jueves, 8 de noviembre de 2012

Arco de Santa María. Burgos. Murallas de Burgos


Es una monumental portada exenta representativa de la historia medieval burgalesa. 

El aspecto majestuoso que muestra en la actualidad se debe a la transformación a que fue sometida la Puerta entre los años 1536 y 1553 y empleando ya una estética renacentista, en honor del emperador Carlos V. S

u construcción se atribuye a Felipe Vigarny, quien en 1536 comenzaría las obras; interviniendo en ellas a partir del siguiente año Francisco de Colonia y Juan de Vallejo.


Fernán González


Diego Porcelos y Laín Calvo

Junto al Arco, llamado de Santa María por su situación junto a la catedral dedicada a Santa María,  estaba la estatua del fundador de Burgos, Diego Rodriguez Porcelos, en el 844.

Ahora en la plaza de Santa Teresa, junto al Museo de la Evolución Humana.


 El Cid Campeador

Los restos de la muralla de Burgos que podemos ver corresponden al reinado de  Alfonso X el Sabio a partir de 1276.  La muralla anterior fue mandada construir por Alfonso VIII, La nueva protege a los nuevos barrios surgidos en  los siglos XI, XII y XIII, 

Contaba esta segunda muralla con 93 torres circulares o cubos y doce puertas: San Martín, Judería, los Tintes, Santa Gadea, Santa María, las Carretas, San Pablo, San Juan, Margarita, San Gil, San Esteban y el Castillo.


  • Arco de San Gil. Situado en la zona noreste de la ciudad. Poseía adosado a él un torreón llamado de las emparedadas, que fue eliminado tras una reforma. Se decía que en él se acogían las mujeres que querían meditar y desarrollar penitencias para alejarse del mundo. Era una entrada muy importante, pues de aquí se iba o se venía hacia Santander.
  • Arco de San Martín. Fue construido por maestros alarifes mudéjares que emplearon ladrillo y piedra. También se hace presente en el arco de herradura las técnicas árabes por ellos utilizadas. Esta era la puerta de entrada para los reyes en sus visitas reales a la ciudad, y por ella los peregrinos salen dirigiéndose a Santiago, muestra de ello la tenemos en el intradós del arco; una concha nos lo recuerda.
  • Arco de San Esteban. En las inmediaciones del Castillo, al descender por San Esteban nos encontraremos con otro tramo de muralla y con el arco del mismo nombre. Esta puerta es la manifestación del Burgos medieval y es, sin duda, la puerta más interesante desde el punto de vista arquitectónico de todas las que se conservan de la cerca primitiva.


El actual Paseo de los Cubos  debe su nombre a las torres de  esta zona de la antigua muralla, es una de las partes mejor conservadas de la segunda  cerca medieval, que fue derribada, en su mayor parte, en los siglos XIX y XX.

Al final de éste paseo se encuentra la puerta que daba  a la aljama burgalesa. En la esquina se sitúa el Torreón de doña Lambra.






La Plaza de San Juan está junto a la antigua muralla, en la zona este. Está atravesada por el Camino de Santiago.

La Plaza del Mercado Menor,  La Plaza Mayor, está situada junto al Paseo del Espolón, en pleno casco viejo. Primeramente llamada plaza de mercados semanales, concedida por los reyes Fernando el Católico y Carlos I, se convirtió en el mayor centro de actividad comercial de Burgos. En ella se abría la Puerta de las Carretas, por donde entraban los carros a los mercados que abastecían la ciudad y en su contorno se distribuían los puestos de venta, bajo los soportales que rodean la plaza. Con la reforma acaecida en 1791, se produjo la definitiva implantación como centro administrativo de la ciudad. Se derribó la puerta de las Carretas y la muralla contigua, dando luz verde para que se fueran construyendo nuevos edificios, alineados con el entorno de la plaza mediante fachadas porticadas. De esta manera, quedaba al sur, fuera de la muralla y junto al río y el paseo, la carretera que unía Francia con Madrid y al norte el espacio mercantil.

Las Llanas es un espacio del casco histórico de la ciudad, comprendido entre la catedral, la calle Laín Calvo y la muralla. Comprende un conjunto arquitectónico de traza medieval, formado por iglesias, casas, arcos y plazas.



Al lado del rió Arlanzón vemos la estatua del Cid Campeador y el puente de San Pablo,  el Teatro Principal de frente. Es el comienzo del Paseo del Espolón .


Arco de Santa María y Plaza de la Catedral.



En la Vía Aquitana podemos ver  los únicos vestigios romanos existentes en la ciudad. La vía conectaba el eje este-oeste del norte de la península.  Todavía se conservan en buen estado algunos tramos.