miércoles, 2 de junio de 2010

Aldonza de Mendoza, señora de Cogolludo, duquesa de Arjona.Córdoba.

Fadrique de Castro y Castilla, duque de Arjona, señor de Lemos, Trastámara, Sarriá, Ponferrada y Villafranca del Bierzo.

Aldonza de Mendoza, señora de Cogolludo, era hija del X señor de Mendoza y hermanastra del que sería I marqués de Santillana y I conde del Real de Manzanares, XI señor de Mendoza en sucesión de su padre.

Aldonza era hija del futuro XXIII almirante de Castilla Diego Hurtado de Mendoza, 1367 - 1404, y su primera mujer María Enríquez, hija fuera del matrimonio del Enrique II con Beatriz Fernandez de Angulo, hija del alcalde mayor de Córdoba y titulada señora de Villafranca del Bierzo en León, muere en 1387. Aldonza muere en 1435. Enrique II da a su hija Cogolludo y su tierra como dote, que pasa a su hija Aldonza, que queda pronto huerfana.


Hasta los siete años, su padre siempre estuvo pendiente de doña Aldonza, pero la felicidad no duró mucho para aquella niña, pues su padre se casó en segundas nupcias en el mismo año de 1367 con Leonor de la Vega que no aceptaba a su hijastra.

Diego había nacido en 1365 ó 1367 y su padre Pedro capituló en 1375 su matrimonio con María Enríquez, hija natural de Enrique II, llamada también María de Castilla, quien recibió de dote en 1379 Cogolludo, Loranca y la otra mitad del Real de Manzanares. Tuvieron un hijo llamado Pedro y una hija, la favorita de Diego, Aldonza de Mendoza. No he encontrado su fecha de nacimiento. Debio ser hacia 1380, por todo lo dicho arriba.

Aldonza, ya muerto su padre el año anterior, hizo un desgraciado matrimonio de conveniencia en Olmedo en febrero de 1405 con su primo segundo don Fadrique de Castro y Castilla, señor de Lemos, 1388 - 1430, futuro duque de Arjona y rival en Galicia del Arzobispo Lope de Mendoza. Son Aldonza y su marido bisnietos de Alfonso XI, 1311-1350, y de Leonor de Guzmán, 1310-1351. Tienen en común diez hijos.
Diego obtuvo del rey Enrique III confirmación en 1391 de su señorío sobre el Real de Manzanares y, en 1395, la villa de Tendilla junto con la confirmación de Cogolludo y Loranca en Guadalajara, más Liébana en Santander, ésta completando las posesiones de su segunda mujer. Diego intentó asegurar cargo, tierras y fortuna a sus descendientes. Inicialmente sus mayorazgos iban a ir al hijo de su primer matrimonio Pedro, pero su muerte de niño forzó la herencia al primogénito de Leonor y Diego, García, quien murió en 1403 y dejo los mayorazgos en manos del segundo hijo, Iñigo López de Mendoza. El primer testamento de Diego en 1400 y el codicilio al mismo hecho el 5 de mayo de 1404 dan cuenta de esos cambios que la muerte forzó. Apenas deja nada a su viuda Leonor y una villa a cada una de sus otras hijas Elvira y Teresa. A su prima Mencía de Ayala deja muchos dineros y la villa de Barajas
Aldonza heredo de su padre muchos bienes no incluidos en el mayorazgo, Tendilla, Cogolludo, Loranca, Cobeña, Algecilla, Palazuelos y Robredezarzas, y unas casas en Toledo y Guadalajars, tal y como manda Diego en su testamento y codicilio, y de otros se apodero de facto e inmediatamente como del Real de Manzanares y de unas casas en Guadalajara. Mencía y Aldonza guardaron para sí todo lo que de valor había en la casa dónde muriera Diego, reclamado inmediatamente por Leonor y fallado a favor de la viuda por Enrique III en 1405, que así recuperaría solo los bienes inventariados del marido.
Fadrique era hijo Pedro Enríquez de Castilla, 1355-1400, hijo del infante Fadrique Alfonso, hermanode Enrique II, conde de Trastamara. Fadrique Alfonso de Castilla, maestre de la orden de Santiago, 1332 - 1358, es con Constanza Angulo, mismo apellido que el de la madre de Aldonza de Mendoza, padre de Pedro Enriquez de Castilla que casa con Isabel de Castro y son padres de Fadrique de Castro y Castilla.
Fadrique, el esposo de Aldonza, se inclina por el partido de don Alvaro de Luna contra y es nombrado duque de Arjona y miembro del Consejo Real, apoyando decididamente a Alvaro de Luna. En 1426 la ambición de Fadrique le hizo destacarse en el bando opuesto a don Alvaro, pero éste logró retomar el poder en 1428 y es encarcelado en 1429 por no haberse posicionado
como fiel vasallo de Juan II real en la batalla del Burgo de Osma.
Moriría misteriosamente en su prisión de Peñafiel en 1430.

