jueves, 9 de abril de 2015

La Casa de Los Cardona


 Los Folch de Cardona se vanagloriaban de descender de la casa real francesa. Según los historiadores del linaje del siglo XVII, el mismo Carlomagno donó a los Folch, descendientes de un mítico Folch de Anjou (o Fulco, conde de Anjou), marido de Argencia, hermana del emperador, el señorío sobre la ciudad catalana de Cardona.

 El primer representante de la Casa sería Ramón Folch, o Raimundo Folch, (hijo de Fulco y Argencia) que siguió a Carlomagno hasta Cataluña durante la guerra contra los moros y que en el 791 fue nombrado por el emperador Señor de Cardona, pero sería el hijo de éste, Ramón Folch I, quien fuese nombrado Vizconde de Cardona.


La genealogía mítica sitúa el origen de la Casa de Cardona en la descendencia de una hermana de Carlomagno, Argencia, casada con un Folc de Anjou, de donde procedería el patronímico Folc de este linaje. 
La Historia documentada de esta Casa comienza a fines del siglo IX con los vizcondes del Condado de Osona, el 879 es la primera noticia de un conde de Osona.
 La mayoría de los vizcondes no van a conseguir convertir sus dominios patrimoniales en vizcondados. El primero en hacerlo es el vizconde de Osona, quien tras la reconstrucción de la fortificación más importante de su jurisdicción, el Castillo de Cardona, y la repoblación de este lugar en el año 986, cambiaron su denominación por la de Vizcondes de Cardona. Los vizondados acabaron siendo estados autónomos ligados por vasallaje únicamente al conde de Barcelona.



Los Folch de Cardona