viernes, 6 de marzo de 2015

1108. Amasatrigo y la princesa Zaida

En la batalla de Uclés de 1108 los almorávides aplastan al ejército de Alfonso VI ausente por su boda- con la princesa Zaida-, su edad y la herida de 1106 mandado por su hijo Sancho Alfónsez y Álvar Fáñez en la batalla de Uclés que es llamada por los musulmanes de los Siete Puercos, cambiado por los cristianos a Siete Condes, donde mueren en la batalla o asesinados después, ya que los almorávides no hacen prisione3.000 cristianos, incluidos 7 condes entre ellos el de Nájera, García Ordóñez, ayo y protector del infante, cuyas cabezas cortadas sirven de torre a los almuédanos y el ensangrentado río pasa a llamarse wadi yihad, hoy Bedija.

El infante Sancho Alfónsez, único hijo varón del monarca y gobernador de Toledo es asesinado por los mudéjares del castillo de Belinchón, Cuenca, donde se había refugiado en su huída a Toledo.

La derrota supone la pérdida para los cristianos de Cuenca, Huete y Ocaña, además de los castillos de Uclés, Amasatrigo  en Olmedilla del Campo; y Oreja (Toledo).

Álvar Fáñez, nombrado alcalde y jefe militar de Toledo, logrará proteger la línea defensiva del Tajo.



Alfonso VI, 1047-1109

Durante su reinado se conquistó la ciudad de Toledo, en el año 1085, y tuvieron lugar las batallas de Sagrajas y Uclés, donde fue derrotado, muriendo en la segunda el heredero del rey, el infante Sancho Alfónsez.


La batalla de Sagrajas o Zalaca se libró en Sagrajas, en las proximidades de Badajoz, el 23 de octubre de 1086.

Un año antes, Alfonso VI había tomado Toledo, lo que alarmó a los reyes de algunas taifas de la península ibérica, quienes solicitaron la ayuda militar de Yusuf ibn Tasufin. Desembarcó en Algeciras al mando de un ejército de musulmanes, los almorávides, con el que se dirigió hacia el norte. Alfonso VI apoyado por el rey de Aragón, salió a su encuentro, que tuvo lugar en Sagrajas, cerca de Badajoz. Tras un primer empuje de las fuerzas leonesas y castellanas mandadas por Álvar Fáñez, los senegaleses de Yusuf destrozaron el ejército cristiano. Alfonso VI salvó la vida con la huida.

Yusuf ibn Tasufin fue llamado por el rey Al-Mu'tamid de Sevilla y el rey de la taifa de Badajoz para que les auxiliase frente al monarca leonés Alfonso VI tras la caída de la Taifa de Toledo, del cual ambos soberanos eran tributarios. Fue enviado por su primo Abu Bakr Ibn Umar, jefe de los almorávides.



En el año 1085, la villa de Uclés y toda su tierra tras la conquista de Toledo,pasa a poder de Alfonso VI, pero se perderá un año después, tras la derrota de Zalaca.

            El rey musulmán de Sevilla Aben-Abed, la mantendrá hasta que acosado por los almorávides entregará Uclés a Alfonso VI, junto a otras fortalezas a cambio de ayuda militar y formando parte de la dote que recibió la princesa Zaida, hija del rey de Sevilla, con la cual se caso el rey castellano y con la que ya tenia un hijo al que puso por nombre Sancho y muere en Uclés.

            Los almorávides mandados por Temin Ben Yussuf, hijo de Yusuf, el  26 de mayo de 1108 cercaron Uclés y muy pronto se adueñaron de parte de la ciudad, sumándose a los asaltantes los musulmanes que en ella había; la población cristiana en parte fue cautiva; otros huyeron y los restantes se acogieron a la Alcazaba que fue atacada por los musulmanes el día siguiente.

            
El rey Alfonso VI movilizó las fuerzas que pudo desde Toledo, y como no podía ponerse al frente de las tropas cristianas por estar viejo y con heridas de la batalla anterior, envió a su hijo, el Infante Sancho. Dirigía las tropas Alvar Fañez el lugarteniente y primo del Cid Campeador. Muere el Cid el año 1099.

