domingo, 28 de noviembre de 2010

Señorio de Colmenar y Fresno de Torote. De Colmenar los Castil Bayuela. De Fresno de Torote los Infantado y los Villamagna.

Iñigo López de Mendoza, II duque del INFANTADO, casa con María de Luna, señora de Alamín, Méntrida, el Prado, la Torre y San Martín, quien instituyó en su marido mayorazgo con las villas de Mentrida, Alamín, el Prado, San Martín de Valdeiglesias, Arenas, Castilbayuelas, la Torre de Estebán Hambrán, la Higuera de las Dueñas, hija y heredera de Álvaro de Luna, condestable de Castilla, y de su segunda mujer Juana Pimentel, hija de los II conde de Benavente. Su nieto Pedro casa con la I marquesa de Valle Siciliana hija única de Hernando de Alarcón Mendoza y Llanes, Salazar y Santoyo, 1466-1540,I marqués de Valle Siciliana, capitán general de las armas imperiales en Carlos V, y lugarteniente de este emperador así como capitán general de todos los ejércitos, en las provincias italianas. Fundó largo mayorazgo sobre sus bienes en Nápoles y Palomares de Huete, hoy Palomares de Campo. Con sucesión los marqueses de Valle Siciliana.

Doña Isabel de Alarcón y Lisón, II marquesa de la Valle Siciliana y de Renda en la provincia de Abruzo y Calabria, como única heredera legítima de Hernando de Alarcón cuyo mayorazgo fundado con los bienes de Italia heredó. Casa en Guadalajara con Pedro González de Mendoza, en presencia del rey Francisco I de Francia, cuando en 1525 su padre, Hernando de Alarcón lo llevaba prisionero a Madrid. Tuvo siete hijos. El prigénito es Fernando de Alarcón y Mendoza, murió joven y su hijo Fernando de Alarcón fue el III marqués del Valle Siciliana y de Renda, al que sigue su hermano pedro, IV marqués del Valle Siciliano. Con sucesión.

El I marqués de Valle Siciliana es tio de doña Francisca de Alarcón, hija de doña Isabel de Alarcón, su hermana, que contrajo matrimonio con don Íñigo López de Mendoza,
de los señores de Ocentejo, rama de los duques del Infantado; vivió en la villa de Palomares del Campo hasta su muerte en 1595 a los 95 años de edad.

Los Alarcón de Palomares del Campo son descendientes de Fernán Martínez de Ceballos, capitán de Alfonso VIII en la conquista de Alarcón en 117. Es alcaide de Alarcón y con privilegio real cambia el apellido Zeballos por el de Alarcón.

En la primera mitad del siglo XV una rama de esta familia está presente en la todavia aldea de Palomares de Huete, luego del Campo, y así Hernando de Alarcón, I marqués de valle Siciliana y Renda, funda mayorazgo de sus bienes en Palomares.

El sexmo del Campo en el alfoz de la ciudad de Huete lo formaban las aldeas de Villar del Aguila, Loranca, Carrascosa del Campo, Horcajada de la Torre, Torrejoncillo del Rey, Olmedilla del Campo, Palomares del Campo, Valparaíso de Arriba y Abajo. En la segunda mitad del siglo XVI serán ya villas y por tanto eximidas de la jurisdicción de Huete.

Don Hernando-Ruíz- de Alarcón era hijo de don Diego de Alarcón e Isabel de Llanes; sus abuelos paternos fueron don Hernán Ruiz de Alarcón, hijo del cuarto señor de Valderde, y doña Francisca de Salazar; sus abuelos maternos fueron don Rodrigo de Llanes y doña María de Santoyo. De su matrimonio con Constanza de Lisón, Hernando de Alarcón tuvo una hija, doña Isabel de Alarcón y Lisón, II marquesa de Valle Siciliana. De sus amores con doña Juana de Aragón, viuda de Fernando II de Nápoles, y sobrina de Fernando el Católico, nacieron dos hijos, don Alonso, que murió niño y don Fernando de Alarcón que fue el I señor de Valera de Arriba. Don Fernando fundó mayorazgo en la villa de Valera agregando la hacienda de Palomares del Campo, que había sido de su padre, don Hernando. Es el señor de Valera a Arriba primo hermano de la II marquesa de Valle Sicliana.

