viernes, 12 de noviembre de 2010

Villasayas. Soria. Señorío de los Mendoza de Almazán.

Don Diego Hurtado de Mendoza, señor de Villasayas, con doña Elvira Gotor, II señora de Hinojosa de la Sierra, en lo que son segundas nupcias para ambos. Entramos de esta manera en una nueva etapa de la historia del señorío de Hinojosa. Don Diego Hurtado de Mendoza, por matrimonio II señor de Hinojosa, es hijo del IV señor de Almazán don Pedro de Mendoza “el Fuerte”[1] y hermano del que será V señor de Almazán, IV de Monteagudo de las Vicarias y desde 1476 su primer conde. Éste es don Pedro González de Mendoza, último capitán general de la Frontera, guarda mayor de los Alcázares Reales, casado con Isabel de Zúñiga Avellaneda, hija de los X señores de Avellaneda y primeros titulares del condado de Miranda del Castañar[2]. Don Diego Hurtado de Mendoza recibe el señorío de la localidad de Villasayas, próxima a las de Almazán y Monteagudo y a escasos kilómetros de Baraona, todas en tierras del sureste de la provincia de Soria. En Villasayas, perteneciente a la comarca de Arcos de Jalón, no debe dejar de admirarse la iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación[3] de traza románica[4] y admirable galería porticada con añadidos góticos y barrocos entre los siglos XVI y XVIII. Es destacable por su originalidad la portada renacentista levantada en 1537 que a modo de arco de triunfo da acceso al recinto donde se encuentra el templo. Destacar sobre el arco de acceso a la galería la escena de la Anunciación compuesta por un ángel arrodillado ante la Virgen sedente y ésta acompañada de San José.

Don Diego casa, como acabamos de decir, con la II señora de Hinojosa de la Sierra, a los que heredan los hijos habidos en sus primeras nupcias casados entre si siendo ellos los III señores de Hinojosa. Aparte de su relación como hijos de los anteriores matrimonios de su padrastro y de su madrastra, otra circunstancia que nos ayuda a explica el matrimonio del señor de Villasayas con la señora de Hinojosa la encontramos en la identidad de la madre del señor de Villasayas. Ésta es doña Maria de Luna, hija de Juan Martínez de Luna barón de Illueca y Gotor[5] y así del mismo linaje al que pertenecía su esposa doña Elvira y la tía de ésta doña María Contreras.



[1] Casado con doña Maria de Luna y Bobadilla hija de los II señores de la villa segoviana de Fuentidueña, hijos de don Juan de Luna, hijo de don Álvaro de Luna, y así emparentada con doña María de Contreras, tía política de don Diego Hurtado de Mendoza.

[2] Isabel es hija de Diego López de Zúñiga y Guzmán, I conde de Miranda del Castañar; Salamanca, -9 de febrero de 1457-, I señor también en Salamanca de la Puebla y Candelada, condestable de Castilla, alcalde mayor de Murcia; muere en 1479 que casa en 1447 en primeras nupcias con Aldonza de Avellaneda, X señora de la casa de Avellaneda, y de las casas de Aza en Burgos y Fuente-Almejír en Soria, señora de la villa de Miranda, hija única y póstuma de Juan de Avellaneda, IX señor de la casa de Avellaneda en La Rioja, alférez mayor del rey Juan II de Castilla, y de Constanza Isabel de Arellano, hija de Carlos de Arellano, señor de los Cameros igualmente en La Rioja , y de Constanza Sarmiento de Villalobos. El matrimonio de los padres de Isabel es repudiado 1470 por consanguinidad. Su padre casa ese mismo año con María de Sandoval, cuya madre es igualmente del linaje Avellaneda. Condado de Miranda del Castañar. Grandes de España.

[3] Es Monumento Nacional desde el 7 de abril de 1993.

[4] Juan Antonio Gaya Nuño, El Románico en la provincia de Soria, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Diego Velázquez, Madrid 1946, pp. 199-200. Igualmente en Juan José Ruiz Ezquerro, Silos y el románico rural soriano: Villasayas, Barca y Torreandaluz, en El románico en Silos. IX centenario de la consagración de la iglesia y claustro. 1088-1988.Col. Stvdia Silensia Series Maior I. Abadía de Silos, 1990, pp. 565-568.

[5] En 1250, IlIueca pasa a ser junto con Gotor una baronía territorial exenta, concedida por Jaime I al hijo de tres años de edad del último rey moro de Mallorca; Said-Ben-Alha-Ken, que tras su cristianización fue llamado Jaime o Jacobo de Gotor; por haberle dado el citado rey el señorío de Gotor. Casa con Eva Roldan de Alagón, hija de Martín Roldan y de Maria López de Luna. Murió joven, sucediéndole su hijo Blasco Gotor y Roldan. Éste casa con su prima Sancha González de Alagón. Recibió de Jaime I el señorío de Illueca en 1263. En 1273 acompañó como su alférez mayor al mismo rey don Jaime a la guerra contra el Rey moro de Granada y estuvo de fronterizo en Murcia. Su hijo es Miguel Pérez de Gotor y Alagón, que fue, en 1285, confirmado en la baronías de sus padres, por merced del rey de Aragón Alonso III. Miguel Pérez de Gotor y Alagón se halló en las Cortes de Zaragoza del mismo año y en las de 1301. En 1325 estaba con Jaime II en Barcelona y era de su Consejo. Tuvo por esposa a María Pérez Zapata que aporta Valtorres, La Viñuela y la morería de Terrer. Fueron sus hijos: Ximen y María Pérez de Gotor. Ximen sucedió en las Baronías de Gotor y de Illueca y falleció en 1343 sin sucesión, por lo que vino a heredarle su herma María que en 1343 casa con Juan Martínez de Luna, segundón de la ilustre familia aragonesa de la Casa de Almonacid, cuyos miembros ocuparon importantes cargos y participaron en numerosas batallas en la reconquista de Aragón. Tras la victoria en la de Luna; municipio de Huesca en las cercanía de Ejea de los Caballeros, recibe como recompensa del rey Sancho Ramírez dicha Villa en señorío. Se fusionaron de esta manera los Martínez de Luna con los de Gotor e Illueca. El hijo segundo de este matrimonio es Pedro, el conocido como Papa Luna; Benedicto XIII. Los señores de Illueca fueron personajes influyentes en la política del reino, no cesaron de incrementarse su patrimonio en la comarca, fueron reconocidos, como una de las ocho grandes casas nobiliarias de Aragón en 1528 y desde 1550 serán condes de Morata. El apellido de la saga en línea directa rigió la baronía hasta 1665. En la segunda mitad del siglo XVII, Ana, última señora de la descendencia de los Martínez de Luna, Illueca y Gotor casa con Antonio Manrique de Luna, duque de Galisteo y marqués de Malpica. Su heredera llamada Ana Polonia Manrique de Luna vende en 1665 bienes y títulos entre los que incluye el Señorío de Gotor e Illueca a Francisco Sanz de Cortés, I marqués de Villaverde. En el siglo XIX la herencia de los Sanz de Cortés pasa a los Muñoz de Pamplona, condes de Argillo y posteriormente a los Bordiu.