miércoles, 28 de marzo de 2012

Boadilla del Monte. Madrid.


Palacio y convento de Carmelitas.


Palacio del infante don Luis de Borbón y Farnesio. Hijo de Felipe V y de Isabel de Farnesio.

El 20 de febrero de 1761, el infante Don Luis compró el señorío de Boadilla a doña Josefa Micaela de Mirabal, marquesa de Mirabal y mujer de su pariente don Tello Dávila-sin dejar hijos- en 1.192.378 reales y 2 maravedíes. 

"El Sr. Infante Don Luis ha comprado con permiso de S.M. la Villa de Boadilla del Monte y varias tierras circunvecinas pertenecientes a diferentes mayorazgos para lo que ha precedido la necesaria licencia de la Cámara y estado ya perfeccionada dicha compra, quiere S.M. que para mayor seguridad de lo hecho se expida por la Cámara en su Real Nombre la aprobación de las escrituras ..."

Falleció en Arenas de San Pedro el 7 de agosto de 1785; no se respetó su deseo de que sus restos mortales descansaran en su palacio de Boadilla, y fue enterrado en el panteón de los Infantes del monasterio de El Escorial. 



Josefa Micaela de Mirabal, III Marquesa de Mirabal, IV Condesa de Villafuente Bermeja, Señora de la Villa de Boadilla del Monte. Hija de Don Luis de Mirabal y Espínola, I Marqués de Mirabal (*Jerez de la Frontera 1657, †Madrid 1729), Presidente del Consejo de Castilla (1716-1724), y de su segunda esposa Doña Isabel Queipo de Llano, Señora de la Villa de Boadilla del Monte. Sucedió en los Títulos y en el Señorío de Boadilla del Monte al fallecer su hermana Doña Mariana Melchora de Mirabal, II Marquesa de Mirabal, casada con su primo hermano Don Juan Francisco de Mirabal, II Conde de Villafuente Bermeja.

Don Luis de Mirabal casó en segundas nupcias con Doña Isabel María Queipo de Llano, Señora de la villa de Boadilla del Monte, hija de don Fernando Queipo de Llano, III Conde de Toreno y Alférez Mayor de Asturias, y de doña Emilia de Doriga y Malleza.




Contrajo matrimonio en Olías del Rey (Toledo) el 27 de junio de 1776 con María Teresa de Vallabriga y Rozas (1758–1820), hija de Luis de Vallabriga, mayordomo de Carlos III, y de María Josefa de Rozas y Melfort, III condesa de Castelblanco, hija de José de Rozas y Meléndez de la Cueva, I duque de San Andrés, II conde de Castelblanco, capitán general y presidente de la Real Audiencia de Guatemala.

Luis de Borbón y Farnesio y María Teresa de Vallabriga y Rozas fueron padres de tres hijos:

Luis María de Borbón y Vallabriga  (1777–1823), XIV conde de Chinchón, arzobispo de Toledo y cardenal. Fue el único miembro de la familia que se quedó en España durante la Guerra de la Independencia Española, siendo presidente de la Regencia instaurada por las Cortes de Cádiz en 1808, hasta la llegada de su primo Fernando VII. Fue enterrado en la catedral de Toledo.

María Teresa de Borbón y Vallabriga (1779–1828), fue por renuncia de su hermano la XV condesa de Chinchón; además, fue I marquesa de Boadilla del Monte. Recuperó para la familia el apellido Borbón y el tratamiento de altezas reales, gracias a su matrimonio con Manuel de Godoy, siendo su hija Carlota Luisa de Godoy y Borbón. Fue retratada por Goya en el cuadro de su nombre y fue enterrada en la capilla del palacio de Boadilla del Monte. 

María Luisa de Borbón y Vallabriga (1780–1846), que casó con Joaquín José de Melgarejo y Saurín, duque de San Fernando de Quiroga, de quien no tuvo sucesión; yace sepultada en la sacristía del palacio de Boadilla del Monte.





Felipe V nunca olvidó la lealtad que demostró la Villa durante la guerra.

En ese momento el condado de Chinchón pertenecía, por venta de los condes, a su hijo, el Infante Felipe de Borbón y Farnesio y el Rey otorgó el título en 1739 de “LA MUY NOBLE Y MUY LEAL”, que aparece en la parte inferior del escudo de armas de la ciudad.

