lunes, 24 de noviembre de 2014

Torrejón de Velasco. Madrid. Señorío de los Velasco, Ayalas, Álvarez de Toledo,Gómez de Ciudad Real y Dávilas


El castillo fue fundado en el siglo XV sobre una edificación anterior cuyas primeras referencias históricas datan del siglo XIII.




En el año 1294 el rey Sancho IV de Castilla entrega el señorío, llamado entonces Torrejón de Sebastián Domingo, a Don Gonzalo Ruiz, alcalde de Toledo y señor de la Villa de Orgaz cuyo entierro se representa en el cuadro de El Greco, quien posteriormente lo entregaría como parte de la dote de una de sus hijas que esposó a Lope Velasco, dándole la denominación actual al municipio. Alfonso XI, ya en el 1293, confirma la donación del señorío a Lope Velasco y por compra viene a los Ayala que con ellos emparentan.

Gonzalo Ruiz Murió en Toledo el 3 de diciembre de 1323. Por expresa voluntad suya fue enterrado en la iglesia de Santo Tomé de Toledo, llamada también de santo Tomás Apóstol. Sus descendientes llevaron el mismo título de señor hasta que en 1520 el rey Carlos I concedió el título de Conde de Orgaz a Álvaro Pérez de Guzmán, casado con la nieta de Gonzalo Ruiz de Toledo.

A mediados del siglo XIII  las aldeas de Pozuela y Palomero se despoblaron a favor de Torrejón de Sebastián Domingo. Torrejón de Sebastián Domingo quedó enclavado en laComunidad de Villa y Tierra de Madrid, dependiente del Sexmo de Villaverde. En el año 1294 el rey Sancho IV hizo donación de Torrejón de Sebastián Domingo aGonzalo Ruiz, alcalde mayor de Toledo, señor de Orgaz y fiel servidor del Rey, convirtiéndose en dominio señorial. Cuando una de sus hijas se casó con el hidalgo López de Velasco, Torrejón de Sebastián Domingo formó parte de la dote matrimonial de la joven. Por un Privilegio Real, Lope de Velasco dio su apellido al topónimo con el que se conoció desde entonces a la aldea, a la que se le llamó Torrejón de Velasco, siendo confirmada esta donación por Alfonso XI en 1343 Torrejón de Velasco fue heredado por el hijo de Lope, Sanz de Velasco. Los Ayala compran Torrejón de Velasco a sus parientes los Velasco. A principios del siglo XV Torrejón de Velasco era señorío de Leonor Fernández de Ayala, casada con Fernando Álvarez de Toledo, señor de Valdecorneja, la cual falleció en torno a 1420. Reinaba en Castilla Enrique III llamado El Doliente, 1390‐1406.


Aldonza Díaz de Velasco nace hacia 1250 y muere en 1275. Es hija de López Díaz de Velasco y de María Fernández de Rojas. Casa con Sancho López de Ayala, señor de Mena y Unza. Padres de Pedro López de Ayala que casa con Sancha Fernández Barroso. Padres de Fernán López de Ayala, señor de Ayala y de Torrejón de Velasco. Padre de Leonor de Ayala, señora de Torrejón de Velasco, de quien vienen los señores, condes y duques de Alba.


Es muy probable que el  promotordel Castillo  fuera Gutierre Gómez, Álvarez,  de Toledo ya que las tierras de Torrejón de Velasco estaban bajo su dominio como herencia de su madre Leonor de Ayala.
Dadas las características y trazas de la construcción, puede estimarse que las obras pudieron ejecutarse entre 1430 y 1440, si bien la primera constancia escrita de la fortificación no aparece hasta el año 1455. 
Hacia 1465 la fortaleza había pasado a manos de Álvar Gómez el Viejo, secretario de Enrique IV de Castilla (1425-1474). Abuelo del humanista, poeta y traductor Álvar Gómez de Ciudad Real, el Joven. Heredero del mayorazgo fundado por su abuelo 

