jueves, 8 de abril de 2010

Cabo de San Antonio. Jávea. Alicante.


Vistas del MONTGO.






Reseva natural del cabo de San Antonio.




El faro que encara la bahía desde el cabo de San Antonio fue sucesor de otras construcciones defensivas y religiosas que aprovecharon la privilegiada situación de la planicie. Los eremitas la eligieron para aislarse de la vida mundana y así, en su honor, fue levantada en el siglo XVI la ermita de San Antonio, que acabó dando nombre al accidente geográfico.

El cabo fue declarado reserva natural el 9 de noviembre de 1993 y ocupa una extensión de 110 hectáreas, situado frente a la localidad de Jávea.

La reserva protege una zona de transición entre las costas bajas y arenosas con materiales detríticos del golfo de Valencia y los acantilados de hasta 150 metros típicos del norte de la provincia de Alicante y que se encuentran protegidos mediante el parque natural del Macizo de Montgo. Estos factores propician un variado relieve submarino que posibilita la existencia de varios ecosistemas.

En el extremo del cabo, en su parte superior, se encuentra el faro (encendido por primera vez en 1855 ), junto a un mirador desde el que se puede ver al norte la ciudad de Denia y el Golfo de Valencia y al sur la bahía de Jávea.

También fue ocupado su suelo por el monasterio de San Jerónimo , además de por torres vigía erigidas para defenderse de las incursiones de piratas, construcciones que dieron lugar al actual faro. Este mirador es, sin duda, uno de los escenarios más privilegiados del litoral alicantino.



Vistas de Jávea desde el faro del cabo de San Antonio.