viernes, 30 de abril de 2010

Pedro Gonzalez de Mendoza. El gran cardenal Mendoza.

Es el sexto hijo, de los diez que tendría el matrimonio, de Iñigo López de Mendoza, I marqués de SANTILLANA, I conde del Real de Manzanares en 1445, señor de Hita y Buitrago, capitán general de las fronteras de Granada y en el reino de Jáen, 1398-1458. Casa en 1412, a los 14 años, con Catalina Suárez de Figueroa, señora de Tamajón, Serracines, del Fresno, Daganzo, Monasterio y Campillo, hija de Lorenzo Suárez de Figueroa, señor de Feria y Zafra, maestre de la orden de Santiago, y de su segunda mujer María de Orozco. Es su hermano y primogéntio Diego Hurtado de Mendoza, I duque del INFANTADO, que sigue, nace en 1415/1417. Su padre tenía 17 ó 19 años. Muere en enero de 1479.

Es Pedro González de Mendoza, el Gran Cardenal, obispo de Calahorra en 1454, de Sigüenza en 1464, arzobispo de Sevilla en 1474, de Toledo en 1482, cardenal en 1473, primado de España en 1482, «el tercer rey de España durante el reinado de los Reyes Católicos», Nace en 1428 y muere en 1495.

Al Cardenal se le conocían tres hijos, que la reina Isabel conocía como "los lindos pecados del Cardenal". De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete, nacido en Guadalajara en el palacio de los Mendoza en 1462, y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, nacido en 1468 en el Real del Manzanares.

Es el sexto hijo, de los diez que tendría el matrimonio, de Iñigo López de Mendoza, I marqués de SANTILLANA, I conde del Real de Manzanares en 1445, señor de Hita y Buitrago, capitán general de las fronteras de Granada y en el reino de Jáen, 1398-1458. Casa en 1412, a los 14 años, con Catalina Suárez de Figueroa, señora de Tamajón, Serracines, del Fresno, Daganzo, Monasterio y Campillo, hija de Lorenzo Suárez de Figueroa, señor de Feria y Zafra, maestre de la orden de Santiago, y de su segunda mujer María de Orozco. Es su hermano y primogéntio Diego Hurtado de Mendoza, I duque del INFANTADO, que sigue, nace en 1415/1417. Su padre tenía 17 ó 19 años. Muere en enero de 1479.


Es Pedro González de Mendoza, el Gran Cardenal, obispo de Calahorra en 1454, de Sigüenza en 1464, arzobispo de Sevilla en 1474, de Toledo en 1482, cardenal en 1473, primado de España en 1482, «el tercer rey de España durante el reinado de los Reyes Católicos», Nace en 1428 y muere en 1495.

Al Cardenal se le conocían tres hijos, que la reina Isabel conocía como "los lindos pecados del Cardenal". De los amores que a partir de 1460 tuvo con Mencía de Lemos, acompañante de la reina Juana, nacieron dos hijos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete, nacido en Guadalajara en el palacio de los Mendoza en 1462, y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, nacido en 1468 en el Real del Manzanares.

En 1476, pidió la legitimación de sus dos hijos a la reina Isabel, que le fue concedida el 15 de junio de ese año; en 1478, Sixto IV, concedió al cardenal, autorización para testar a favor de sus hijos, y su sucesor Inocencio VIII en 1486 le concedió la verdadera legitimación. Años después, los Reyes Católicos concedieron la capacidad de instituir, los mayorazgos, que quisiera a favor de sus hijos. Aquí aparece, el tercer hijo del cardenal, Juan Mendoza, nacido años atrás en Valladolid, de Inés de Tovar, y al que no se le consignaría mayorazgo alguno.

En la ciudad de Guadalajara, el 11 de enero de 1495, tras casi un año prostrado por una grave enfermedad renal y recibiendo la visita de los Reyes Católicos en más de una ocasión, moría el Gran Cardenal. Dejó como heredero de todos sus bienes al hospital de la Santa Cruz de Toledo. Su féretro acompañado por los Reyes, en una solemne comitiva, que duró cuatro días, trasladó el cadáver, desde Guadalajara hasta Toledo, donde fue enterrado en el presbiterio de la catedral como él había elegido.