            La batalla se desarrolló en un campo espacioso al oeste de Tribaldos, el día 30 de mayo de 1108. Se dice que quedaron en el campo de batalla 35.000 cristianos, entre ellos el Infante Sancho el heredero del trono nacido en 1093.

            En la Relación de Uclés se dirá: “ Hacia poniente, camino de Sicuendes murió el Infante D. Sancho, hijo de Don Alfonso VI y su ayo D. Pedro de Cabra que peleando con los moros cayó el Infante  y su ayo por defendello o se puso sobre él y a entramos los mataron. Estará del pueblo como mil pasos”.

Está el despoblado de  Sicuendes camino a Torrubia del Campo desde Tribaldos. Pueden distinguirse lo que parecen restos de una iglesia y una atalaya.

No queda claro en las fuentes si el rey casó o no con Zaida. En la crónica De rebus Hispaniae, del arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada, se cuenta entre las esposas de Alfonso VI. Pero la Crónica Najerense y el Chronicon mundi indican que Zaida fue concubina y no esposa de Alfonso VI. Tampoco se sabe si el rey y Zaida comenzaron su relación antes o después de la muerte de la reina Constanza. Según Gonzalo Martínez Díez, contrajeron matrimonio después del año 1100, quedando legitimado el hijo de ambos quien se convirtió en príncipe heredero del reino cristiano. De esta relación nacieron tres hijos:
  • Sancho Alfónsez (1093–1108), su único hijo varón y heredero del trono. Su prematura muerte en la batalla de Uclés aceleró el fin de su padre.
  • Elvira Alfónsez (1100–1135), contrajo matrimonio en 1117 con Rogelio II de Sicilia, rey de Sicilia.
  • Sancha Alfónsez (1101–c. 1125), primera esposa de Rodrigo González de Lara, conde de Liébana con quien tuvo a Elvira Rodríguez de Lara, mujer del conde Ermengol VI de Urgel.

Mucho se ha debatido sobre el nacimiento de Sancho, pues las crónicas son contradictorias, lo más probable es que naciera en el segundo semestre de 1093 o en el primero de 1094.
El rey castellano era de edad madura y tras cinco matrimonios y dos concubinatos no tuvo ningún hijo varón que le sucediera. Desde el mismo momento que nació Sancho Alfónsez, el rey lo reconoció como su directo descendiente llamado a gobernar León, Castilla, Galicia con Portugal y el resto de condados. 
No queda claro en las fuentes si Zaida llegó a casarse o no. En la crónica De rebus Hispaniae, del arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada, se cuenta entre las esposas de Alfonso VI. Pero la Crónica najerense y el Chronicon mundi indican que Zaida fue concubina y no esposa de Alfonso VI.
Otras fuentes dicen que Zaida se acomodó en la corte leonesa, renunció al islam, y se bautizó en Burgos con el nombre de Isabel. No solo conservó todas sus costumbres sino que las difundió e introdujo nuevos y frescos aires culturales de la sociedad musulmana. 
El arabista González Palencia escribe en su Historia de la España Musulmana que la corte de Alfonso VI, casado con Zaida , parecía una corte musulmana: «sabios y literatos muslimes andaban al lado del rey, la moneda se acuñaba en tipos semejantes a los árabes, los cristianos vestían a usanza mora y hasta los clérigos mozárabes de Toledo hablaban familiarmente el árabe y conocían muy poco el latín, a juzgar por las anotaciones marginales de muchos de sus breviarios».

Zaida muere en 1101

En 1108, Alfonso VI se casa con Beatriz de Este hija del duque de Este en Italia. Este enlace, celebrado en 1108, duró sólo un año, hasta la muerte del rey. Tras su defunción, la reina Beatriz volvió a su país y contrajo matrimonio de nuevo, siendo sepultada en la Catedral de Pavía.