jueves, 22 de octubre de 2015

Bergisel. Innsbruck



Desde la montaña del Bergisel se tiene estupendas vistas de Innsbruck



El Bergisel es una colina de 746 metros que se encuentra al sur de Innsbruck, 















El águila imperial de Austria y el águila imperial bicéfala del Imperio Austro Húngaro







Pabellones de los cazadores imperiales





Innsbruck fue residencia imperial. Este rincón era el capricho de Maximiliano,el abuelo paterno de Carlos I y uno de los primeros senderistas de los Alpes, aficionado insobornable a la caza y a la montaña, que eligió el Tirol para pasar largas temporadas. También lo eligió para morir, aunque ese último trance le atrapó finalmente en Viena. En su querida Innsbruck había diseñado una aparatosa tumba, una obra maestra del género. Hoy la vemos -vacía, ya que los restos del emperador permanecieron en la capital- en la iglesia de la Corte, rodeada de veintiocho grandes estatuas de bronce dedicadas a la realeza. Son fieles y minuciosos retratos creados por los mejores artistas de la época, entre ellos Durero.
















En 1809, Bergisel fue el lugar de las cuatro batallas de Bergisel bajo el mando del luchador por la libertad contra los ejércitos de Napoleón Andreas Hofer. En 1892 fue erigido el monumento  de Andreas Hofer  para conmemorar las batallas.













Desde 1952, Innsbruck es una de las sedes del Vierschanzentournee, el torneo de los Cuatro Trampolines  El Bergiselschanze fue construido de concreto para los Juegos Olímpicos de Invierno de 1964 para reemplazar una vieja y pequeña rampa.  También se utiliza para los Juegos Olímpicos de Invierno de 1976. Una nueva rampa se abrió en 2003, diseñado por el arquitecto Zaha Hadid, ya que la anterior  no se ajustaba a las necesidades contemporáneas de saltos de esquí.






A los pies de la montaña se encuentra el conjunto de edificios levantados para las Olimpiadas














El Trampolín Olímpico y pináculo de la torre de la iglesia de la abadía premostratense de Wilten