miércoles, 23 de septiembre de 2015

Germana de Foix

Germana de Foix (Foix, Francia, 1488 – LiriaValencia1538), esposa de Fernando II de Aragón, fue reina consorte de Aragón (1505–1516) y virreina de Valencia (1523–1538). 

Era hija de Juan de Foix (conde de Etampesy vizconde de Narbona) y de María de Orleans, hermana de Luis XII de Francia. Germana de Foix era prima hermana de Claudia de Valois, primera esposa de Francisco I de Francia

Juan I de Foix y de Narbona era  infante de Navarra y vizconde de Narbona. Era hijo de Leonor I de Navarra y de Gastón IV de Foix (I de Narbona), fallecido en 1472. Leonor es hermana de Blanca de Navarra que casa con Enrique IV de Castilla, hermanastro de la reina Isabel la Católica.
Carlos III de Navarra, apodado el Noble casa con  Leonor de Trastámara, hija del rey Enrique II de Castilla. Padres de Blanca II de Navarra (14241464), casada con Enrique IV, rey de Castilla y León. Sin descendencia
y de Leonor I (14251479), sucesora al trono de Navarra, casada con Gastón IV de Foix, Conde de Foix y Vizconde de Bearn. Padres de Juan y Gastón de Foix.

Germana de Foix es por su abuela paterna descendiente de Enrique II de Castilla. Ademas su primer esposo el rey Fernando el Católico es su medio tío abuelo pues es medio hermano paterno de la abuela paterna de Germana. Germana es prima hermana de los reyes de Navarra, hijos de su tío paterno Gastón.

En 1515 las Cortes de Castilla en Burgos incorpora Navarra a la Corona de Castilla tras su conquista por Fernando el Católico que en 1505 había casado con Germana de Foix que tenia 18 años. El tenia 53 años. El 3 de mayo de 1509 nace en Valladolid el único hijo de la pareja, Juan de Aragón y Foix, lo que suponía la separación de los reinos de Castilla y Aragón, pero murió a las pocas horas de nacer.


Germana de sus relaciones amorosas con Carlos tiene una hija llamada Isasbel.  En los documentos oficiales donde aparece nombrada se le concede el título de infanta de Castilla y se la designa como hija de la Majestad del Emperador. Estuvo en el convento de Nuestra Señora de Gracia el Real de Madrigal, Ávila, en la que convivió con dos hijas naturales de Fernando el Católico, ambas llamadas María.

Fernando el Católico con Toda de Larrea es padre de María, abadesa de Nuestra Señora de Gracia el Real de Madrigal, ÁvilaCon Juana Pereira, una noble portuguesa, de María Esperanza, abadesa de Nuestra Señora de Gracia el Real de Madrigal, donde profesó y también fue abadesa su hermana María.

Germana de Foix casa por orden de Carlos I con Juan de Brandenburgo-Ansbach, del séquito personal de Carlos I, poniendo así fin a sus amores con su abuelastra. Carlos I la nombró virreina y lugarteniente general de Valencia y al marqués de Brandeburgo, capitán general del reino.

Germana quedó pronto viuda y el emperador ordenó un nuevo matrimonio con Fernando de Aragón, duque de Calabria, de la Casa Real de Aragón.

Carlos I nombró al matrimonio virreyes y lugartenientes generales de Valencia, desde donde ejercieron un gobierno autoritario y represor. Hubieron de hacer frente al bandolerismo y las luchas internas, a la piratería ejercida desde el norte de África, al endeudamiento de los nobles y a la rebelión de los moriscos. Durante su mandato impulsó una feroz persecución contra los agermanados, cuyos bienes fueron confiscados, y emprendió un proceso de refeudalización. Contó con la ayuda de los nobles para esta causa, que luchaban contra el envío de un memorial con reivindicaciones antinobiliarias por parte de la llamada Junta de los Trece. Germana de Foix murió en Liria, a los 49 años de edad. Probablemente a causa de una hidropesía.

El testamento lo hizo conjuntamente con su esposo, y en él se dejaban los bienes uno a otro en vida, pero a la muerte de ambos debían pasar a la Orden de los Jerónimos. Para cumplir la voluntad de su viuda, el duque de Calabria promovió la construcción del monasterio de San Miguel de los Reyes, en Valencia, cuyas obras comenzaron en 1548 y se prolongaron durante los siglos XVII y XVIII.
En una masía del término municipal de Liria, denominada «el Espinar», y que fue propiedad de los jerónimos, se conserva la reproducción exacta de la lápida original que recoge el fallecimiento y el traslado de los restos mortales de Germana de Foix, en ella reza: «En este histórico monasterio a la sazón de los monjes Jerónimos falleció 15 de octubre de 1536 siendo Reina Gobernadora de Valencia Germana de Foix esposa que fue del rey D. Fernando el Católico Marquesa de Brandemburgo y Duquesa de Calabria. Cien clérigos con antorchas acompañaron sus restos mortales hasta Valencia, donde reposan en el Monasterio de S. Miguel de los Reyes. In memoria scripsit (Crónica del Reino de Valencia) (Viciana)».
En el testamento de Germana de Foix, realizado pocos días antes de su muerte en octubre de 1536, se le otorga un collar de 133 perlas gruesas:
“Ittem, llegamos (sic) y dexamos aquel hilo de perlas gruessas de nuestra persona, que es el mejor que tenemos, en el qual ay Çiento y treynta (sic) tres perlas, a la sereníssima doña Ysabel, Ynfanta de Castilla, hija de la Mat. del Emperador, mi señor e hijo, y esto por el sobrado amor que tenemos a Su Alteza”.
En la carta del duque de Calabria, don Fernando, viudo de Germana, escrita a la emperatriz Isabel, esposa de Carlos I, se nos informa de que esta infanta era hija de la misma Germana:
“Con ésta irá la copia del dicho testamento auctenticada, porque por ella vea V. Mag. el legado de las perlas que dexa a la serma. infanta doña Ysabel, su hija. V. Magd. mandará screuirme si es servida que se le embien con hombre propio, o si será servida embiar por ellas, o lo que más fuere de su servicio…”.
Finalmente el secretario de turno, a la hora de resumir el testamento de Germana pondrá como segundo legado más importante, después de una copa de oro que la reina Germana había dejado al Emperador, el destinado a doña Isabel de Castilla, y de esta forma:
“Itero, a la sma. sra. Infanta doña Ysabel, hija de Su Mt., un collar de oro con perlas, el mejor que tiene”.
Todo esto lleva a deducir que se trata de la hija bastarda de Carlos I, rey de España, y V, emperador romano germánico, y de la reina viuda de Aragón, Germana de Foix.
Por una referencia de Pedro Girón, que en sus papeles del año 1537 la cita de un modo muy escueto entre otros personajes de la corte, se deduce que todavía estaba viva ese año y que se hallaba de luto. En el capítulo que titula Dichos satíricos dedicados a diversos personajes, aparece uno que dice:
“A doña Isabel de Castilla: Mulier quit ploras, ¿quem querís?”
A doña Isabel de Castilla: Mujer que lloras, ¿qué quieres?.