miércoles, 2 de mayo de 2012

Monroy y Belvis de Monroy. Cáceres.


Entre la niebla el pueblo y el castillo de los Monroy. En estado de ruina progresiva. De la Casa de los condes de Oropesa. Está Oropesa a pocos kilómetros al este de Belvis


Con la desaparición de los Señoríos  y la Desamortización de Mendizábal  en 1850 el Marqués de La Romana se hace con extensas heredades en la comarca, desprendiéndose después de algunas y reteniendo Belvís y Almaraz.


Los primeros datos sobre el lugar del pueblo de Monroy se remontan al año 1309 cuando Fernando IV de Castilla otorga privilegios al noble placentino Hernán Pérez de Monroy para que pueda poblar el lugar y construir un castillo

El linaje de los Monroy, con solar en la ciudad de Plasencia, donde también poseen una importante casa fuerte, repartió sus dominios por otros lugares de la Alta Extremadura, como en el castillo de Belvís de Monroy y, además de gran importancia en el ámbito señorial, desempeñaron relevante protagonismo en el de las órdenes militares, siendo responsables en elevada medida de los desajustes políticos y enfrentamientos militares en los que se vio inmersa Extremadura con ocasión de los sucesivos conflictos dinásticos y señoriales que se produjeron a finales del siglo XV.












































A los pies del Castillo, la central nuclear de Almaraz y el embalse de Valdecañas.