No fue agradable la vida conyugal de Aldonza. Su marido tuvo tres hijos con la orensana Aldonza Alfonso, que también estaba casada, intentando que le heredara el llamado Alonso, paje en la corte de Juan II. El matrimonio no tuvo descendencia.
Viuda y sin hijos vivos de su marido, Aldonza de Mendoza se traslada y vive en Guadalajara, aparentemente en paz con su hermanastro con el que renovara el acuerdo de cederle el Real de Manzanares y otros bienes de su padre, Guadalix y Miraflores ya estaban en poder de Íñigo, a su muerte sin herederos.

Iñigo y Aldonza de Mendoza llegaron a una concordia en 1422, denunciada como forzada por Iñigo rápidamente, por la que si Aldonza no tenía descendencia, sus bienes pasarían a su hermanastro, guardando Aldonza desde el 22 de junio de 1423 para sí y su marido la posesión del Real de Manzanares, menos Guadalix y el actual Miraflores que serían de Iñigo.
........si Aldonza no tenía hijos, todos sus bienes pararían a su hermanastro, guardándose doña Aldonza para sí y su esposo, desde junio de 1423, la posesión del Real de Manzanares, menos Guadalix, y Miraflores que serían de Íñigo.
Es Íñigo de Mendoza, hermanastro de Aldonza, hijo del segundo matrimonio de Diego Hurtado de Mendoza con
--> Leonor Lasso, señora de la Vega. Tras sentirse repentinamente indispuesta, hace testamento en Espinosa de Henares, Guadalajara, el 16 de junio de 1435 y muere el 18 dejando algunos dineros a sus criados y diversas mandas piadosas a numerosas iglesias y ermitas como la de Santa Ana de Tendilla y el eremitorio de La Salceda, y al monasterio jerónimo de San Bartolomé de Lupiana. Manda que la entierren en dicho monasterio. Juan II cogió para sí Cogolludo, que es devuelto a los Mendoza.
Falleció doña Aldonza, de parto, posiblemente fruto de las relaciones con su primo el duque de Nájera y conde de Treviño, Diego Gómez Manrique de Lara. Viviría Leonor con su tia Juana de Mendoza y Ayala en el palacio del Infantado de Guadalajara. Juana muere en 1431. La muerte de Aldonza y sus posibles relaciones con su primo han dado lugar a una teoría que establce en estos la paternidad de Cristobal Colón que descubriría América con 57 años.

