martes, 15 de octubre de 2013

Juana de Castilla, la hija de Enrique IV


Juana se retiró al monasterio de Santa Clara de Coímbra, donde pronunció sus votos al año siguiente.

Los reyes de Portugal le otorgaron morada en el castillo de San Jorge de Lisboa, donde vivía con gran aparato protegida por los reyes de Portugal.

Sus restos mortales se hallan  desaparecidos como consecuencia del terremoto de Lisboa de 1775 en el que la iglesia del monasterio de Santa Clara donde podía estar enterrada es reducida a escombros.

Se especula con la posibilidad de que el cadáver de 
Juana hubiera sido trasladado a un monasterio franciscano en las afueras de Lisboa que no fue alcanzado por los terremotos

....bien vigilada en los conventos de Santa Clara primero en Santarém y luego en Coímbra, a 
la temprana edad de diecisiete años. Finalmente y hacia el año 1500, cuando contaba 
treinta y ocho, los reyes de Portugal le protegieron y otorgaron morada en el palacio de 
la Alcazaba lisboeta, actual castillo de San Jorge, donde vivía con gran aparato, llegando a 
insinuar en más de una ocasión que podían recuperarse sus derechos a la corona de 
Castilla. Firmaba siempre como “Yo la reina” y era conocida por los portugueses como 
“La excelente señora”. Falleció el 28 de julio de 1530 a la edad de sesenta y ocho años, 
siendo teóricamente enterrada en el monasterio de Santa Clara de Lisboa,

Monasterio de Santa Clara de Lisboa. Remodelado no século XVII, foi totalmente destruído pelo terramoto de 1755, sendo então a comunidade transferida para o Convento da Piedade da Esperança de Lisboa.