Don Fernando de Alarcón tuvo dos hijos naturales don Diego Fernando de Alarcón y a don Fernando de Alarcón. Don Diego Fernando de Alarcón,
II señor de Valera, heredó el mayorazgo que había fundado su padre y fue también el I señor de la villa de Santa María del Campo, Poveda, La Torre y Pasarilla. Compra en 1563 las alcabas de Valera de Arriba. Don Diego Fernando de Alarcón se casó con doña Catalina de Orozco y Covarrubias, nieta materna de Marcos de Covarruvias hermano de Alonso de Covarruvias, Presidente del Consejo Real y Hacienda. Padres de ocho hijos Fernando, Francisco, Diego, Sebastián, Luis, Felipe, Ana y Lucía. De los que solo sobreviven los dos mayores. Don Fernando de Alarcón y Orozco, III señor de Valera de Arriba y segundo de las demás villas. También recibe los mayorazgos de Valera de Arriba y Palomares del Campo. Don Fernando de Alarcón y Orozco casa con Ana de Zúñiga. Padres de don Fernando de Alarcón y Zúñiga, heredero del mayorazgo de su padre, y dos hijas Juana y María. Contrajo segundas nupcias con doña Magdalena de Miñano y del matrimonio nació don Diego de Alarcón y Miñano. Don Diego de Alarcón y Miñano se casó con su sobrina doña Catalina de Covarrubias, vecina de Tarancón, y del matrimonio nació don Francisco de Alarcón y Covarrubias.
Padres:
D. Diego Ruiz de Alarcón caballero de la orden de Santtº y Doña Catalina de cobarruuias, vecinos de la villa de Tarancón. Don Diego natural de la villa de Palomares del Campo del dicho Obispado de Cuenca y Doña Catalina, natural de la dha villa de Tarancón.
Abuelos paternos:
D. Fernando Ruiz de Alarcón, cauallero de la Orden de Santiago, cuias son las Villas de Santamª del Campo, Valera, y otras del Estado, natural de la dha villa de Palomares y doña Magdalena de Miñano, natural de Olibarri Gamboa Provincia de Alaua, junto a Vitoria.
Abuelos Maternos. D. Antonio de Couarrubias de la Carrera y Doña Visola Parada vecinos y naturales de la dha villa de Tarancón.


Francisco de Alarón y Orozco, hermano del III señor de Valera de Arriba, llegó a ser inquisidor en Barcelona y Valencia, obispo de Ciudad Rodrigo (1638), de Salamanca (1646), de Pamplona (1648) y de Córdoba (1657).

La villa de Palomares del Campo en el año de 1654 fue cedida por Felipe IV al II marqués de Leganés, en premio a sus buenos servicios. El marqués de Leganés, IV duque de SanLucar la Mayor, mantuvo el señorío al menos hasta enero de 1660. Los vecinos se resistieron a esta cesión y venta y ofrecieron tanteo y compraron la jurisdicción por 17.000 ducados, para lo cual recibieron un censo, por valor de dicha cantidad, de don Francisco de Alarcón, obispo de Córdoba. La villa quedó en depósito y señorio jurisdiccional de don Francisco de Alarcón y sus descendientes, hasta que: “la villa le aprontase dha cantidad, en cuya virtud hizo dho señor donación de su derecho en un sobrino-nieto- suyo llamado Don Diego de Alarcón, V señor de Valera de Arriba, caballero del Orden de Santiago, vecino de la villa de Tarancón”. En las respuestas al interrogatorio de Tomás López, los derechos sobre la villa por sucesión los poseía doña Francisca Teresa Ruiz de Alarcón “que es señora de esta villa”.

La familia Alarcón fue protectora y benefactora de la villa de Palomares del Campo. Don Fernando de Alarcón, hijo de Hernando de Alarcón, tiene un papel destacado en el proceso de obtención del Privilegio de Villazgo. Obtenido el 27 de marzo 1553, por el que la villa de Palomares se eximió de la ciudad de Huete. Tambien tiene destacado papel en la compra por parte del concejo del término de Fuente el Pez. en 1559. Cuando en la primera década del siglo XVII se construyó la torre de la nueva iglesia, en señal de reconocimiento y en su honor, se puso el escudo de los Alarcón en ella.

