viernes, 16 de diciembre de 2011

Luzón. Guadalajara.

Los Medinaceli señores de Luzón en Guadalajara desde 1417.

Medinaceli es concedida por Enrique II como condado en 1368 a Bernardo de Bearn. Muere en 1381. Fue enterrado con su mujer Isabel de La Cerda en el monasterio de Santa María la Real de Huerta, Soria.

Lucho en Castilla al servicio de Enrique de Trasmatara en su lucha contra su medio hermano Pedro I el Cruel, servicio por el que se le concedió el condado de Medinaceli.

Casó en Sevilla el 14 de septiembre de 1370 con Isabel de la Cerda Pérez de Guzmán, señora de El Puerto de Santa María, bisnieta de Fernando de la Cerda, Infante de Castilla e hijo de Alfonso X  y nieta de Guzmán el Bueno, I señor de Sanlúcar. De ese matrimonio nació Gastón de Bearne y de la Cerda, II conde de Medinaceli (1371-1404), y María de Bearne y de la Cerda (?-1381).

Isabel tiene ya 43 años cuando casa con el conde de Medinaceli y es viuda dos veces de matrimonios de los que no hay hijos. De su tercer matrimonio tiene dos hijos.

Es Gran Señora del Puerto de Santa María en sucesión de sus hermanos mayores Luis y Juan que mueren sin hijos; el primero soltero y el segundo sin descendencia de su matrimonio con María  Coronel. Viene el señorío de El Puerto de su madre Leonor de Guzmán.

Pedro I tiene amores con Aldonza Coronel que es hermana de María Coronel la mujer de Juan de la Cerda, hermano de Isabel de La Cerda.
Tiene lugar esta aventura en la Torre del Oro. En los alcázares tiene Pedro a María de Padilla.


En 1357, Pedro I mata a su enemigo Juan de La Cerda, señor del Puerto de Santa María y de Gibraleón y Alguacil Mayor de Sevilla. Hijo de Luis de la Cerda, conde de Clermont y de Talmont, señor de Deza y Enciso y de su esposa Leonor de Guzmán, señora de Huelva y del Puerto de Santa María, nieto, por tanto, de Alfonso de la Cerda y de Mahalda de Brienne-Eu.
Juan de la Cerda fue ejecutado en la Torre del Oro en Sevilla, por orden de Pedro I el Cruel y sepultado en el Convento de Santa Inés en dicha ciudad

Pedro I  quiere igualmente mantener amores con la viuda de Juan de La Cerda. María Coronel le rechaza y se refugia en el convento de Santa Clara. Para evitar el acoso del Rey se arrojaa sobre el rostro y las manos aceite hirviendo para destruir su belleza y defender su honra. El rey arrepentido ordena la curación de la dama, le implora su perdón y le concede lo que quiera. Le pide María que en su casa destruida por orden de Pedro I se construya un convento de la que ella sería la primera madre abadesa. Así nace  el Real Convento de Santa Inés. En este convento se puede ver  el cuerpo de  María Coronel.


Los de La Cerda, condes de Medinaceli, quieren completar su dominio de las tierras de Medinaceli adquiriendo los señoríos que habían quedado completamente rodeados por sus tierras o que eran limítrofes. Tal es el caso de Luzón y Arcos de Jalón, comprados por el tercer conde de Medinaceli Luis de la Cerda.

El 29 de julio de 1368 Enrique II, aún en lucha contra su hermanastro Pedro I,donó a Bernal de Bearne la villa de Medinaceli y todos sus términos poblados y por poblar, con título de conde, carácter hereditario y veto de enajenarla, el monarca se reserva sólo las regalías habituales:

pero que retenemos ý para nos y para los reyes que regnaren después de nos en Castilla y en León, mineras de oro y de plata y de otro metal alguno si las í ha o ouiere de aquí adelante y moneda forera de siete en siete años quando nos la dieren los de la nuestra tierra

De la merced estaban excluidos los escasos lugares que ya eran de señorío y que por eso mismo habían sido desgajados de la tierra de Medinaceli: Somaén, Luzón, Arcos de Jalón, Utrilla y Almaluez (ambos donados por Alfonso XI a Lope Fernández de Toledo), Ciruelos del Pinar (lugar en disputa durante los siglos XIV y XV entre la familia Tovar y el monasterio de La Buenafuente del Sistal), La Cabrera y Jubera (pueblos comprados por los obispos de Sigüenza), el monasterio de Ovila del que dependía Carrascosa de Tajo, el de Santa María de Huerta, Ocentejo (propiedad de los Carrillo de Albornoz), Villel de Mesa y Lomeda (de los Funes), Mochales (de los Mendoza), Algar de Mesa (en la segunda mitad del siglo XV pasó de los Mendoza a los Funes) y Villanueva (hasta 1752 Algora estuvo dividida en dos barrios: el principal, dependiente de Medinaceli, y Villanueva que pertenecía al señorío de Mandayona en el concejo de Atienza).

En 1376 Bernal de Bearne e Isabel de la Cerda compraron Somaén y el tercer conde Luis de la
Cerda continuando la política de sus abuelos compra en 1417 Luzón y en 1440 hace lo mismo con Arcos de Jalón.

LUZÓN, para unos de las tierras de Molina de Aragón y luego de las de Medinaceli y para otros en estas desde el siglo XII.


Era señorío de la familia Vera y luego de los Medinaceli tras un largo proceso de compra que empieza en 1375 y termina en 1417.

En 1375 son prestados 20.000 maravedíes  por Bernal de Bearne e Isabel de la Cerda a la señora de Luzón Sancha Ferrández tomando el pueblo como  garantía. El impago dio lugar a largos pleitos y a su pública subasta en 1379 en la cual se adjudicó la mitad de Luzón al sobrino carnal de Bernal de Bearne de nombre Gastón de Belbeder quien se lo vende a su tía política Isabel de la Cerda.

En 1416 García de Vera, heredero de los primeros propietarios de Luzón, vende al conde Luis de la Cerda la otra mitad de Luzón pero no se debió de llegar a una adquisición definitiva ya que entra en juego un nuevo pleito entre los herederos de los primeros propietarios del que se deriva la venta en almoneda pública de una octava parte de Luzón; su comprador fue Pedro López, vecino de Luzón, que, en un intervalo de dos meses, de enero a julio de 1417, vende al conde de Medinaceli la octava parte de Luzón que había comprado.