En 1761 el Infante vende el Condado a su hermano, Luís Antonio Jaime de Borbón, quién renunciando al sacerdocio y al Arzobispado de Toledo, contrajo matrimonio en 1778 con María Teresa de Vallábriga.

Por este matrimonio se le prohibió la estancia en Madrid y el uso del apellido Borbón.

Más tarde el título pasa a manos de su hijo Luis María de Borbón.

Carlos IV decidió ocuparse de su educación y de la de sus hermanas.

Don Luís recibió sacerdocio en 1799, siendo posteriormente arzobispo de Sevilla y Toledo y renunciando al Condado a favor de su hermana María Teresa de Borbón y Villábriga, la famosa Condesa de Chinchón que recobró todos sus títulos y el apellido Borbón tras su matrimonio con Godoy en 1797. Esta Condesa, conocida y apreciada por Goya desde la infancia es retratada por éste en varias ocasiones.

El Infante don Luis fue un gran protector de Goya y gracias a él, Camilo, hermano de Goya fue capellán de la Iglesia Ntra. Sra. de la Asunción, antes Ntra. Sra. de la Piedad. Por ese motivo tras el incendio de la parroquia en la Guerra de la Independencia, Goya, a petición de su hermano Camilo pinta el cuadro “Nuestra Sra. de la Asunción” para paliar los destrozos sufridos en el interior de la Iglesia. Hoy en día se puede contemplar en el retablo del Altar Mayor.


Las dificultades económicas de la Marquesa de Mirabal provenían de 1729. Fecha en que su padre Félix de Mirabal, ante el mal estado del palacio de Boadilla del Monte, el de las Dos Torres, anterior al actual , ya nte las dificultades para encontrar dinero líquido que le permitiera efectuar las reparaciones en el mismo se vio forzado a pedir al rey autorización para constituir un censo de 4.000 ducados sobre los bienes del mayorazgo. 

En 1760 la Marquesa de Mirabal se vio incapaz de hacer frente a la hipoteca y vendió el mayorazgo al Infante Luis Antonio

Así en 1761 Luis Antonio compró el señorío de Boadilla a la marquesa de Mirabal, por 1.200.000 reales que aumento con compras a los concejos de Boadilla y Pozuelo de Alarcón, a los premonstratenses de San Joaquín de Madrid, y a las monjas de Santa Clara de Boadilla. 

No bastándole el mayorazgo de Boadilla, en el mismo año de 1761 compró a su hermano Felipe por catorce millones de maravedís  el colindante condado de Chinchón.

A primeros de 1764 el infante don Luis encargó a Ventura Rodríguez la construcción del palacio de Boadilla del Monte, más bien la remodelación del Palacio de las dos Torres ya existente.


Del interior del palacio destaca la capilla. Aloja los panteones de la Condesa de Chinchón, esposa de Godoy; y de su hermana, la Duquesa de San Fernando, y el del marido de ésta.


El palacio fue la residencia principal del Infante don Luis, desde su construcción, en 1765, hasta su matrimonio morganático con María Teresa de Vallabriga, en 1776.


El palacio sería devuelto a su propietario, don Carlos Rúspoli, Duque de Sueca, descendiente del infante don Luis, realizándose en 1973 obras de restauración y consolidación. A pesar de que en 1974 el palacio fue declarado monumento nacional, la falta de subvenciones y lo costoso de su mantenimiento acabaron por deteriorar gravemente los jardines y la construcción. 

En 1998 Enrique Rúspoli y Morenés, último propietario descendiente directo del infante Don Luis, tras fracasar en todos sus intentos por conseguir las subvenciones necesarias que permitiesen mantener un ambiente digno y evocador, en un monumento de tanta historia y arte, al estilo de los palacios ingleses o franceses, vendió el palacio de sus antepasados al Ayuntamiento de Boadilla del Monte 

  • Conde de CHINCHÓN concedido 9.5.1520 por Carlos V a Fernando de Cabrera y Bobadilla.
  • Grandeza de España de primera clase concedida por Carlos II a Giulio Savelli, IX Conde, principe di Albano, principe di Venafro.
  • Título vendido con aprobación Real 1738 por Sforza Sforza-Cesarini, 11. Conde, duca di Genzano, conte di Santa Fiore a Felipe de Borbón y Farnesio, Infante de España, y por este principe, 28.5.1761 a su hermano menor Luis Antonio Jaime de Borbón y Farnesio, Infante de España.






Convento de Carmelitas Descalzas.




Iglesia Parroquial.








Convento de Carmelitas.



Carmelitas.