viernes, 20 de enero de 2012

Los Reales Alcázares. Sevilla.



PUERTA DEL LEÓN





El Real Alcázar de Sevilla, es un conjunto de edificios palaciegos rodeados por una muralla, situados en la ciudad de Sevilla. Su construcción se inició en la Alta Edad Media. 


Tras la toma de la ciudad por el rey Fernando III en 1248, se convirtió en alojamiento real, su hijo Alfonso X el Sabio llevó a cabo las primeras reformas tras la conquista, ordenando en 1254 la construcción de tres grandes salones en estilo gótico. 




Desde su construcción inicial árabe, el conjunto incluía varios recintos, como la Casa de los Príncipes, viviendas que en el siglo IX iban desde la Plaza del Triunfo hasta el Barrio de Santa Cruz.

El primitivo palacio islámico es de la misma época que la Alhambra de Granada, se amplió con la vivienda de los emires en el siglo XI, también en el siglo XII se siguió fortificando y añadiéndole estancias como el Alcázar o Palacio de las Bendiciones, un siglo después los almohades sumaron más patios y palacios. Actualmente solo se conserva del Palacio Islamico el Patio del Yeso.




En 1364, Pedro I de Castilla decidió construir el denominado Palacio Mudéjar.


Arcos que comunican el patio del León con el patio de la montería.


PATIO DE LA MONTERÍA DELANTE DEL PALACIO MUDEJAR DE PEDRO I
.


Los Jardines suponen una parte fundamental del Alcázar. 




Patio de Las Doncellas con las fuentes, alberca y jardines originales recuperados tras la última restauración




En su realización se han empleado a lo largo de la historia diferentes estilos, desde el islámico de sus primeros moradores, al mudéjar y gótico del periodo posterior a la conquista de la ciudad por las tropas castellanas. En sucesivas reformas se han añadido elementos renacentistas y barrocos. 


En el siglo X se construye el primer palacio en época de Abd al-Rahman III, conocido con el nombre de Dar-al-Imara o Casa del Gobernador, su planta es rectangular y ocupa 120 por 18 metros de superficie. En el siglo XI, Al-Mutamid amplía hacia poniente. Los almohades en el siglo XII construyen el Patio del Yeso. Alfonso X el Sabio manda edificar su palacio en estilo gótico, entre las principales estancias el Salón de los Tapices con hermosos tapices de Bruselas y los Salones de Carlos V. Bajo este palacio están los Baños de Doña María Padilla. 

Ya en el siglo XIV, Pedro I el Cruel manda edificar el palacio mudéjar, él fue quien reconstruyó partes del Alcázar de los taifas transformándolo en un palacio unitario. Esquema utilizado de Casa-Patio, tenía una planta baja y sólo dos estancias en la parte superior, elimina los elementos defensivos propios de un castillo. 

Destacar el Patio de las Muñecas, el Patio de las Doncellas y en la confluencia de ambos el Patio de los Embajadores, éste último con una magnífica cúpula semiesférica con espejos y arabescos dorados, bellísima decoración a base de elementos vegetales y cerámicos. Con el descubrimiento de América en el siglo XV, Sevilla se convierte en uno de los puertos más importantes de Europa. Se edifica entonces el Cuarto del Almirante en estilo renacentista, destinado como Casa de Contratación, organismo creado por los Reyes católicos. Los bienes llegados aumentan con ello la ejecución en el Palacio Alto. 

Con el descubrimiento de América en 1492 se marca el inicio de la Edad Moderna. Sevilla se convierte en el primer puerto de salida europeo hacia América. En los Reales Alcázares se crea la Casa de Contratación, en 1503, para administrar y controlar todo el tráfico entre Castila y América, regulando asi las relaciones judiciales y científicas con América. Esto convirtió a la ciudad en un centro multicultural que ayudó al florecimiento de las artes, en especial la arquitectura, la pintura, la escultura y la literatura. 

Del siglo XVI son los Apartamentos Reales, con salas redecoradas en el siglo XVIII y el Salón del Emperador, con azulejos del siglo XV y tapices flamencos. Vermondo Resta construye el Zaguán y Apeadero y se ordena el Patio de la Montería, centrando su actividad en la remodelación de los jardines. 

La época de mayor esplendor del Alcázar coincide con el siglo XVIII. Es la etapa borbónica, construyéndose la Armería Real y el Salón de Tapices del holandés Van der Borchst de traza clasicista. Carlos V celebró aquí su boda con Isabel de Portugal. 




Patio de las Doncelllas.

Es un patio de forma rectangular que presenta en la planta baja una serie de arcos lobulados sobre dobles columnas de mármol y en la planta superior, una arcada de medio punto sobre columnillas jónicas de mármol con balaustrada, que fue añadida hacia 1540, bajo el reinado del rey Carlos V.
En 1572, en época del rey Felipe II, se cambió la fisonomía del patio, procediéndose a enlosar el mismo, colocándose una fuente en el centro. En los primeros años del siglo XXI, el patio ha recuperado la primitiva estructura que tenía en los tiempos del rey Pedro I, esta configuración ha supuesto la desaparición de las losas del patio y su sustitución por una alberca que corre a lo largo del mismo, rodeada por arriates rehundidos.
En tres de los lados del patio se abren las habitaciones que componen la planta baja del palacio, el cuarto de los lados está adosado al palacio de Alfonso X por lo que sólo presenta las galerías que cierran el patio.