix, con quien estaba desposada, que herede Urueña

En algunas genealogías antiguas la llaman Inés Díaz de la Vega aunque el rey Enrique en su testamento la menciona varias veces siempre llamándola Elvira Iñíguez. O bien es un error transmitido en esas genealogías, o bien pudo ser otra de las amantes del rey y madre de alguno de los hijos.