Don Fernando de Alarcón (1510-1582), hijo del I marqués de Valle Siciliana, tuvo su espacio reservado en la iglesia que se estaba construyendo para hacer una capilla, con su correspondiente panteón con el fin de poder trasladar los restos mortales de su padre desde Italia a Palomares del Campo. Aunque ni su padre, que murió en 1540, ni él en 1582, fueron enterrados en la capilla. Don Fernando fue enterrado en la iglesia parroquial de Valera de Arriba.

Hernando de Alarcón (1466-1540), fue hombre de confianza del emperador Carlos V a quien éste le encomendó, en varias ocasiones, la custodia de personajes tan ilustres como fueron Francisco I de Francia y el papa Clemente VII. Participó en las guerras de Granada. En Italia fue capitán y hombre de confianza de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán. Se le confió la custodia de Francisco I, tras la batalla de Pavía, siendo conducido desde Barcelona, el 19 de junio de 1525, hasta la Torre de los Lujanes en Madrid y y después hasta el alcázar madrileño, donde permaneció bajo su custodia. Murió en el castillo de Castilnovo en 1540 en cuya Iglesia se depositó su cuerpo.

A Fernán Martínez de Ceballos le sucedió Ruy Fernéndez de Alarcón, primer señor de Talayuelas (1257), a éste Martín Ruiz de Alarcón, segundo señor de Talayuelas; Fernán Matínez Ruiz de Alarcón, hijo del anterior, fue el tercer señor de Talayuelas y el primer señor de Valverde (1325), a éste le sucedió su hijo Martín Ruiz de Alarcón, segundo señor de Valverde y cuarto de Talayuelas, su sucesor fue Hernán Ruiz de Alarcón, tercer señor de Valverde, quinto de Talayuelas y primero de las Veguillas. Martín Ruiz de Alarcón fue el cuarto señor de Valverde (1395), sexto de Talayuelas, segundo de las Veguillas. Padre de Hernando Ruíz de Alarcón, abuelo de Hernando de Alarcón, I marqués de Valle Sicilina, y de Lope de Alarcón, quinto señor de Alarcón y siguiente en los demás.


Juan Hurtado de Mendoza, I señor de Colmenar, Cardoso de la Sierra, el Vado y Fresno de Torote; hermano del I duque del Infantado. Casa con Francisca de Ribera, hija de Diego González, Gómez de Ribera, II Adelantado mayor de Andalucía, general de la Frontera y Reino de Granada, y de su primera mujer Beatriz Portocarrero, hija de Martín Fernández Portocarrero, señor del estado de Moguer, y Villanueva del Fresno, y de Leonor Cabeza, con sucesión, los marqueses de Castil Bayuela, por hembra. La segunda boda de Juan Hurtado de Mendoza es con Leonor de Luján, hija de Pedro de Luján, y de su segunda mujer Inés de Mendoza, hija del mariscal Álvaro Dávila y de Juana de Bracamonte, señora de Peñaranda y de Fuente-el- Sol, con sucesión, los duques del Infantado de la casa de Arteaga, por hembra.

Tercera boda con Elvira Carrillo.

Del primer matrimonio es Iñigo López de Mendoza, II señor de Colmenar, Cardoso de la Sierra y el Vado. Casa con Constanza de Ayala. Padres de Francisca de Mendoza, III señora de Colmenar, Cardoso de la Sierra y el Vado. Casa con Rodrigo de Mendoza y Luna, I marqués de Castil de Bayuela y Montes Claros en Toledo.

A fines del siglo XV Isabel Manrique de Lara tía y cuñada de la VIII condesa de Buendía Luisa de Padilla y Manrique casa con Juan de Mendoza y Luna, II Montes Claros y Bayeuelas y nieto del III duque del Infantado así como bisnieto del I duque de Benavente. Un siglo después su descendiente-tataranieta, nieta tercera- Francisca de Paula Centurión de Córdoba Mendoza Carrillo y Albornoz casa en segundas nupcias con el V marqués de Ariza Juan Antonio de Palafox Rebolledo y Cardona. Su biznieto es el VIII marqués de Ariza, sin heredero el titulo pasa al hijo de su hermana María Ana de Palafox y Silva que casa a mediados del siglo XVIII con Ignacio Ciro de Arteaga Lazcano y Idiaquez IV marqués de Valmediano y luego su biznieto cuando el VIII Valmediano, XI Ariza y XVI duque del Infantado con sucesión hasta hoy.

