viernes, 18 de octubre de 2013

Plaza Mayor, La Grote Markt. Brujas

La Plaza Mayor o Grote Markt fue el centro neurálgico de Brujas, la plaza del mercado. 






Esta plaza ha sido durante siglos la más importante de la ciudad. En ella se asentaban las bases de la vida económica, política y social de la ciudad. Los caballeros defendían allí sus títulos de nobleza, se discutía sobre la industrial textil flamenca y el pueblo luchaba por su libertad. Ahí funcionó la horca y la guillotina.













En la plaza destaca también el palacio del Gobierno, enorme edificio neogótico del siglo XIX.
















El edificio del siglo XIII sobre el que se alza el célebre campanario octogonal de Brujas (Belfort o torre comunal) es el antiguo mercado público (les halles). 

Un magnífico carillón de 47 campanas, además de marcar las horas también ofrece conciertos en verano. Hay que subir 366 escaleras del campanario para disfrutar de una magnífica
vista. 

La plaza refleja ecos de una antigua comunidad de corporaciones y gremios, no en vano la estatua que adorna su centro representa a dos pequeños comerciantes que dirigieron un alzamiento de los artesanos y profesionales adscritos a los gremios contra los mercaderes más ricos que dominaban las corporaciones.

Aquí se halla también el Cranenburg, donde fueron encarcelados el archiduque Maximiliano de Austria y su consejero Pieter Lanchals. Este último fue decapitado, no así el archiduque, quien tras ser liberado a cambio de satisfacer las reivindicaciones de los ciudadanos, impuso a la ciudad la presencia perpetua de cisnes en sus canales, en memoria de su fiel consejero Lanchals, cuyo apellido quiere decir cuello largo.