jueves, 9 de abril de 2015

Gaudi. Barcelona


En el Paseo de Gracia 




Casa Batlló


Se trata de una remodelación integral de un edificio previamente existente en el solar, obra de Emilio Sala CortésLa construcción se realizó entre los años 1904 y 1906. Está situado en el número 43 del Paseo de Gracia de Barcelona, la ancha avenida que atraviesa el distrito del Ensanche (Eixample), en la llamada Manzana de la discordia, porque alberga además de este edificio otras obras de arquitectos modernistas: la casa Amatller, que colinda con la de Gaudí, obra de Josep Puig i Cadafalch; la Casa Lleó Morera, obra de Lluís Domènech i Montaner; la Casa Mulleras, Paseo de Gracia número 37, de Enric Sagnier i Villavecchia; y la Casa Josefina Bonet, de Marcel·lià Coquillat, Paseo de Gracia número 39.

En 1903 el edificio fue adquirido por el industrial Josep Batlló i Casanovas, un rico hombre de negocios que poseía diversas fábricas textiles en Barcelona. Estaba casado con Amàlia Godó i Belaunzarán, de la familia de los condes de Godó, editores del diario La Vanguardia.



Casa Mulleras



Fachada posterior de la Casa Batlló


Patio interior

Batlló compró el edificio por 510 000 pesetas, con la primera intención de derribarlo y construir uno nuevo, aunque luego se conformó con reformarlo, y mientras él se reservó la planta principal el resto lo explotó en régimen de alquiler, como era habitual en las casas burguesas de la época, aunque también entregó algunos pisos a sus hijos según se iban casando


Casa Amatller junto a la casa Batlló  Fue proyectada por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch entre 1898 y 1900Paseo de Gracia, 41.

Desde que la familia Amatller inició la fabricación de chocolate en 1797, con una pequeña industria cerca de Santa María del Mar, en Barcelona, los chocolates Amatller se elaboran desde entonces con las mejores materias primas habidas en el mercado.
 
La marca Amatller es probablemente la marca mas antigua de España aún en activo, con más de 215 años de historia.



El edificio fue un encargo del industrial del chocolate Antoni Amatller a Josep Puig, que ideo un modelo de palacio gótico urbano, con una fachada plana, un patio central y una escalera que da acceso a las habitaciones principales.
El estilo es una mezcla entre el gótico catalán y el flamenco caracterizado por la forma triangular plana de la parte superior de la fachada.
La casa depende desde 1960 del Instituto Amatller de Arte Hispánico, fundación creada por los descendientes del fotógrafo Antoni Amatller. Fue declarada monumento histórico-artístico el 9 de enero de 1976.

Antoni Amatller Costa (Barcelona, 1851 - id., 1910) fue un industrial, maestro chocolatero, coleccionista de arte y fotógrafo, hijo de una familia de chocolateros que se remonta a 1797.
Se formó en la profesión en Suiza y Bélgica. Interesado por la pintura y el dibujo desde joven, combinó su actividad industrial y comercial y la dirección de su empresa chocolatera con el coleccionismo y la fotografía. Miembro de la Association Belge de Photographie de Bruselas, obtuvo distintos premios de fotografía. La temática de las mismas la constituyen sus reportajes de distintos viajes por Europa, Norte de África y Oriente Medio. Destacó en el retrato y en la fotografía costumbrista.
Como coleccionista es relevante su extensa colección sobre vidrio romano y vidrio decorado, una de las más importantes en manos privadas en España.
Su vivienda, la casa Amatller (1900), es una gran obra modernista de Barcelona. En la misma se encuentra el Instituto Amatller de Arte Hispánico, creado por su hija Teresa Amatller, en el que se conserva el material fotográfico de Antoni Amatller y buena parte de su colección de arte.




La Pedrera, Casa Milá



La Casa Milà, llamada popularmente La Pedrera («cantera» en catalán), fue construida entre los años 1906 y 1910 en el distrito del Ensanche de Barcelona, en el número 92 del Paseo de Gracia. La casa fue edificada por encargo del matrimonio Pere Milà i Camps y Roser Segimon i Artells.




La Casa Milà se encuentra en un chaflán del Paseo de Gracia con la calle Provenza, ocupado anteriormente por un chalet que hacía frontera entre los municipios de Barcelona y Gracia, antes de la anexión de esta villa a la ciudad condal en 1897. El chalet pertenecía a José Ferrer-Vidal y Soler, hermano de Luis Ferrer-Vidal y Soler, fundador de la Caixa de Pensions de Barcelona, y se formalizó la compra ante notario el 9 de junio de 1905.
La zona se ubicaba en pleno Ensanche de Barcelona, proyectado por Ildefonso Cerdá y aprobado en 1859, con un sistema reticular de manzanas de viviendas con los ángulos recortados, con la previsión de edificar por dos lados y dedicar el resto a jardines, punto este último que finalmente no se llevó a cabo. Con el Ensanche, el Paseo de Gracia se convirtió en una de las principales arterias de la ciudad, por lo que fue elegido por la burguesía catalana para fijar sus residencias, gracias a lo cual esta vía creció rápidamente y se convirtió en un hervidero constructivo donde desarrollaron su labor los mejores arquitectos de Barcelona. Cabe resaltar que en el mismo Paseo de Gracia había construido Gaudí poco antes la Casa Batlló (1904-1906), y anteriormente había efectuado otras dos intervenciones hoy desaparecidas: la Farmacia Gibert (1879) y la decoración del bar Torino (1902).
La Manzana de la Discordia antes y después de las intervenciones modernistas
En ese contexto, Gaudí recibió el encargo de construir una casa señorial de parte de Pere Milà i Camps, un rico empresario cuyo padre, Pere Milà i Pi, había forjado su fortuna en la industria textil. Milà amplió el negocio familiar y diversificó los sectores donde probó fortuna, siendo por ejemplo el promotor de la plaza de toros La Monumental. También se dedicó a la política, y fue diputado por parte de Solidaritat Catalana. El señor Milà estaba casado con Roser Segimon i Artells, viuda de Josep Guardiola i Grau, un indiano enriquecido en América con plantaciones de café, cuya fortuna heredó su mujer. Así pues, la pareja gozaba de una privilegiada posición, hecho que quisieron plasmar en una casa de diseño innovador y gran lujo de detalles.



Fachadas del siglo XIX en el Paseo de Gracia 



Casa Lledó Morera, Paseo de Gracia nº 35. El proyecto fue un encargo hecho en 1902 por Francesca Morera para reformar la antigua Casa Rocamora del año 1864, que albergaba la Sociedad de Fomento del Ensanche. Después de su muerte en 1904, su hijo Albert Lleó i Morera continuó las obras y dio nombre al edificio. La obra finalizó el 10 de marzo de 1905.




Siguiendo por el Paseo de Gracia llegamos a la Diagonal y por aquí al Templo de la Sagrada Familia