jueves, 15 de abril de 2010

San Cayetano y San Lorenzo. Madrid.

El nombre de la calle hace referencia a un almacén de salitre que suministraba a una fábrica de pólvora."Sal Nitrum". NITRATO DE POTASIO KN03.
Uno de los componentes de la polvora es el salitre , tambien presenta carbon y azufre, la polvora antigua presenta alrededor de 41 % de salitre, en cambio la polvora moderna presenta 75 % de salitre. El salitre es el comburente proporcionando el oxigeno.
Los primeros en utilizar el salitre fueron los alquimistas chinos y árabes
Los romanos elaboraban composiciones con azufre, betún y estopa. También es posible que más tarde hayan agregado a esas mezclas sales de nitrato, ya que los romanos conocían el natrón de los egipcios, lo mismo que los griegos. El llamado fuego griego se habría inventado al final del siglo VII y su composición estaba formada por salitre, azufre y resina; mezcla que más adelante fue perfeccionada por los árabes. Se le adjudica al alquimista Geber ser el precursor del estudio de los cristales del salitre, a fines del siglo VIII. Geber vio que los cristales de este salitre se formaban en las paredes de las cavernas como eflorescencias salinas, por lo que lo llamó Sal Petrae, esto es sal de piedra. En el siglo XII, se dieron a conocer primera vez los escritos de Marcus Grecus, quien llamó a este nitrato Sal Petrossun o Sal Petressi al igual que Gerber, pero, al parecer desde Raimundo Lulio, en el siglo siguiente, se generalizó el nombre de Sal Niter, sal de nitrato, o simplemente, Nitro.
El material terroso impregnado de sales de nitrato, que se encontraba adherido a las paredes de las cuevas, en el suelo de los establos o en la superficie de los muros antiguos, era separado de estos lugares, y los alquimistas lo disolvían en agua hirviendo, que luego de 24 horas decantaba por el reposo, al cabo de las cuales el salitre aparecía cristalizado en el fondo de la vasija. De ese modo se elaboraba salitre a fines de la Edad Media.
Alberto el Grande, en sus obras herméticas, escritas en 1250, dice que en 1173 se usaban en Persia fuegos artificiales. En el siglo XIII en Europa los alquimistas árabes empezaron a recurrir al salitre para esos mismos fines. En 1220 Rogerio Bacon, decía que era capaz de producir fuegos más brillantes que los relámpagos mezclando salitre, azufre y carbón y que con la composición se podía destruir una población o un ejército. Cinco años más tarde en 1225, un manuscrito árabe describe las diferentes formas de fabricar composiciones incendiarias y da las reglas para purificar el salitre.
Los primeros usos de la pólvora explosiva en Europa habrían ocurrido en 1331, en el Norte de Italia. La eficiencia de la pólvora para usos militares dependía, de modo importante, de la buena calidad del salitre y no existía entonces ningún método que permitiese elaborar un nitrato potásico puro. El otro problema radicaba en la escasez de este producto, que seguía obteniéndose, como se dijo ya, de las cuevas salitradas, establos, bodegones o de criaderos naturales en ciertas regiones. La creciente necesidad de nitrato llevó a los europeos a obtenerlo por medio de "plantaciones" de salitre, primeras nitrerías artificiales iniciadas en el siglo XVI.
Para recrear las naturales condiciones en que se producía el nitrato juntaban materias orgánicas con cenizas de leña, cal o tierras calcáreas, tierra de los establos y otras, colocadas en capas sobrepuestas, siendo los montones rociados periódicamente con orines y la parte líquida de los excrementos. En esas condiciones se daba lugar, primero a la formación de amoníaco y después a la transformación de éste en ácido nítrico, el que aparecía en la forma de nitratos cálcico y potásico. Desde fines del siglo XV, las pólvoras españolas, que eran consideradas las mejores de Europa, se hicieron famosas. Se construyeron fábricas en Navarra, Cataluña, Barcelona y Aragón. La buena calidad de la pólvora se debía al método utilizado en su elaboración. El salitre se lavaba repetidas veces en grandes artesas para despojarle los cuerpos extraños y luego se le sometía a cocción en una caldera, con lo que perdía parte de los cloruros y otras sustancias. El carbón y el azufre se trituraban a mano, con mazos de madera, hasta reducirlos a polvo. A partir de esto, el desarrollo de la industrias de guerra dio una creciente importancia al nitrato.
Junto con la virgen de la Paloma son San Cayetano y San Lorenzo los patronos del barrio de La Latina y Embajadores y sus fiestas se celebran entre el 7 y el 16 de agosto.