Las mujeres de Rodrigo y Luis son primas hermanas por la casa de Medinaceli y por la de Mendoza, las dos nietas del IV conde de Medinaceli y bisnietas del I marques de Santillana del que son nietos sus maridos. Es así que Rodrigo y Luis casan con hijas de dos primos hermanos. Luis e Íñigo suegros de Rodrigo y Diego, respectivamente, son nietos del marqués de Santillana al igual que lo son el propio Rodrigo y Luis.

Mendoza y Medinaceli unen politica matrimonial e intereses economicos y señoriales en las tierras altas de Guadalajara.

Buena parte de La Alcarria había pertenecido a la orden de Calatrava, que la defendieron de los reinos musulmanes. La orden de Calatrava poseyó Mondejar del S. XII al XIV y Pastrana que en el siglo XVI será vendida a los príncipes de Éboli. Los Orozco primero, y luego sus herederos los Mendoza, recibirían gran parte de Guadalajara como mercedes reales.

Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, 1468 en Manzanares-1523. I conde del Cid en tierras de Jadraque, I marqués del Cenete, Granada, en 1491, señor del castillo del Cid y del estado de Jadraque. Fue el hijo primogénito del Gran Cardenal Mendoza. Su nombre se debe a la idea del Cardenal de que los Mendoza emparentaban con El Cid Campeador. Así, cambia el nombre del castillo de Jadraque por el de El Cid para que Rodrigo fuera conde del Cid.

El mayorazgo del marqués incluía las baronías deAyora, Alazque, Alberique y Gavarda en el reino de Valencia y los señoríos de Jadraque, el Castillo del Cid y Alcocer en Guadalajara.

En 1469, se produce el cambio entre Alfonso Carrillo de Albornoz, Carrillo de Acuña, y

Pedro González de Mendoza, de las villas de Jadraque y Alcorlo por Maqueda. En 1489, Pedro González de Mendoza hace donación a su hijo Rodrigo de la villa de Jadraque
con el castillo del Cid.

Rodrigo casa primero con su prima y cuñada Leonor de la Cerda y Aragón, prima hermana de Ana de la Cerda que casa con su hermano Diego y ambas son nietas del IV duque de Medinaceli. Leonor muere de de sobreparto, hija de Luis de la Cerda, I duque de Medinaceli, y de de su segunda mujer, Ana de Navarra, hija natural de Carlos de Navarra, principe de Viana, sin sucesión.El I duque de Medinaceli casa primero con su prima hermana Catalina Laso de Mendoza, hija de Pedro Laso de Mendoza, hermano de la madre de su marido y ambos hijos del I marqués de Santillana. Este matimonio es disuelto por consanguinidad sin dispensa pontificia y sin dejar hijos. Casa Catalina después con Pedro de Castilla, descendiente de Pedro I de Castilla. De ellosen tierras de Cuenca los señores de Montalbo y los de Villares del Saz, estos luego marqueses de Campo Real, y los señores de Villamanrique del Tajo, vizcondes del Castillo de Tajo y condes de Villamanrique, luego marqueses de Valenzuela.

Es Carlos de Navarra hijo del primer matrimonio de Juan II de Aragón con Blanca de Navarra y heredero del trono de Aragón y Navarra al que no accedería, y si hacerlo su hermanastro Fernando, luego el Católico.

El 23 de septiembre de 1461 , el príncipe de Viana muere a los 40 años, en el palacio real de Barcelona, con la sospecha de haber sido envenenado por su madrastra Juana Enríquez, madre del segundón Fernando. Es Juana Enríquez nieta de Juana de Mendoza y Ayala, tía del I marqués de Santillana.

Casa después Rodrigo con María de Fonseca y Toledo, hija primera de Alonso de Fonseca y Toledo, III señor de Coca y Alaejos, y de María de Toledo, hija de Fernando Álvarez de Toledo, I conde de Oropesa, y de su prima y primera mujer Mayor Carrillo de los I condes de Alba de Tormes, con sucesión en los marqueses de Cenete. Su segunda hija, Maria, señora de y III marquesa de Cenete casa con su primo Diego Hurtado de Mendoza, conde de Saldaña, hijo del IV duque del Infantado y heredero del ducado que premuere a su padre. Son Maria y Diego padres del V Infantado que es padre de Ana la VI duquesa del Infatado que casa con su tio paterno Rodrigo. Son Ana y Rodrigo abuelos del VII duque, sin hijos, y de su hermana la VIII titular de Infantado. Con sucesión en Infantado.

