viernes, 13 de enero de 2012

Real Fábrica de Tabacos de Sevilla.

La planta del tabaco fue encontrada por los españoles a su llegada a América, en 1492. 

La ciudad de Sevilla, sede de la Casa de Contratación ostentaba el monopolio del comercio con este continente y ya antes del siglo XV habían llegado a la ciudad las primeras plantas de esta especie,estableciéndose a principios del siglo XVI las primeras industrias de manufacturas de tabaco en Sevilla, las primeras de toda Europa.

Al principio se trataba de factorías de carácter disperso dentro de la ciudad, para concentrase más adelante, por motivos de salubridad y también del control estatal sobre la actividad, las diversas fábricas se concentraron en una sola, ubicada frente a la iglesia de San Pedro. 

En el siglo XVIII se decide la construcción del gran edificio, a extramuros de la ciudad, que posteriormente, en el siglo XX se convertiría en sede de la Universidad de Sevilla.


La sede de las oficinas centrales de la Universidad de Sevilla y de algunas de sus Facultades, es dentro de la arquitectura industrial del siglo XVIII, el edificio de mayores dimensiones y máxima categoría arquitectónica de su género en España, además de ser uno de los más antiguos de la Europa del Antiguo Régimen. 


Ocupa un enorme rectángulo de 185 x 147 metros, solamente superado en España por El Escorial, que mide 207 x 162 m.



La primitiva Fábrica de Tabacos de Sevilla se hallaba desde 1620 en un recinto situado entre la iglesia de San Pedro y la del Buen Suceso, donde había existido anteriormente un corral de comedias, es decir, en la actual Plaza de San Pedro. 

El recinto, integrado por varias construcciones de dos plantas, fue paulatinamente transformado y ampliado en 1632, 1687 y 1726.

En 1725 surgió  el proyecto de las nuevas fábricas, al mismo tiempo que se ampliaba el viejo edificio. 

Para la ubicación del edificio se pensó en varios lugares extramuros inmediatos a la Puerta de Jerez. 

Uno de los sitios propuestos fue entre el Palacio de San Telmo y la Torre del Oro; otro, las Atarazanas; finalmente se eligió el lugar llamado de las Calaveras, por haber servido de enterramiento en época romana.  

Se trata del terreno comprendido entre la Huerta de la Alcoba (en el Alcázar), San Telmo y el convento de San Diego, edificio desaparecido que se hallaba enclavado delante de lo que ocupa hoy el Casino de Exposición. El terreno, que pertenecía fundamentalmente al Ayuntamiento y al Real Colegio Seminario de San Telmo fue valorado en 15.000 reales, 510.000 maravedíes.

Las obras se iniciaron el 28 de Septiembre de 1728. 

El 1950 se decide el traslado de la fabricación de las labores de tabaco a una nueva factoría construida en el barrio de los Remedios y se propone la utilización del edificio como sede de la Universidad de Sevilla.

El interior de la zona de fábrica estaba primitivamente dividido en grandes naves, alguna de las cuales medía más de 150 metros de largo. La zona noble contenía dos viviendas para el superintendente y el director de la fábrica en las zonas extremas en el centro tras la entrada principal se encontraba la zona de oficinas, en donde se encuentra una gran escalera doble que termina en el actual paraninfo de la universidad.