Calle del Doctor Piga, 2.

En 1541 se dividió la parroquia de Santa Cruz, creándose la parroquia de San Sebastián sobre una antigua ermita que dedicada a aquel santo estaba situada en la calle Atocha.

Pronto esta parroquia se convirtió en una de las más extensas y populosas de la ciudad, con lo que el 21 de noviembre de 1662, y con la finalidad de acercar los servicios parroquiales a los populosos barrios de la zona de Lavapiés, se creó un anexo bajo la advocación de San Lorenzo Mártir.

Situada en un tramo de la calle de la Fe, hoy calle Doctor Piga, se trataba de un edificio pequeño y poco capaz formado por una sola nave, y de fachada muy sencilla, en donde lo único destacable era una estatua de San Lorenzo situada en una hornacina sobre la portada. Se construyó en poco tiempo, puesto que las obras se acabaron en 1670, siendo consagrada el 8 de septiembre de ese mismo año.

Parroquia independiente a partir de 1805, poco o nada queda ya del primitivo edificio. El 16 de junio de 1851 sufrió un incendio que afectó a buena parte de su fábrica, siendo restaurada posteriormente. De igual modo, el edificio fue saqueado y totalmente destruido el 20 de julio de 1936, al poco de empezar la Guerra Civil.

En 1942 se empezaron las obras de reconstrucción del templo, que sin respetar para nada las trazas del edificio original, fue vuelto a inaugurar el 9 de agosto de 1950.

San Lorenzo. La tradición lo ha hecho español de nación. En el año 258 era el protodiácono de la Iglesia de Roma. La persecución de Valeriano, que lo inmoló, iba enderezada contra la jerarquía eclesiástica: obispos, presbíteros, diáconos. Lorenzo era el principal encargado de socorrer a los pobres y administrar las temporalidades de la Iglesia. Coronó su vida abrasado en unas parrillas. — Fiesta: 10 de agosto.

San Lorenzo, según la tradición, nació en Huesca , en la Hispania tarraconense Cuando el Papa Sixto accede la Silla Pontificia en el año 257 San Lorenzo es nombrado Diácono y Archivista y Tesorero de los bienes de la Iglesia. Un año después el Emperador Valeriano I comienza una persecución de los cristianos El Papa Sixto II fue crucificado el 6 de Agosto y nos cuenta San Ambrosio de Milán la siguiente leyenda: Cuando San Lorenzo vio crucificado al Papa Sixto le dijo ¿ Donde vas, querido padre, sin tu hijo ? a lo que aquel respondió: En tres días tu me seguirás.

El emperador pidió a San Lorenzo que entregase los bienes de la Iglesia y éste le solicito un plazo de tres días. Se cuenta que el Santo envió el Santo Grial, la copa que utilizó Jesús en la ultima Cena, a Hueca donde estovo oculta largo tiempo. Cuando transcurrió el plazo solicitado San Lorenzo se presentó ante el Emperador junto a los pobres y enfermos y le dijo: Estos son los varaderos tesoros de la Iglesia. . . .Y San Lorenzo fue martirizado y quemado en una parrilla en el Campo de Verano de Roma y enterrado por Hipólito y Justino en la Vía Tiburtina, en las Catacumbas de Ciriaca.



Nació en Venecia en 1480. Pertenece a una familia noble, su madre lo consagró a Jesús antes de nacer, por eso se llama Cayetano de santa María. Desde niño frecuentó la Iglesia. En 1504 se graduó en jurisprudencia en la Universidad de Padua. Luego va a Roma y el Papa Julio II lo nombró Protonotario apostólico y Camarero Pontificio. En 1516 es ordenado sacerdote y entra en la Cofradía del Divino Amor. Al regresar a Vicenza se unió a un grupo de gente devota a los cuales prepara para atender a enfermos incurables.

