viernes, 11 de mayo de 2012

Castillo de Jerez de los Caballeros. Badajoz.











La Alcazaba. 


De origen árabe, es comparable, por sus esquemas ofensivo-defensivos, con el castillo de Trujillo es una obra que podemos considerar modelo en los conceptos de la estrategia militar para el aprovechamiento de los primeros castros celtibéricos y su reconversión en fortalezas y alcazabas de posteriores épocas.






Está situado entre las puertas de Sevilla y de Santiago ocupando una extensión próxima a una hectárea.

Fue fundado bajo dominación musulmana ya que así lo demuestra el estilo de sus torreones, situados en cada uno de los ángulos y uno de ellos sobre uno de sus lados; todos ellos prismáticos de base cuadrada con una altura próxima a los diez metros; el que ocupa el lado oriental es el conocido como Torre Sangrienta, porque según cuenta la tradición allí fueron degollados en 1312 los Caballeros Templarios que se negaron a entregar la población a las tropas del Rey.
    
El castillo de Jerez se defendió hacia 1475 del duque de Medina-Sidonia, D. Enrique de Guzmán, cuando éste le disputaba el maestrazgo a D. Alonso de Cárdenas; sin embargio ya no era fortaleza importante como en los siglos anteriores, ya que la aplicación de la pólvora al arte de la guerra lo hizo inservible para la defensa de la ciudad. Durante el siglo XVI el castillo quedó bastante derstrozado debido a las guerras con Portugal.
    
En el siglo XVIII servía de cuartel para las tropas que había en la población.










Ayuntamiento.











Vega del río Ardila, afluente del Guadiana.




En el rió Brovales, afluente del Ardila, se encuentra el embalse de Brovales.


La presa se construyó en 1960.


Está muy cerca de Jerez de los Caballeros, y más aún de la pequeña localidad de Brovales, que cuenta con menos de 300 habitandes.