Del segundo matrimonio es Juan Hurtado de Mendoza, II señor del Fresno de Torote
. Casa con María Condulmer, hija de Gabriel Condulmer, hermano del papa Eugenio IV, y de Ana de Barrientos. Padres de Juan Hurtado de Mendoza, III señor del Fresno de Torote. Casa con Nufla de Vozmediano, hija de Juan de Vozmediano, y de Juana de Barros. Padres de Juan Hurtado de Mendoza, IV señor del Fresno de Torote. Casa con Inés de Ribera, hermana de Melchor de Herrera y Ribera, I marqués de Auñon, tesorero general del rey Felipe II, alférez mayor de Madrid, e hija de Fernando Gómez de Herrera, de los Consejos de los Reyes Católicos, y de su segunda mujer Ana de Ribera, hija de Fernando de Ribera Coello, señor de Villarrejo de la Peñuela, y de María Téllez. Abuelos de Isabel Hurtado de Mendoza, VI señora del Fresno de Torote. Casa con Diego Hurtado de Mendoza, nieto de los IV duques del Infantado. Con sucesión los VI señores de Fresno de Torote en la que recayó el ducado del Infantado por hembra.

María de Mendoza y Vozmediano es hermana del IV señor de Fresno de Torote. Casa en Madrid con Gaspar Ramírez de Vargas, hijo de Juan Ramírez de Robres y Tovar, señor del mayorazgo de los Robres y de las villas de Castillejo, Villarrubia, Acebrón, y Solera, y de Ana de Vargas y Cárdenas, con sucesión, los marqueses de Flores Dávila.

Tía de María y del IV señor de Fresno de Torote es Leonor de Mendoza y Luján que casa con su pariente Pedro Núñez de Toledo y Luján, señor de Villafranca del Castillo, de la una de las dos Casa de apellido Toledo en Madrid, regidor de Madrid, hijo de Luis Núñez de Toledo señor de Villafranca del Castillo, regidor de Madrid, y de María de Luján,y Ayala hija del comendador Pedro de Luján y Luzón y de Leonor de Ayalay Guzmán. Padres de Luis de Toledo y Mendoza, señor de Villafranca del Castillo y regidor de Madrid. Casa con Catalina de Espinosa, hija de Diego de Espinosa, comendador del Campo de Criptana, aposentador mayor de Felipe II, hermano del cardenal Espinosa. Padres de Alonso Antonio Álvarez de Toledo Mendoza y Espinosa, I marqués de Villamagna-Villamaina- en Italia, señor de Villafranca del Castillo, casa con María Enríquez de Guzmán, hija de Antonio Álvarez de Toledo y Luna, conde de Cedillo, y de Antonia Enríquez de Guzmán, hija de Enrique Enríquez de Guzmán, señor de Bolaños, y de Ana María de Guzmán, hija de los I señores de Montealegre, con sucesión en los marqueses de VILLAMAGNA.


Casa Pedro Núñez de Toledo, señor de Villafranca del Castillo, hijo del contador Alonso Álvarez de Toledo, por primera vez con Isabel Enríquez de Zúñiga hija del mariscal Iñigo Ortiz de Zúñiga y Leiva de la Casa de Navarra, con quien tiene a Beatriz Enríquez, y por segunda vez con Leonor Arias Dávila, que puede ser miembro de la también familia Árias Dávila conversa de Segovia. Con Leonor Arias Dávila tuvo Pedro a su heredero Luís Núñez de Toledo, cuyo bisnieto Alonso de Toledo, Alonso Antonio de Toledo y Mendoza, el 17 de julio de 1624 recibe la concesión del titulo de marqués de Villamagna por Felipe IV. En el año 1859 recibe la Casa la Grandeza de España.

A Maria Enríquez, I marquesa de Villamagna, le remite y dedica Francisco de quevedo su obra el Sueño de la muerte.