Gasta su fortuna personal haciendo obras de misericordia.
Siendo sacerdote, orando tiene una visión donde se le aparece la Virgen que le ponía al niño Jesús en sus brazos. En Roma funda una congregación de clérigos, conocida como los Teatinos, por haber sido el primer superior el obispo de Teati y que después fue elegido papa con el nombre de Paulo IV.
Lucha por los pobres y enfermos y contra las herejías.
Murió en Nápoles en 1547. Es proclamado santo por el papa Clemente X en 1671.Su cuerpo yace en la Iglesia de San Pablo.
Su fiesta se celebra el 7 de agosto.

Es el Santo al que se le pide trabajo.


Iglesia de San Millán y San Cayetano. Calle de Embajadores, 15.

Se trata de la antigua iglesia del convento de Nuestra Señora del Favor, aunque por ser de clérigos teatinos fue más conocida por el nombre del fundador de la orden, San Cayetano de Thiene.

El convento tuvo su origen en un oratorio dedicado a San Marcos y a Nuestra Señora del Favor, fundado en 1612 por Diego de Vera y Ordóñez de Villaquirán en unas casas de su propiedad, en la calle del Oso. En 1644 el Padre Plácido Mirto fundó un convento de teatinos en este oratorio y tomó su patronato el Consejo de Hacienda.

En 1822, durante el trienio liberal, el gobierno decretó el traslado de los teatinos a su convento de Zaragoza, y el edificio permaneció vacío. Poco tiempo después, con Fernando VII de nuevo en el trono, se cedió provisionalmente a los frailes de San Gil, mientras finalizaban las obras de su convento de la plaza de San Marcial –hoy plaza de España-. Allí permanecieron los gilitos hasta su expulsión en 1836 con los decretos desamortizadores, quedando el espacio del convento reservado para viviendas particulares, con la excepción de su iglesia que permaneció abierta al culto.

En 1869 se va a trasladar a la iglesia de San Cayetano la parroquia de San Millán Abad, que había sido fundada en 1561 en la calle Toledo como anejo de San Justo y que desde 1806 era parroquia independiente. Desde ese momento, la antigua iglesia de los teatinos pasó a convertirse en la iglesia parroquial de San Millán y San Cayetano, función que sigue desempeñando en nuestros días.

En cuanto al edificio, las obras las comenzó en 1669 el arquitecto Marcos López, se cree que las continuaron José de Churriguera y Pedro de Ribera, y fueron concluidas por Francisco de Moradillo en 1761. La planta es de cruz griega y esta coronada con una gran cúpula de tambor sobre pechinas de estilo bizantino; el interior consta de tres naves y cuatro capillas cerradas con sus correspondientes cúpulas.

La fachada fue construida en granito y ha sido atribuida a Churriguera. Se compone de ocho grandes pilastras rematadas con capiteles de orden compuesto. Las dos pilastras de cada extremo encuadran las dos torres y entre las cuatro del centro se disponen tres arcos de acceso de medio punto. Sobre los arcos se colocaron en unos nichos las estatuas de San Cayetano, de Nuestra Señora del Favor, y de San Andrés Avelino, realizadas en piedra caliza por Pedro Alonso de los Ríos.

El templo fue incendiado en 1936 durante la Guerra Civil, y hubiera quedado totalmente destruido de no ser por el apeo y cimbrado que durante la guerra llevó a cabo Fernando Chueca Goitia. Durante la posguerra fue reconstruida, salvándose íntegramente su fachada y rehaciendo la gran cúpula central.


San Cayetano, presbítero italiano de Vicenza y fundador de la orden en el siglo XVI. La obra estuvo al principio en manos del arquitecto Marcos López en el siglo XVII. Más tarde, en 1722, Pedro de Ribera y José Churriguera se encargaron de las obras tanto del convento de la iglesia y de la sacristía. El primer proyecto de Ribera no fue ejecutado, pero el proyecto definitivo no tuvo nada que envidiarle. José Churriguera se encargó de la fachada de la iglesia y Francisco de Moradillo la terminó en 1761.