miércoles, 19 de septiembre de 2012

Canillas y Cañas de Río Tuerto. Monasterio de mojas bernardas de Santa María del Salvador de Cañas. La Rioja






Se cedió en el año 1170 tanto Cañas como Canillas al Monasterio.

El Monasterio  es uno de los más depurados góticos de la región. 

En Cañas nace Santo Domingo de Silos.(Cañas, 1000 - Silos, 1073).


La primera cita documental de la localidad  es de 922  cuando donaron el Rey García Sánchez I y su madre  Toda Aznárez el primitivo Monasterio de Santa María de Cañas al de la Cogolla. 

Una nueva escritura de cesión es del año 1047,  García II el de Nájera y su mujer Estefanía de Foix cedían el Monasterio de San Miguel de Cañas al de San Millán.


Se remonta la fundación de su nuevo Monasterio a una fecha, 1170, muy próxima a la muerte del promotor de la reforma cisterciense, San Bernardo, fallecido en Claraval el 20 de agosto de 1153 y canonizado veinte años después. 

En 1169,  Diego López Díaz de Haro y su esposa  Aldonza Ruiz de Castro habían entregado a un reducido grupo de monjas benedictinas una propiedad en Ayuelas, lugar próximo a Santo Domingo de La Calzada, para establecer su comunidad. Sin embargo, la cercanía de la población molestaba a las religiosas, y el 9 de abril de 1170 recibieron una generosa entrega de sus benefactores: las villas de Cañas y Canillas, y un núcleo próximo a Tironcillo.

Aldonza Ruíz de Castro, ya viuda donó bienes cuantiosos a la comunidad recién asentada como la cercana población de Casalarreina, a la que pronto se uniría llevando consigo a su hija  Urraca cuarta abadesa ésta que murió en olor de santidad en 1262, figurando en el menologio cisterciense como Beata.

La villa formó parte del señorío de los Conde de Hervías y -hasta la creación de la provincia de Logroño por Real Decreto de 30 de noviembre de 1833- de la de Burgos.