martes, 12 de mayo de 2015

Valdeolivas. Cuenca








La portada que encontramos en el número 11 de la calle San Pedro de Cuenca pertenece al Convento de Carmelitas o del Carmen Calzado de Valdeolivas.

Parte de la Iglesia parroquial de Valdeolivas fue reconstruida  a mediados del siglo pasado utilizando materiales del ya derruido convento de Carmelitas. 

Habiendo hecho presente con fecha de 39 de julio de 1822  el juez de primera
instancia de la villa de Priego, en la provincia de Cuenca, haber padecido
extravío el Boletín número 141 de 39 de junio anterior, en el que se anunció la
subasta de las fincas procedentes de los suprimidos conventos de agustinos calzados de Salmerón, del de trinitarios calzados de Cuenca, y del de carmelitas calzados de Valdeolivas; y que le ha recibido en el mismo día que cumplían los 30. Señalados para el primer remate: ha dispuesto el Comisionado especial de venta de fincas, que los 30 días que deben transcurrir para celebrar el primer remate principien a contarse desde el citado 39 de Julio en el que se recibió dicho Boletín en el juzgado de Priego, para que así tenga la subasta la correspondiente publicidad, y que con el mismo objeto se ponga esta cota. Lo que se hace saber al público  para su Inteligencia.


El carmelita fray José Maestro. Nacido en Zaragoza el 16 de julio de 1673, ingresó en el convento del Carmen de Madrid en octubre de 1690. Concluido el año de noviciado pasó a cursar Artes en el convento de Toledo y luego Teología en el de Salamanca. Tras su ordenación regresó a Toledo. En 1705 fue enviado al convento de Valdeolivas como lector de Artes. A los tres años regresó a Toledo, en cuya Universidad se graduó en Teología, y desde 1712 fue maestro de novicios, al tiempo que lector de Teología. Permaneció como maestro más de 12 años y fruto de su experiencia son los avisos y una instrucción para los novicios, impresa en 1717

VIDA DEL VENERABLE SIERVO DE DIOS Fray FRANCISCO DE LA CRUZ


La Virgen del Socorro es la devoción de toda la Mancha; vino al convento de la Alberca por un caso bien particular, y fue que se confesaba con el Padre Fray Antonio Maldonado, Religioso del Carmen de la Antigua Observancia, un soldado, y por ofrecérsele hacer ausencia le dejó en guarda un arca; y habiéndose pasado algunos años (teniéndole por muerto), se resolvió a abrirla, y halló en ella tres Imágenes de bulto de Nuestra Señora, y todas tres muy parecidas, que debieron ser hechas por un artífice, de rostros algo morenos, devotos y graves, de una vara o poco menos de alto, y a todas tres, con el Nombre de Nuestra Señora del Socorro, las colocó: en el convento de Valderas una, año de 1597; en el de Valdeolivas otra, año de 1612; en el de la Alberca otra, año de 1613; y en todas tres partes Nuestro Señor, por intercesión de su Madre y de éstas Imágenes suyas, ha obrado muchas maravillas.