miércoles, 28 de diciembre de 2011

Lope de Barrientos. Obispo de Cuenca.

Es PEDRO DE BARRIENTOS al parecer "sobrino" del obispo don Lope de Barrientos, señor de Valdecabras, Serranillos- La Pesquera- y Fuentelfas-Fuente el Saz

Aparece Pedro junto a su hermano Diego, en el testamento de Don Lope:
“Iten mandamos a Pedro de Barrientos, nuestro sobrino, veynte marcos de plata, e que ge los den en plateles, e tagas, e jarros. Iten mandamos a Diego de Barrientos nuestro sobrino , fijo de lohán Sánchez de Medina quinze mili maravedís”


Pedro de Barrientos casó en 1430 con María de Mendoza, hija del II señor de Cañete. Tuvo una hija llamada Inés de Barrientos. Con don Lope y Juan Hurtado de Mendoza, su suegro, se enfrenta a Juan Pacheco, señor de Belmonte y marqués de Villena.

Es el II señor de Cañete igualmente señor de la Olmeda de La Cuesta, de Uña, Valdemeca, Tragacete, Poyatos, La Cañada, Hoyo de Cuenca, las Casas del cardenal Albornoz y los heredamientos de Valera, guarda mayor de Cuenca, montero mayor del rey y de su Consejo

Primer marqués de Cañete por merced de los Reyes Católicos, le llegó el título dos días después de su muerte. Al haber muerto su hijo antes que el recibio el título su nieto.

Ricohombre, Montero Mayor del Rey Enrique IV y su Guarda Mayor de guerra, defendio los cuatro Obispados de Cuenca, Cordoba y Jaen y murio habiendoselos dado al rey Juan II en tenencia, cuando entro a talar la vega de Granada, para que no hiciesen los enemigos algun acometimiento en estas ciudades, como cabezas de frontera. Alcanzo el tiempo de los Reyes catolicos, que le hicieron merced del titulo de Marques de Cañete, año de 1490 y habiendo agradecido este favor les replico le diesen por escusado de recibirle, pues en su edad y calidad no era permitido mudar de titulo y asi lo hizo, mientras vivio. Se cuenta por primer Marques, su nieto, Diego Hurtado de Mendoza.

Pedro Barrientos, señor de Valdecabras, compró la mitad del término de la villa de Valdecabras a los religiosos del monasterio de Santa María de la Isla de Toledo, el 23 de mayo de 1469 por 300.000 maravedíes. La otra mitad pertenecía a Sancho Xarava, señor de Campillo de Altobuey y alcaide de la fortaleza de Enguídanos a cuya muerte esta mitad recayó en el convento de Uclés que, con Real licencia la vendió al citado Barrientos el 27 de abril de 1481 en 320.000 maravedíes.


Inés de Barrientos, hija de Pedro de Barrientos casará con Juan-se puede encontrar Luis- Hurtado de Mendoza, su tío por parte de madre, señor de la Frontera y Beamud, y posteriormente con Luis Carrillo de Albornoz , señor de Torralba, Beteta y Casa de Rivagorda. De su primer matrimojio son los señores La Frontera, Beamud, y Valdecabras. Así como los señores de Buenache y los de Campotejar, luego marqueses de Campotejar.
De su segunda boda los señores de Torralba y Beteta, los señores de Albornoz.

Inés de Barrientos es señora de Valdecabras y Serranillos por heredad de su padre y funda el mayorazgo de Valdecabras para su hija María -Ana-de Mendoza. Casa María- Ana-con el señor de Buenache.

Hay quien afirma que en realidad Pedro de Barrientos era hijo natural del obispo don Lope; otros, su sobrino, hijo de su hermano Alfonso de Barrientos. Según el libro de “Lope Barrientos: un intelectual en la corte de Juan II”, de Ángel Martínez Casado, Pedro de Barrientos se llamaba Pedro del Águila (criado de don Lope), señor de Serranos, y en 1474 ya llevaba el apellido de don Lope, cuando fue reconocido señor de Valdecabras.

Pedro de Barrientos pasó a desempeñar un papel importante en la sociedad conquense. Señor de Valdecabras y las Majadas, vecino de Cuenca, del consejo real, alcalde mayor de las sacas del obispado de Cuenca, y desde el 16 de diciembre de 1476 regidor vitalicio, por renuncia del cargo y sus derechos que hizo en su favor su tío politico Lope Vázquez,  I duque de Huete, y aprobó la reina Isabel “la Católica”.


 María de Mendoza, señora de Naharros, hermana del II señor de Cañete. Casa con Lope Vázquez de Acuña, I duque de Huete, conde de Viana, señor de las villas de Azañón, Anguix, y mitad de Valtablado, de Viana, Castillejo, y Castil de Acuña, del Consejo de los Reyes Católicos, hijo de Lope Vázquez de Acuña, I señor de Buendía y Azañón, Ricohombre de Castilla, del Consejo de Juan II, muerto antes del 7 de septiembre de 1447; y de Teresa Carrillo de Albornoz, señora de la villa de Paredes junto a Huete, de las villas de Portilla, Valtablado, Valdejudios y lugar de Ciruelas, hija de Alvar García de Albornoz, el Viejo, Rico-hombre de Castilla, V señor de las villas de Albornoz, y de Teresa Rodríguez.


El 30 de octubre de 1510, el rey Felipe I ordena la entrega del castillo de Enguídanos a Juan Álvarez de Toledo, regidor de Cuenca y señor de Cervera.