Puede que Leonor Arias Dávila casara siendo joven con Pedro, ya viudo, y a quien hay que suponer bastante mayor. De este matrimonio es hijo Luís Núñez de Toledo, puede que hubiera sido natural, que casa con María Luján y Ayala, siendo su hijo Pedro Núñez de Toledo quien emparenta de nuevo a los Núñez de Toledo con los Lujanes y Mendoza cuando casa con su pariente Leonor de Mendoza y Luján, hija de los II señores de Fresno de Torote en Madrid siendo estos sobrinos nietos del I duque del Infantado y primos hermanos del señor de Beleña marido de su tía Beatriz. La I señora de Fresno del Torote es Leonor de Luján y su nieta también llamada Leonor Luján casará con Pedro Núñez de Toledo que es nieto de su primo segundo Pedro de Luján y Luzón, padre de la suegra de Leonor de Luján, señora de Villafranca del Castillo, María de Luján. La unión de Pedro Núñez de Toledo con la hija del no lejano señor de Fresno de Torote refuerza la presencia y el dominio en esta zona del sur de Madrid de las casas de Mendoza y Toledo y emparenta nuevamente a los Núñez de Toledo con otro de los importantes linajes de la villa de Madrid como es el de los Lujanes.

Su hijo Alonso Antonio Núñez de Toledo y Mendoza, sin Núñez como su padre, caballero de la orden de Santiago; corregidor de Badajoz; señor de Villafranca del Castillo es el primer marqués de Villamagna en el año 1624, señor de Villafranca del Castillo, con sucesión de su enlace con María Magdalena Enríquez de Guzmán, señora de Bolaños, de los señores de Bolaños de Campos en Valladolid de la Casa zamorana de los condes de Alba de Liste y de los primeros condes de Cedillo en Toledo. Con sucesión por varón de los marqueses de Villamagna, y por línea femenina de los de Cardeñosa, de los señores y luego marqueses de Gelo y Sotomayor, y condes de Atares y Alba Real.

El I marqués de Cedillo casa en cuatro ocasiones. Del primer matrimonio son los condes de Cedillo, del segundo vienen por línea femenina los marqueses de Navahermosa y del tercero también por línea femenina los marqueses de Villamagna. Inés de Toledo Enríquez, hermana del III marqués de Villamagna, casa con Alonso López de Chávez y Guzmán, IV marqués de Cardeñosa en Salamanca. Con sucesión.

Son los marqueses de Villamagna primos de los señores de Fresno de Torote que en el siglo XIX serán duques del Infantado estando ya el origen de la línea genealógica de los titulares del señorío de Fresno de Torote en un hermano del I duque del Infantado.

La casa en Madrid de los marqueses de Villamagna estaba al lado de la de los marqueses de Alcañices en el paseo del Prado, y después de los condes de Campo Alange. Sirvió desde muy antiguo de residencia a la embajada inglesa. Fue adquirida por el rico banquero señor Santa Marca que hizo construir en su solar una de las casas más ostentosas y magníficas entre las particulares. El antiguo Madrid. Paseos histórico-anecdóticos por las calles y casas de esta villa. Ramón de Mesonero Romanos. Tomo II. Capítulo IV-Línea Centro Oriental. Entre el Prado y la puerta del Sol. En 1927 se inicia una ampliación de la sede del Banco de España con la adquisición de las casas del conde de Santamarca. Señalada en el plano de Texeira con el número 193 en la hoja número 9; Casa del marqués de Villamayna. Las Casas del mayorazgo de Pedro Núñez de Toledo, hijo del contador Alonso Álvarez de Toledo, estuvieron en la Plaza de Santiago.

Cristóbal de Velasco y la Cueva Carrillo de Mendoza, XII conde de Siruela, casa en Madrid el 7 de marzo de 1655 con María de Arellano y Toledo, hija de Antonio Ramírez de Arellano, señor de Gelo, y de Catalina de Toledo y Enríquez de Guzmán, hija mayor de Alonso Antonio de Toledo y Mendoza, señor de Villafranca del Castillo, I marqués de Villamagna, caballero de Santiago, y de María Enríquez de Guzmán de los señores de Bolaños de Campos. Padres ,entre otros, de Antonio de Velasco y La Cueva, XIII conde de Siruela. María del Rosario Falcó y Osorio, XXI condesa de Siruela, Grande de España, hija de Manuel Falcó y d’Adda, marqués de Almonacid, y de María del Pilar Osorio y Gutiérrez de los Ríos, III duquesa de Fernán Núñez, casa con Carlos María Stuart Fitz James Palafox Portocarrero Kirkpatrick Álvarez de Toledo, IX duque de Berwick, XVI duque de Alba de Tormes.