Alvar Gómez el Viejo, fue alcalde de Toledo Alcalde, Regidor Tesorero de la casa de la moneda de Toledo, ocupó el cargo de secretario real con Juan II, Enrique IV y aun alcanzó la primera época de los Reyes Católicos. Compra Torrejon de Velasco, San Silvestre y Maqueda. Se distinguió por su capacidad de maniobra política, sabiendo traicionar y quedar bien con todos. El consiguió por trueques y negocios con el Gran Cardenal de España, don Pedro González de Mendoza, el señorío de Pioz, Atanzón, el Pozo de Guadalajara, los Yélamos y otros pequeños lugares. Levanta una nueva iglesia a su villa de Atanzón. Obtuvo el favor del rey Enrique gracias a la mediación de Juan Pacheco, marqués de Villena. En la Corte consiguió mejorar sus rentas: obtuvo el señorío de Maqueda y compró San Silvestre y Torrejón de Velasco. Además obtuvo del rey una ejecutoria de hidalguía para fundar mayorazgo, aunque, fiel al marqués de Villena, empezó ya a intrigar en secreto durante una embajada que le dieron ante el rey de Francia contra Enrique IV y servía de confidente al grupo de nobles que encabezaba la revuelta para elevar al trono al infante Alfonso obligando a abdicar al deshonroso Enrique IV; el rey terminó enterándose, sin embargo, y mandó al contador mayor, un converso llamado Pedro Arias Dávila, sitiar Torrejón de Velasco y tomarlo para sí. No por ello dejó de seguir apoyando a Alfonso, y participó en la llamada Farsa de Ávila (1465). La rebelión fracasó y Enrique IV ordenó confiscar sus bienes y sitiar Maqueda. Pero el obispo de Sigüenza Pedro González de Mendoza, futuro arzobispo de Toledo, instigado por el marqués de Villena Juan Pacheco, consiguió un trueque de tierras por medio del cual Álvar Gómez se quedó con algunas que tenía el obispo en Guadalajara (Yélamos, Pioz, Atanzón y El Pozo) para fundar su propio mayorazgo. Entre tanto Álvar Gómez se había hecho eventualmente alcalde mayor de Toledo (1467) al capitanear una revuelta de conversos, y para cerrar este trato renunció también a este cargo.

Entre Álvar Gómez y el monarca surgieron importantes desavenencias políticas, que finalmente se resolvieron a favor de Pedro Arias Dávila (¿1460?-1531), señor de Puñonrostro, quien, siguiendo órdenes del rey, puso sitio al castillo y tomó posesión de su área de influencia lo que no quita que un hijo de Alvar case con la hija de Pedro
Este señorío mantuvo la propiedad hasta la Desamortización de Mendizábal, perdiéndolo definitivamente en el año 1830.

Alvar Gómez el Viejo, I señor de  Pioz y Atanzón, tiene de su mujer Catalina Gómez o Vazquez, viva en 1499 y era natural de Guadalajara, dos hijos uno llamado Pedro Gómez y otro Alfonso, fraile franciscano, como segundón, y cuatro hijas legales y una natural. Alvar Gómez de Ciudad Real el Viejo funda capilla para su enterramiento en el convento de San Francisco el mismo convento donde se entierran los Mendoza

Pedro Gómez de Ciudad Real, II señor de Pioz y Atanzón, es hijo de Alvar Gómez de Ciudad Real, I señor de Pioz y Atanzón, y de Catalina Vázquez. El II señor de Pioz y Atanzón casa con Catalina Arias-Dávila, hija de  Pedro Arias-Dávila El Valiente, II señor de  Puñoenrostro, y de María Ortíz de Valdivieso. 

Los II señores de Pioz y Atanzón son padres de María Gómez de Ciudad Real, María Arias que muere en 1543. Fue enterrada en la Iglesia Parroquial de San Ginés  de Guadalajara a la que pertenecían sus casas. María casa con Alonso de la Cerda que muere en 154, VI señor de Enciso e hijo del I duque de Medinaceli y hermano del II Duque. Con sucesión que recayó en los condes de Villariezo, Burgos.


Hermano de María es Alvar Gómez de Ciudad Real el Joven. Sucedió a su padre en el señorío fundado por su abuelo y fue gentilhombre de los Reyes Católicos. Estuvo al servicio del Duque del Infantado y luchó en la batalla de Pavía junto a los Mendoza, donde fue herido, y en otras batallas en Italia, distinguiéndose además como intelectual de ideas erasmistas y escritor. En efecto, acompañó a Carlos V en su viaje a los Países Bajos entre 1520 y 1522. Estuvo presente en la coronación del Emperador en Bolonia (1530) en el séquito del Duque del Infantado. Fue un excelente escritor, pero un pésimo administrador, obligando con ello a sus descendientes a poseer únicamente Pioz y Atanzón. 

