viernes, 11 de octubre de 2013

La Île de la Cite. La Ciudad de Lutecia. París


En Ile de la Cité se establecieron los parisii, la tribu celta que diera
origen a la capital francesa.




Con sus 26 hectáreas, la isla de la Cité contaba antes de la Revolución con veinte iglesias, cuatro capillas, el palacio del arzobispo de París, cuatro plazas públicas, dos hospitales, una biblioteca, alrededor de 46 calles y cerca de 15.000 habitantes. Luego de importantes trabajos de urbanización, que consistieron sobre todo en la apertura de calles más amplias que permitieran la entrada de luz solar y el arrasamiento de barrios insalubres, hay en la isla alrededor de 5600 habitantes, una iglesia -Notre Dame-, una capilla -la Sainte Chapelle-, un hospital - el Hotel de Dieu-, la Conciergerie y el palacio de Justicia, la Prefectura de Policía, cuatro plazas -Vert-Galant, Dauphine, Ile de France y la plaza Louis-Lépine, donde se encuentra el mercado de flores- y trece calles.






















La Conciergerie






De los 37 puentes de París, ocho comunican Ile de la Cité con la ciudad: el más antiguo puente de París, el Pont Neuf, atraviesa la isla en su extremo oeste uniendo ambas orillas del Sena, en el brazo norte y hacia el este siguen el Pont au change, el Pont Notre-Dame y el Pont d'Arcole; en el brazo sur, el Pont Saint-Michel, el Petit Pont, el Pont au Double y el Pont de l'Archeveche permiten alcanzar la rivera izquierda.




Puente Au Change. Vista del conjunto de los edificios que rodean el Ayuntamiento desde la Cité





Puente Nuevo y vista de la Cite






 

 

Detrás de la Catedral de Notre Dame se inauguró en 1962 el Memorial a los Mártires de la Deportación, un monumento erigido por la república francesa a las víctimas judías que fueron enviadas desde territorio galo a los campos de concentración durante la II Guerra Mundial. En el centro de las galerías del monumento, se guarda tierra y cenizas traídas de los campos a los que fueron enviados más de 77.000 judíos, muchos de ellos franceses.








 Puente Nuevo







 

El puente de Saint-Louis, una pasarela peatonal, une Ile de la Cité con la isla Saint-Louis, al oeste detrás de la Catedral. 

La isla Saint-Louis se formó con la unión de dos islotes y fue urbanizada recién en el siglo XVII. Es sobre todo un lugar apacible y de residencias costosas donde se mantiene todavía un cierto aire provinciano. Un paseo por las tranquilas calles de esta isla permite alejarse en plena ciudad del ruido del tránsito y de las multitudes de turistas que invaden la Cité.

El Pont de Sully atravieza el Sena pasando por el extremo oriental de la isla Saint-Louis, permitiendo alcanzar la Plaza de la Bastilla hacia el noreste y el Instituto del Mundo Arabe hacia el sur. El Pont de la Tournelle une la isla a la rivera izquierda (sur), mientras que el Pont Marie y el Pont Louis-Philippe comunican con la rivera derecha


..................y los Parisii fundaron Lutecia





















Saint Chapelle

Levantada  por el rey Luis IX -San Luis luego de su canonización- como un relicario gigante, guardaba la corona de espinas de Cristo y un trozo de la Santa Cruz.








Vista del Puente de  La Tournelle  con la estatua de Santa Genoveva desde el Puente de Sully

Comunica la Ile de San Luis con el Barrio Latino




La Torre de Sant Jacques y el teatro de Cahetelet con la columna de la Plaza de Chatelet desde la Île de la Cite.





Reloj de la Villa en la fachada lateral de La Conciergerie



Estatua de Enrique IV en el Puente Nuevo

Rey de Francia, primero de la dinastía de Borbón (Pau, 1553 - París, 1610). Hijo de Antonio de Borbón y de la reina de Navarra, Juana de Albret, fue educado en la religión calvinista. 

A menudo es considerado por los franceses como el mejor monarca que ha gobernado su país, siempre intentando mejorar las condiciones de vida de sus súbditos. 

Enrique IV fue coronado rey de Francia en la Catedral de Chartres el 27 de febrero de 1594 y entró en París ese mismo año. 

La tan esperada tolerancia religiosa hacia los hugonotes es decretada por el Edicto de Nantes (1598) y fue acompañada del reconocimiento del catolicismo como religión del Estado y de una política de reconciliación basada en la renuncia a toda revancha o depuración; con ello puso fin a los conflictos religiosos que asolaban el país desde mediados del siglo XVI y consolidó la corona.
El 17 de diciembre de 1600 se casó, en segundas nupcias, con la princesa italiana María de Médici, que le daría seis hijos.
A partir de 1598, y para consolidar la corona, restauró la autoridad real. No admitió primer ministro, dejó de convocar los Estados Generales, redujo la influencia de los parlamentos y controló el acceso a los puestos de la administración y la corte. Adoptó políticas y emprendió proyectos de todo tipo para mejorar la vida de sus súbditos, lo que le convertiría en uno de los gobernantes más populares del país.

El 14 de mayo de 1610 el fanático católico François Ravaillac acaba con su vida.

Fue sucedido por su hijo, Luis XIII de Francia, el cual durante su minoría de edad, hasta 1617, estuvo bajo la regencia de su madre, la reina María de Médici.