Marqueses de Gelo. Título creado por Carlos II por decreto de 5 de enero de 1681 a favor de Bartolomé Ramírez de Arellano y Toledo. Caballero Veinticuatro de Sevilla y Caballero de la Orden de Santiago. Al IX marqués de Villamagna, Gelo y Sotomayor se le concede la Grandeza de España en 1849. Este título nobiliario proviene de su señorío sobre Gelo la Mayor o Gelo del Cabildo, en términos de Aznalcázar, actualmente de Benacazón, en el Aljarafe sevillano. Manuela Hurtado de Mendoza y Baena, VI marquesa de Gelo, casa con Francisco Sanchez Pleites y Rosso. María Luisa Sanchez-Pleites y García de la Peña, hija del VII marqués de Gelo, casa con Luis Nieulant y Lopez-Altamirano. Padres del III marques de Sotomayor y VIII marques de Gelo y del XIII marqués de Villamagna, en sucesión de su tío, y IX marqués de Gelo, en sucesión de su hermano, que casa con la VII condesa de Alba Real. Es hermano de María Luisa Luis Nieulant y Sánchez Pleites, marqués de Villamagna, que casa con una hermana de su sobrino Fernando Nieulant y Sánchez Pleites.

María del Pilar de Villanueva y Carbonell, VII condesa de Alba Real, casa con el XIII marqués de Villamagna y IX marqués de Gelo José Nieulant y Sánchez Pleites. Con sucesión. Alcalde de Madrid en 1867. Fallece en 1878.

En el siglo XIX Luis Francisco Sánchez Pleytés y de la Peña, marqués de Villamagna, es el primer marido de María Pilar Téllez Girón y Pimentel, hija del marqués de Camarasa y nieta materna del IX duque de Osuna y de la XII condesa de Arcos. Sin sucesión, siguiendo su sobrino José Nieulant y Sanchez-Pleites. María Josefa, hermana de María Pilar, casa en segundas nupcias con Fernando Nieulant y Sanchez-Pleites, VIII marqués de Gelo y III marqués de Sotomayor, sobrino de Luis Francisco Sánchez Pleytés y de la Peña, marqués de Villamagna. Sin sucesión, siguiendo su hermano José en Gelo que como ya hemos visto también sucede en Villamagna, con el apellido Mélida y Fuentes Bustillo y ahora Mélida de la Cruz.

El I señor de Fresno de Torote, Juan Hurtado de Mendoza, hermano del I duque del Infantado, casa por segunda vez con su prima Leonor de Luján, hija de Pedro de Luján, doncel, camarero del rey Juan II, muerto en 1472, y de su segunda mujer Inés de Mendoza y Bracamonte. Es Inés hija de Juana de Bracamonte, II señora de Rubí y Fuente el Sol, y del mariscal Álvaro Dávila, I señor de Peñaranda. Padres también de Juan de Bracamonte, III señor de Fuente el Sol, de María de Bracamonte y de la ya citada Inés de Mendoza y Bracamonte. Inés, como hemos visto casa primero con Gonzalo Dávila, VI señor de Navamorcuende, sin sucesión. Después casa con Pedro de Luján, camarero del rey Juan II. Son padres, entre otros, de María de Luján que casa con Juan Zapata, III señor de Barajas y de Leonor de Luján y Bracamonte que pasa con el I señor de Fresno de Torote. Mosén Rubí de Bracamonte, Robert de Braquemont, natural de Normandía. Almirante mayor de Francia. Llega a Castilla en 1386 durante el reinado de Enrique II. Señor de Fuente el Sol y Rubí en Valladolid. Contrae un primer matrimonio con Inés de Mendoza, hija de Pedro González de Mendoza y de Aldonza Fernández de Ayala, y así tía del I señor de Fresno de Torote.