jueves, 3 de junio de 2010

Iglesia de Santa Lucía. Olmedilla del Campo. Cuenca.






En el lado norte de la iglesia podemos ver la fuente y el pilón de agua para abrevadero de los animales.

Fachada suroeste. Abierta al paisaje de los Campos de Olmedilla. Por su situación en alto desde aqui se contaba de una amplia vista de oteo y un aprovechamiento del sol en los dias de invierno.



Hornacina con la imágen en piedra de Santa Lucia.




Se empezaron a levantar los cimientos de la Iglesia el 20 de Agosto de 1744, siendo cura don Luis Lezcano Caballero, mayordomo Julián Saiz, maestro de la obra Manuel Pérez Collado. En una incripción de una piedra de un arco de la puerta tapiada en la fachada este se puede leer la fecha de 1731. Por lo temprano de esta fecha puede tratarse de una piedra aprovechada de otra construcción.

Parece que trabaja en ella José Martín de Aldehuela. Nacido en Aldehuela, Teruel. Trabaja en Huete en el monasterio de Nuestra Señora de la Merced. Manzanera, Teruel, 1729 – Málaga, 1802. Puede que interviniera de alguna manera en la portada, pues por la fecha de nacimiento del Arquitecto no puede ser que con apenas quince años y por la la fecha de inicio de su construccción le debamos su fábrica.

Estos datos y fechas pueden valer para justificar lo dicho. Fue maestro de obras del obispado de Cuenca, ciudad en la que se sabe de su presencia desde 1750 y donde permanece hasta 1779.

La traza y la portada de la iglesia de Olmedilla nos recuerda la de otras de los cercanos pueblos del muncipio de Campos del Paraíso como es la de la cercana iglesia de San Pedro Advincula de Loranca del Campo.

Trabaja aldehuela en San Felipe, San Antón, San Pedro, la iglesia del hospital de Santiago, las portadas de San Pablo y de las Angustias, y en la Catedral. Aldehuela ganó méritos ante las autoridades conquenses gracias a su labor en la iglesia de San Felipe Neri, fundada el 14 de septiembre de 1738 por Álvaro Carvajal y Lancaster, arcediano de Moya y canónigo de Cuenca, y por su hermano don Isidro, canónigo de Cuenca. Recibió en 1779 el encargo de terminar la catedral malagueña.

Aldehuela falleció, de muerte natural, en Málaga, aunque existe una leyenda que cuenta que el arquitecto murió al arrojarse al Tajo de Ronda desde su obra más emblemática, el Puente Nuevo, para evitar así, construir un puente que lo superara en belleza. Fue enterrado en la antigua Iglesia de San Pedro Alcántara, hoy en la plaza homónima, donde existe una placa que recuerda el lugar de su sepultura.


Iglesia barroca de inicios del siglo XVIII. Su planta es de cruz latina. La ermita de Olmedilla es del siglo XVII. Bajo la advocación del Santo Patron, San Roque.



En Cuenca, la portada de la iglesia de San Juan Bautista de Villaconejos de Trabaque, Cuenca, está atribuida a José Martín de Aldehueala,

Si accedemos a la catedral de Cuenca por una de las puertas de la fachada principal e iniciamos nuestro recorrido por el lado derecho podemos entrar en la capilla del Pilar. Esta capilla fue fundada en el año 1769 por el canónigo Diego Lujando y el cabildo. Posee un altar de madera policromada que imita el mármol y el jaspe, obra de José Martín de Aldehuela. La reja es del siglo XVII. Sobre las paredes hay seis relieves de estuvo que representan a San Julián y la Virgen, Aparición de la Virgen a Santiago, Virgen con el niño, Milagro de Calanda e imposición de la casulla a San Ildefonso. En la bóveda de la linterna se encuentra pintado al fresco la Coronación de la Virgen. En su interior se conserva el enterramiento del obispo Wenceslao de Sangüesa. Fue una capilla concebida con la intención de crear un pequeño templo en miniatura.

Alfonso VIII aprovechó para trasladar a la ciudad el obispado de Valeria y Arcas: “Eñ Señor Rey D. Alfonso, fizo y ordenó que la mezquita que los moros avían, mandó a los obispos que la consagraran… e puso por la suya mano la Virgen María que a par de si traíba, e pasó e trasladó los obispados de Valeria y Arcas e puso la silla en la su ciudad de Cuenca”.

Antequera y Ronda deben a Aldehuela algunas de sus obras más importantes.