viernes, 20 de mayo de 2016

Zorita de los Canes y Recóplis. Guadalajara


La Tierra de Zorita de la orden de Calatrava y en el siglo XVI de los duques de Pastrana, pueblo vecino de la Tierra de Zorita












































Recóplis








Recópolis fue construida en el siglo IV como capital administrativa y palacio de verano por el rey Leovigildo para su hijo Recaredo, quien dejó el arrianismo y abrazó el catolicismo, algo que queda reflejado en la basílica central de la ciudad, donde se halló un importante tesoro fundacional de moneda visigoda, acuñada tanto allí como en otras ciudades.
Además del palacio, la necrópolis visigoda y medieval le confieren rango de gran ciudad diseñada y realizada con intención y orgullo, así como su amplísima galería comercial, donde los más diversos oficios tenían acogida y escaparate, y se daban cita productos y manufacturas llegados de remotos lugares.
Tomada a principios del siglo VIII por los musulmanes, perseveró algunos años más aunque en decadencia, acelerada porque los árabes decidieron cambiar el emplazamiento a un cerro vecino de más fácil defensa, donde, utilizando la propia piedra de Recópolis, levantaron la espectacular alcazaba de Madinat Zorita en el siglo X.
Conquistada por los cristianos a finales del siglo XI, fue la fortaleza desde la que el gran guerrero cristiano Alvar Fañez de Minaya logró aguantar el embate de los almorávides que no pudieron atravesar el río Tajo y mantuvo allí la frontera. El puente medieval sobre el río, uno de los tres practicables con carros junto con los de Toledo y Alarilla (Fuentidueña), dio una gran prosperidad a la villa, que fue encomendada a los caballeros calatravos que allí tuvieron durante años su sede central hasta recuperar y construir Calatrava la Nueva.





Vistas de Zorita subiendo a Recópolis, Ciudad Visigoda

La ciudad de grandes dimensiones se construyó con esplendidos edificios y siguió un plan urbanístico jerarquizado que la dividía en varias zonas, el palacio, la zona comercial, la zona de viviendas, la muralla y los arrabales.

El yacimiento se halla sobre el Cerro de la Oliva. Desde este promontorio el asentamiento, domina la vega del río Tajo, cuyo meandro rodea la ciudad por el norte, sur y oeste. En este privilegiado emplazamiento, los Visigodos ejercían la caza, la pesca, la equitación y la cetrería.

A mediados del S IX, ya abandonada la ciudad, sus restos sirvieron como cantera para construir la nueva ciudad andalusí de Zorita. 

A finales del S XII, ya consolidada la conquista cristiana, se asienta en lo alto del cerro una comunidad de campesinos que aprovecha las ruinas visigodas y construyen la iglesia y sus viviendas.










 Central Nuclear José Cabrera



La central nuclear José Cabrera se encuentra en Almonacid de Zorita (Guadalajara) y es la primera central nuclear que entró en operación en nuestro país, en 1968. Tras 38 años de funcionamiento y por Orden Ministerial, puso fin a su actividad el 30 de abril de 2006.
Las actividades previas a su desmantelamiento consistieron en en la gestión del combustible gastado (evacuación desde la piscina y traslado al almacén temporal) y en el acondicionamiento de los residuos de operación.
El 11 de febrero de 2010 se trasfiere la titularidad de la central nuclear José Cabrera a Enresa para la ejecución del Plan de Desmantelamiento y Clausura.