Vemos como el Cardenal une su desendencia a la de su hermano el I duque del Infantado.

Diego Hurtado de Mendoza, I conde de Melito y de Aliano en 1489. Muere en 1536. Nacería como su hermano en Manzanares. Casa con su prima Ana de la Cerda, su prima hermana Leonor casa Rodrigo, hermano de Diego. Es Ana nieta de Leonor de la Vega y Mendoza, señora de Cogolludo en Guadalajara- fue Cogolludo de la orden de Calatrava, luego de los Orozco, de los Mendoza, pasando a los de la Cerda, Medinaceli-, hermana del Gran Cardenal. Es Ana señora de Miedes y Mandayona, muere en Toledo en 1553, hija de Iñigo López de la Cerda y Mendoza, hijo de los IV condes de Medinaceli, hermano del I Duque, señor de Miedes de Atienza y de Mandayona por su matrimonio con Brianda de Castro, señora de Mandayona con la que casa en 1481, hija de García de Castro, señor de Castroverde, y de Mencía de Guzmán, con sucesión, los principes de Melito y duques de Francavilla, y los condes de Galve. Es Diego nieto del I marqués de Santillana y Ana bisnieta del Marqués.

En el siglo XIV es señor de Mandayona Iñigo López de Orozco, a quien hereda, en 1375, su hija María López. Juana de Orozco, hermana de Maria, por su boda con Gonzalo Hurtado de Mendoza, señor de Mendoza, es la bisbuela del I marqués de Santillana.

En 1434, Juan II , separa de la tierra de Atienza a Jadraque, y a Mandayona y Miedes. Da Mandayona y Miedes en dote a María de Castilla, que casaba con Gómez Carrillo, que había recibido Jadraque. El hijo de éste, Alfonso Carrillo de Acuña, vendió Mandayona y Miedes en 1478 a Brianda de Castro, por un millón y medio de maravedíes. Brianda había casado con Pedro González de Mendoza, señor de Almazán y Monteagudo, de la otra rama mendocina que asentó en tierras de Soria, y en segundas nupcias con Iñigo de la Cerda y Mendoza, señor de Miedes.

Era este hermano del primer duque de Medinaceli, señor de Cogolludo por su madre, y ambos nietos del I marqués de Santillana.


Mandayona incluía en su señorío los lugares de Villaseca, Aragosa, Mirabueno y Algora.


La hija de Íñigo y Brianda, Ana de la Cerda, casó con su primo Diego de Mendoza, conde de Mélito, segundo hijo del cardenal de Mendoza. De estos señores, pasó el señorío a su nieta, doña Ana de Mendoza y de la Cerda, Princesa de Melito, duquesa de Pastrana, y por su matrimonio princesa de Eboli. Luego sus descendientes duques del infantado.


Son el Cardenal, Diego y sus descendientes señores en Cuenca de La Puebla de Almenara.


El señorio de Miedes incluia los los lugares de Ujados, Hijes, Somolinos, Torrubia, Albendiego, Campisábalos y ambos Condemios.

Gómez Carrillo es hijo de Lope Vázquez de Acuña, I señor de Buendía y Azañón, y de Teresa Carrillo de Albornoz, quien recibe de su padre el señorío de Paredes y de su madre Portilla, Valtablado de Beteta, Valdejudíos, Navahermosa, en tierras de Huete, y del lugar de Ciruelas en tierra de Hita. Es Gómez Carrillo, señor de Jadraque, camarero mayor del Rey. Casó el 8 de agosto de 1434 con María de Castilla, señora de Mandayona y Miedes; hija del infante Diego de Castilla y de Isabel de Salazar; nieta del Rey Pedro I Castilla y de Isabel de Sandoval. Padres de Leonor Carrillo de Albornoz que casó con su pariente Álvaro de Mendoza, hijo del II duque del Infantado, y de Alfonso Carrillo de Albornoz, señor de Jadraque, que intercambia por Maqueda, Toledo, al Cardenal en 1469.

