jueves, 25 de febrero de 2016

Verdelpino y Abengozar. Cuenca


Fernando Pareja Valdés y Mendoza fue señor del Verdelpino y Abengozar, pudo serlo por compra a la Corona que vende en el siglo XVII jurisdicciones por falta de fondos en las arcas de la Hacienda Real.

Fernando Pareja Valdés y Mendoza es de la familia de los Valdés que fueron regidores de la ciudad de Cuenca en el siglo XVI y primera mitad del siglo XVII.

Hijo de Constanza Valdés Carrillo de Mendoza y de Diego Pareja Peralta. 



En el diccionario de Madoz se dice que Villar de Olalla tenia los anejos de 


Vallesteros, el Zarzoso y Abengozar a cuatro leguas de Cuenca.


Abengozar está a unos 50 kilómetros de Verdelpino,  este pueblo cerca de Huete. 


Son hijos de Fernando de Valdés de origen  asturiano, regidor del Ayuntamiento de Cuenca hacia 1476 para cesar en 1520 al traspasarle el cargo a su hijo primogénito Andrés de Valdés, nacido por 1484.

Por haber tenido ascendientes judíos, Fernando y su hijo Andrés fueron perseguidos por la Inquisición y penitenciados, aunque su expedientes no se encuentran ahora en el Archivo Diocesano de Cuenca.

Fernando de Valdés casa con  María de la Barrera, asimismo descendiente de judíos, cuyo hermano Fernando de la Barrera, párroco de San Salvador, fue quemado por el brazo secular de la justicia a instancias de la Inquisición en 1491 acusado de prácticas judaicas. 

Padres de una numerosa prole. A la muerte del padre en 1530, ya fallecida la madre, vivían siete.