El X señor de Mendoza podemos fue repetidamente infiel a su segunda esposa Leonor y no puede extrañar que cuando murió en junio de 1404 estuviera lejos de su esposa que vivía en Carrión de los Condes. Diego muere en la residencia de los Mendoza de Guadalajara junto a su amante y prima hermana Mencia de Ayala; hija de su tío materno el canciller Pedro de López de Ayala, señor de Fuensalida y cronista de los reinados de cuatro reyes de Castilla desde Pedro I a Enrique III, y junto a su primera hija Aldonza.
Aldonza de Ayala, hermana del Canciller, casa con Pedro González de Mendoza, son padres de Diego. Vemos así el gusto de Diego por el nombre de su madre que pone a su hija.
Vamos a detenernos en un episodio que pone de manifiesto las intrigafamiliares por la herencia de los Mendoza a la muerte de Diego Hurtado de Mendoza, el X señor de Mendoza y hermano de la citada Juana de Mendoza y Ayala. A la muerte de Diego, muere a los treinta y siete años, pleitearon por su posesiones su hija Aldonza, fruto del primer matrimonio de Diego Hurtado de Mendoza con María Enriquez. Aldonza era gran amiga de la amante y prima de su padre, Mencia de Ayala, y enemiga de su madrastra Leonor de la Vega y del hijo de está su hermanastro Iñigo, el futuro marqués de Santillana y conde del Real de Manzanares. Mencia heredaría Barajas.
Diego Hurtado de Mendoza levanta el castillo se Barajas. Había sido señor de Barajas su hermano Juan de Mendoza que muere sin hijos de su matrimonio con su prima hermana Mencia de Ayala, hija del señor de Cebolla, Toledo, Diego López de Ayala, hermano del canciller Ayala. Pasa la posesíón de Barajas a Diego. Seguirá Barajas en la otra Mencia de Ayala, como se ha dicho. Esta Mencia casa después con Ruy Sánchez Zapata y son los primeros señores de Barajas. Siendo así la Mencia, señora de Barajas; Inés en algunas genealogías, hija del canciller Ayala y no de su hermano Diego como también se dice. Si no es así pasa Barajas de Mencia a su tío Diego. Una hija de este y tambien de nombre Mencia casa primero con Juan de Mendoza y después con Ruy Sanchez Zapata. Puede ser que la Mencia, amante de Diego, sea la hija de Diego López de Ayala y no de su hermano el Canciller, por lo que es cuñada de Diego y señora de Barajas por su matrimonio con Juan de Mendoza, hermano de Diego. A la muerte de Diego en 1404 casa con Ruy Sánchez Zapata aportando el señorío de Barajas al matrimonio. No se encuentra una boda de la Mencia hija de Diego con Ruy Sánchez Zapata, por lo que puede ser la I señora de Barajas hija del Canciller y prima hermana de la otra Mencia que casa con su también primo hermano Juan de Mendoza, matrimonio que no tiene hijos. Son las dos Mencias primas hermanas entre si y primas hermanas de Diego y Juan, los cuatro de la Casa de Ayala ellas por sus padres y ellos por su madre.
Pedro González de Mendoza casa primero con su prima Maria Fernández Pecha y Valdés. Es hija del señor de Atanzón, Guadalajara, Fernan Rodríguez Pecha y de María Elvira Martínez. Sin sucesión. Es Pedro hijo de una Valdés, señora de Hita y Buitrago.
Pedro González de Mendoza instituyó entre 1380 y 1383 cuatro mayorazgos, heredando tres de ellos por muerte de dos de sus hermanos menores su primogénito Diego Hurtado de Mendoza, Mendoza y las Hermandades de Alava, los derechos en Guadalajara e Hita y Buitrago, estas dos conjuntamente. Además Juan I le confirmó en 1385 el mayorazgo de la mitad que poseyera del Real de Manzanares en Madrid. Tras la brusca muerte de Pedro en Aljubarrota en 1385, Diego no pudo heredar el cargo de Mayordomo Mayor en la corte, que fue a manos de su tío Juan Hurtado de Mendoza "el Límpio", a cambio recibió de Juan I el Almirantazgo de Castilla en 1389.
Era Pedro González de Mendoza hijo de Gonzalo Yañez de Mendoza, octavo señor de Mendoza y primo hermano de “el Limpio”.

Aldonza estuvo enfrentada con su hermanastro Iñigo López de Mendoza por la sucesión en los títulos y tierras de la Casa de Mendoza, aunque ella heredó de su padre la mayoría de los bienes no incluidos en el Mayorazgo como fueron unas casas en Toledo, las villas de Tendilla, Cogolludo, Loranca, Cobeña, Algecilla, Palazuelos y Robredezarzas siguiendo lo dispuesto por Diego en su testamento de 1400 y en un codicilio de 1404. Mencía y Aldonza guardaron para sí todo lo que de valor había en la casa dónde muriera Diego. Igualmente, Aldonza reclamaría los bienes de su padre por matrimonio con su madre y a los que no tendría derecho su hermanastro. Diego descansaría definitivamente en el convento de San Francisco de la ciudad de Guadalajara.
Cristina de Arteaga, hija del duque del Infantado, en su obra "La Casa de Infantado", nos cuenta que el marqués de Santillana supo de la existencia de un hijo secreto de Aldonza, llamado Alfon. Aldonza de Mendoza desea que su antes odiado y despojado hermanastro Iñigo herede los bienes paternos "a condición de que Mencía, hija de Iñigo López de Mendoza, case con Alfon, hijo de dicha duquesa". Casa Mencia con Pedro Fernandez de Velasco, II conde de Haro.