Tiene el Gran Cardenal un hijo natural con Inés de Tovar llamado Juan Hurtado de Mendoza, destinado para el estado eclesiástico, se decidió para las armas. Casa primero con una sobrina de la primera mujer de su hermanastro Rodrigo, Anne de Beaumont, hija de Luis de Beaumont, II conde de Lerín, II condestable de Navarra, I canciller mayor del Reino de Navarra, I marqués de Huéscar, III señor de las baronías y castillos de Dicastillo, San Martín, Curton, Guissens, muere decapitado en Aranda de Duero en 1508, y de Leonor de Aragón, hija natural de Juan II de Aragón y Navarra, hermanastra del principe de Viana y de Fernando, su descendencia pasa a Francia. Casa después con Inés de Orozco, hija de Juan Perez de Orozco, sin sucesión. Por tercera vez con su prima segunda Mencia de la Vega y Sandoval, señora en Palencia de Castrillo de Villavega, Guardo y Torredehumos, -casada primero con su también primo segundo Pedro González de Mendoza, hijo del I duque del Infantado y primo hermano de su segundo marido-, hija de Diego de Sandoval y Rojas, señor de Cea, hijo del I señor de Lerma, conde de Castrogeriz, y de Leonor de la Vega, señora de las villas de Torredehumos, Castrillo y Guardo, hija de Gonzalo Ruiz de la Vega, señor de Castrillo, de Villavega, Tordehumos y Guardo, hermano del I marqués de Santillana, y de su primera mujer Mencía Téllez de Toledo, sin sucesión.

Mencia de la Vega y Sandoval casa en cuatro ocasiones sin hijos de ninguno de estos cuatro matrimonios. Deja sus señorios a su primo el III duque del Infantado. Mencía Sandoval de la Vega otorgó testamento el 21-VIII-1514 y en el dejó como mayorazgo a su sobrino, el tercer Duque del Infantado, las villas de Castrillo de Villavega, Guardo, Tordehumos, Castrejón y cuatro casas en Carrión.

El Condado de Saldaña, es un título nobiliario español, creado por los Reyes Católicos. El 22 de julio de 1479, los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, conceden el ducado del Infantado a Diego Hurtado de Mendoza, junto con el señorío de Saldaña, con rango de condado, concedido también el mismo dia, para que éste lo ostententaran los herederos del ducado. El condado de Saldaña, junto con el marquesado de Santillana y el condado del Real de Manzanares, ha sido llevado por todos los herederos del ducado del Infantado.


Es hermano del I duque del Infantado Pedro Laso de Mendoza, señor del Valle de Lozoya, y de Mondéjar por su mujer Inés Carrillo, señora de Mondéjar, señora de Mondéjar, hija de Juan Carrillo, señor de Mondéjar, y de María de Sandoval. Padres de Marina Laso de Mendoza que casa con su primo-hermano Iñigo López de Mendoza y Quiñones, II conde de Tendilla, I marqués de Mondéjar- casa este después con Francisca Pacheco de los I duques de Escalona-, señor de Almoguera, capitán-general del reino de Granada, capitán-general de la Alhambra y fortalezas de Granada, hijo de Iñigo López de Mendoza, I conde de Tendilla, y de Elvira de Quiñones, hija de Diego Fernández, III señor de Luna, y de María de Toledo, hija de los II señores de Valdecorneja, sin sucesión.

y de Catalina Laso de Mendoza, señora de Valhermoso y de Mondéjar que casa primero (desuelto por razón de consangunidad y matrimonio sin dispensa pontificio) con Luis de la Cerda, V conde y I duque de Medinaceli, I conde del Gran Puerto de Santa María, señor del estado de Huelva, de las villas de Cogolludo y su tierra, de las de Deza y Cigüela, -casa después con Ana de Navarra de los principes de Viana-, hijo de Gastón de la Cerda, IV conde de Medinaceli, señor del Gran Puerto de Santa María, de la villa de Cogolludo, Loranca, los Arcos, Enciso, Barca, Somaén, Bembibre, Peña de Valderia y Castrocalbon, y de Leonor de la Vega y Mendoza, señor de la villa de Cogolludo y su tierra, hija segunda de Íñigo López de Mendoza, I marqués de Santillana, y de Catalina de Figueroa, hija de los señores de Feria y Zafra, sin sucesión. Casa después Catalina con Pedro de Castilla, corregidor de Toledo, hijo natural de Pedro de Castilla, arcediano de Alarcón , obispo de Osma y de Palencia, gran servidor de su sobrino el rey Juan II, se halló en la batalla de Olmedo 1455, nieto del rey Pedro I el Cruel, en María Fernández Bernal, de Salamanca, con sucesión ya nombrada antes.