domingo, 29 de enero de 2012

Castillo Liechtenstein. Viena.


En los bosques de Viena.




Es el castillo solar del príncipe de Liechtenstein.

Cerca del castillo el monasterio cisterciense de Heiligenkreuz, Santa Cruz, de 1133.  

Una gran parte se reconstruyo en el período del barroco, pues resultó muy dañada con las invasiones turcas. En el interior una nave del siglo XIIuna sala capitular del XIIIcon un muro cubierto de pinturas. El campanario y una columna de la Trinidad son barrocos. La abadía alberga las tumbas de los trece miembros de la familia Babenberg que gobernaron Austria durante la era medieval.


La historia moderna de Liechtenstein data de 1719, fecha en la que el país adoptó su nombre actual cuando el emperador Carlos VI convirtió en principado los señoríos de Valduz y Schellenberg, que la familia condal de Liechtenstein habría adquirido en 1699.

Durante los siglos XVIII y XIX, se alió económica y políticamente, como principado independiente del Sacro Imperio Romano Germánico, con la monarquía austríaca de los Habsburgo.

Principado autónomo de Austria desde 1719, formó parte de la confederación del Rin entre los años 1806 a 1814, para más tarde pasar a formar parte de la Confederación Germánica hasta el año 1866.

Al finalizar la guerra austro-prusiana, el país se desvinculó de Austria, aunque mantuvo la unión aduanera. Tras la derrota de las potencias centrales en la Primera Guerra Mundial, se independizó totalmente de Austria y realizó un acercamiento hacia la Confederación Helvética, que culminó con la unión en las relaciones exteriores en el año 1919, la unión monetaria en 1924 y la unión aduanera en 1931.

A la muerte de Juan II, en 1929, le sucedió Francisco I hasta 1938, en que Francisco José II subió al trono. Durante la Segunda Guerra Mundial, Liechtenstein se mantuvo neutral junto a Suiza.

En noviembre de 1989 fallecía Francisco José II, sucediéndole el príncipe Hans Adam II. Además en 1984, un referéndum garantizó el voto femenino en las elecciones nacionales.

En 1990 Liechtenstein fue admitido como miembro 160 de las Naciones Unidas y de la Asociación Europea de Libre Comercio (conocida por sus siglas en inglés EFTA, European Free Trade Agreement) en septiembre de 1991.

En abril de 1995 un nuevo referéndum ratificó la adhesión del Principado al Espacio Económico Europeo, lo que hubo de redefinir el tratado de Unión aduanera con Suiza, que no pertenece a tal organización.