Los datos que se manejan indican que quizá fuera un tal Diego de Mendoza, primo de Aldonza y que llevaba su casa, el posible amante y padre del famoso Alfon. Y de Alfon, aparte de los testimonios en papel de cuartilla de 1435 que Cristina de Arteaga fue la primera que encontró (donde además se dice que "se llama Alfon el doncel e agora dicen que se le llama Rodrigo de Mendoza") nunca más se supo. Pero todos esos papeles "tienen un ligero tufillo" a apaños para que Iñigo López de Mendoza recobrara lo que había pertenecido a su padre el Almirante. 

La recompensa que le diera Aldonza a su escudero Juan de Contreras en su testamento fue mantenida por Iñigo López de Mendoza en el suyo. Seguramente el doncel Alfon era un niño nacido entre 1430 en que murió el duque de Arjona, esposo de Aldonza, y 1435 en que murió ella.
Criado en el monasterio de San Bartolomé de Lupiana tras la muerte de la duquesa. Por eso los Mendoza protegieron y ayudaron tanto al Colón. La teoría alcarreña del origen de Colón no ha tenido ningún seguimiento.

Al cabo de siete años de pleitos tras la muerte de Aldonza, por fin Iñigo pudo recuperar la mayor parte de la herencia de su padre. La mayoría de las mandas del testamento de Aldonza no serían cumplidas aunque si sería enterrada en el monasterio de San Bartolomé de Lupiana en un bello sepulcro de hacia 1440 que es una de las joyas de la escultura gótica funeraria. En 1844 se trasladó al Museo Provincial de Guadalajara el sepulcro de Aldonza de Mendoza, recuperándolo del ruinoso Monasterio de Lupiana. Esta pieza sería donada en 1868 al Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Finalmente volvería a Guadalajara y se puede admirar en el Museo Provincial de Bellas Artes situado en el palacio del Infantado de Guadalajara desde 1973.

En el año de 1388, un primer Pedro Álvarez Osorio recibe de Juan I de Castilla los señoríos de la Cabrera y Ribera, con los castillos de Peñarramiro, Peñavellosa, Serracín y Comatel. Poco después, en 1394, Pedro Enríquez, que estaba casado con Isabel de Castro, una descendiente del linaje de los Castro, recibió las villas de Ponferrada y Villafranca, que así vuelven a quedar asociadas a uno de los más importantes linajes de la nobleza gallega —la rama gallega del linaje de los Castro fueron los poseedores del castillo de Ponferrada entre 1340 y 1374—. A la muerte de Pedro Enríquez, sucedida en 1400, hereda su hijo Fadrique, duque de Arjona, que además es también señor de Lemos, Trastámara, Sarriá, Ponferrada y Villafranca.

El señorío de los Castro se dispersa a la muerte del duque de Arjona, producida en 1430: Ponferrada pasó a la mujer del duque, y desde ella a los Manrique; Villafranca al obispo de Santiago; y Lemos y Sarriá a la Corona. Pedro Álvarez Osorio, primo hermano de Fadrique y de su hermana Beatríz de Castro obtendrá los condados de Lemos y Sarriá al casar precisamente con Beatríz de Castro y comprará Villafranca. En 1432, siguiendo una vida auténticamente novelesca, había “raptado” del convento a la hermana del duque de Arjona, Beatriz de Castro, y merced a su matrimonio con ella había conseguido recuperar Ponferrada en 1440. También podemos leer, en una visión menos novelesca, que Fadrique consigue el permio Papal para sacar del convento a su hermana.

La muerte de la esposa del conde, Beatriz de Castro, producida en 1455, dividió el señorío berciano, al heredar Ponferrada y Villafranca su hijo Alonso Osorio. Sin embargo, la muerte de Alonso, acaecida en 1467 sin descendencia legitima dejará un bastardo, Rodrigo, que finalmente será legitimado por su abuelo y seá el II conde de Lemos.
Jacobo FitzJames FitzJames Stuart y Falcó, II duque de ARJONA, rehabilitado con Grandeza de España en 1902, XVII duque de ALBA DE TORMES, X duque de BERWICK, XVI duque de PEÑARANDA DE DUERO, X duque de LIRIA Y XÉRICA, y entre otros XXI conde de LEMOS, XVII marqués de Sarria. Casa en Londres en 1920 con María del Rosario de Silva y Gurtubay, X marquesa de San Vicente del Barco, XV duquesa de Aliaga, hija de Alfonso de Silva y Fernández de Córdoba, XVII duque de Híjar, y de María del Rosario Gurtubay y González de Castejón, con sucesión, quedando unido el título de duque de Arjona al de duque de Alba de Tormes.