Hermana del II señor  Pioz y Atanzón es Inés Gómez de Ciudad Real que muere en 1539 y casa con Antonio de la Cerda, II señor de Torrequadra que muere en 1523. y es sobrino natural del IV conde de Medinac eli y primo hermano del I duque de Medinaceli. Con sucesión.

Dos Ciudad Real, tía y sobrina, casan con dos de la Cerda de la Casa de Medinaceli, que son primos hermanos.

Don Diego de Riaño y Gamboa. Caballero, y Trece de Santiago, Arcediano de Cuenca, obispo de Jaén, Presidente del Consejo de Castilla Comisario General de Cruzada., I Conde de Villariezo. Es su hermano don Francisco de Riaño y Gamboa, que fue el primogénito Caballero de la Orden de Santiago, Regidro de Burgos, Corregidor de Jerez de la Frontera, y Gobernador de la Habana, del cual, y de Doña María de Meneses y Arellano fu mujer nació Don Diego Luis de Riaño y Gamboa II Conde de Villariezo, Señor de VillaGonçalo, Villayuda, y Castañares. Regidor de Burgos, Caballero de la Orden de Santiago, y del Consejo de Hacienda, cuyos hijos, y de la Condesa Doña María Magdalena de Gaceta su mujer, son D. Manuel Joaquín de Riaño, Caballero de la Orden de Santiago, don Diego de Riaño, Doña Magdalena mujer de D. Benito de Salamanca y Velasco Señor de Berberana, y Don Antonio Jofeph Benito de Riaño y Gamboa III. Conde de Villariezo, vizconde de Villa-Gonçalo, Caballero de la Orden de Santiago Regidor de Burgos, que está casado con Doña Mariana de la Cerda, hija de D. Francifco de la Cerda y Ciudad-Real, Señor de las Villas de Pioz, Atanzón y los Yelamos, Caballero de la Orden de Santiago, y de Doña Lucía de Brizuela, y Arteaga su mujer.


Fernando Álvarez de Toledo, II señor de Valdecorneja, muere en  1384 y casa en 1366 con  Leonor López de Ayala, Señora de Torrejón de Velasco que muere en  1370. Su hijo mayor es García Álvarez de Toledo Meneses Ayala, III señor de Valdecorneja, que fue instituido mayorazgo por su padre en el testamento y casa con Constanza Sarmiento. Otro hijo llamado Gutierre Álvarez de Toledo Meneses Ayala es obispo de Palencia, arzobispo de Sevilla, cardenal primado de Toledo y primer señor de Alba de Tormes en Salamanca sucediéndole en este señorío su sobrino Fernando Alvarez de Toledo Sarmiento que será IV señor de Valdecorneja, II señor de Alba de Tormes y I conde de Alba de Tormes en 1438.


Fernán Pérez de Ayala (Toledo 1305Vitoria 15 de octubre de 1385), señor de Ayala y señor de Torrejón de Velascoadelantado mayor de Murcia, y merino mayor de Asturias. Padre de Leonor López de Ayala.



Gutierre Álvarez de Toledo Meneses y Ayala, Obispo de Palencia, es recompensado por Juan II de Castilla con el Señorío de Alba de Tormes  en 1429, y de su madre recibe las tierras de Torrejón de Velasco. Muere en 1446 y Torrejón de Velasco pasa a Alvar Gómez de Ciudad Real.



22 de febrero de 1446 Gutierre Álvarez de Toledo Meneses y Ayala dicta su testamento en Torrejón de Velasco, nombrando heredero universal a su sobrino el conde de Alba, don Gutierre muere en Talavera de la Reina, Toledo.


4 de marzo de 1446 Gutierre Álvarez de Toledo Meneses y Ayala muere en Talavera de la Reina recibiendo sepultura en la colegiata de Santa María.



 
 


Fuente de la Salud que data de 1775


















En 1775, aún bajo los Condes de Puñorrostro, se instaló en su interior una fábrica de jabones y una hilatura de lana. Fue en el siglo XIX, durante la guerra de Independencia, cuando el Castillo sufrió importantes desperfectos a manos de las tropas francesas que lo utilizaron como blanco de sus entrenamientos y maniobras con artillería.
Posteriormente, ya bien entrado el silgo XIX, con la desamortización de Mendizábal cambio de propietario, dejando de pertenecer a los herederos de Puñonrrostro, y pasando el Castillo a tener un uso como almacén de aperos de labranza y corral para ganadería.




Escudo muy deteriorado que puede corresponder a alguno de los sucesivos señores de Torrejón.