martes, 5 de mayo de 2015

El monasterio cisterciense de Nuestra Señora de la Salud, Monsalud, en Córcoles. Guadalajara

El monasterio de Monsalud fue uno de los más importantes del medievo en la península Ibérica y uno de los tres de los construidos en lo que hoy es la provincia de Guadalajara, junto al de Bonaval y de Óvila.






Fue el primer y más antiguo cenobio de la provincia junto a los de Bonaval, Buenafuente del Sistal y Óvila, siendo el mejor conservado de ellos.  



Su fundación está rodeada de un halo de misterio cuyo origen proviene de los tiempos de los reyes visigodos Amalarico y Clotilde, quienes construyen la primera ermita dedicada a la Virgen de Monsalud.

En relación a la edificación del monasterio, algunos autores defienden su construcción entre el año 1140-1141, siendo por lo tanto pionero de la Orden en España, a pesar de que el primer documento fiable data del 1167, en el que Juan de Treyes, Arcediano de Huete, concede al Monasterio de Monsalud la aldea de Córcoles con todos sus términos. Dicha donación está ratificada por el Rey Alfonso VIII dos años más tarde, dando más datos sobre los derechos y territorios del Monasterio.


La imagen de Dios Creador presidiendo la entrada del Monasterio 


San Bernardo de ClaravalA los 23 años, en el año 1113, ingresó en la orden del Císter. Dos años después, Esteban Harding, el abad de Císter, le envió a fundar una de las primeras fundaciones cistercienses, el monasterio de Claraval, del que fue designado abad, puesto que ocupó hasta el final de su vida.

La orden cisterciense  igualmente conocida como orden del Císter o incluso como santa orden del Císter se remonta a la fundación de la Abadía de Císter por Roberto de Molesmes en 1098, que sigue siendo la sede central de la Orden del Císter y se encuentra ubicada donde se originó la antigua localidad romanaCistercium, próxima a DijonFrancia,



San Benito de Nursia fundador de los Benedictinos con el libro que recoge la regla que rige el funcionamiento de los monasterios benedictinos


Armas de los Benedictinos de Castilla desde el siglo XV. La Congregación de Castilla o de la Regular Observancia de San Bernardo



El primer documento fiable donde aparece data de 1167 y en él Juan de Treves, arcediano de Huete, le concede al monasterio ya a la Orden del Císter la aldea de Córcoles con todos sus tierras, confirmado en 1169 por el rey Alfonso VIII de Castilla.








Su casa madre fue el monasterio cartujo de Scala Dei (Escaladei, La Morera de Montsant, Tarragona) de donde procedía su primer abad, Fortún Donato, y algunos de los posteriores. 



Sacristía de la Iglesia


Habitaciones de los frailes





Refectorio con los restos del pulpito desde el que se leía el evangelio durante  la comida de los monjes 


El monasterio se convirtió en un importante foco de peregrinación debido a la devoción de la imagen de la Virgen de Monsalud, a la que se consideraba abogada, entre otras cosas, contra la rabia, las aflicciones y melancolía del corazón, los enemoniados y el mal de ojo.




Conducto del aire caliente que discurría por las paredes para calentar las dependencias monasticas


Nueva sacristía edificada en 1674.









 Fue acumulando propiedades en la Alcarria y obtuvo su mayor esplendor en el siglo XVI. Si bien, los problemas económicos surgieron ya en el siglo XIII, deteriorándose la situación hasta la encomienda de la abadía, debido a su empobrecimiento, a finales del siglo XV, en buena parte por la mala gestión de sus abades.

El primer abad del monasterio fue Fortún Donato, discípulo de San Bernardo de Claraval, ideólogo del Císter, el cual llegó a Monsalud junto con otro grupo de monjes provenientes del Monasterio de Scala Dei, en los Pirineos franceses. De esta zona son la mayoría de los primeros abades del Monasterio. Debido al paso del tiempo y la relajación de varios abades en el transcurso de los años, llegaron ciertos problemas económicos entre los SS.XIII y XV, hasta que en 1538 el monasterio se puso bajo la Observancia de Castilla con profundos cambios en la organización del mismo. La consecuencia inherente fue un nuevo auge económico, lo que unido a su fama como lugar santo y de numerosas peregrinaciones en honor a la Virgen de Monsalud nos lleva a un periodo dorado. 

Su importancia se fue reduciendo a lo largo de los siglos hasta su supresión y clausura en 1835. Los edificios del monasterio pasaron a manos públicas tras la desamortización de Mendizábal de 1836.