sábado, 10 de noviembre de 2012

Marquesado de Távara. Iñigo Arteaga y Álcazar, marqués de Távara




Armas de los Pimentel Osorio, I marqueses de Távara.

Bernardino Pimentel y Enríquez, I marqués de Távara, señor de Villafáfila. Casó con Constanza Osorio de Bazán, hija de Pedro Osorio, I conde de Lemos. Le sucedió su hijo:


El marquesado de Távara fue  creado en 1541, por  Carlos I para  Bernardino Pimentel y Enríquez, señor de Villafáfila.

Bernardino Pimentel y Enríquez, era hijo de Pedro Pimentel y Vigil de Quiñones, hijo del III conde de Benavente, y de su segunda esposa Inés Enríquez de Guzmán, hija de Enríque Enríquez de Mendoza, I conde de Alba de Liste.

Este título recibió la G.E. el 1 de marzo de 1729 siendo X marqués de Távara, Miguel de Toledo y Pimentel, X conde de Villada.

Su denominación hace referencia a la localidad de Távara, ahora escrito como Tábara, Zamora, de donde eran señores los Pimentel.


El condado de Villada, Palencia,  fue otorgado a Enrique Pimentel y Enríquez en 1625 por Felipe IV a Enrique Pimentel y Enríquez.

Hijo de,  
Pedro Pimentel y Osorio, II marqués de Távara, y de su pariente Leonor Enríquez de Toledo, hija de Enríque Enríquez de Guzmán, IV conde de Alba de Liste. Casó con Juana de Toledo y Colonna, hija de García Álvarez de Toledo y Osorio, IV marqués de Villafranca del Bierzo, I duque de Fernandina. Le sucedió su hijo. Con sucesión que y que pasa como Távara a los Infantado siguiendo la sucesión en una hermana del XVII duque del Infantado. Con sucesión hasta ahora.


Marqués de Távara,  Iñigo Arteaga y Martin. Nacido en  1941, XIX duque del Infantado

Entre otros, conde de Saldaña, de Corres y de Santillana, Grande de España, Comandante Piloto de Iberia.

Hijo del  XVIII,  duque del Infantado Iñigo de Loyola Arteaga y Falguera y de Ana Rosa Martin y Santiago Concha, de los condes de Santiago. 


Casa con Almudena Alcazar y Armada, hija de los VII condes de los Acevedos, nacida en 1943. Padres de,   

Almudena Arteaga y  Alcazar, marquesa de Cea. Sucesora en Infantado y que como tal deberá asumir el título de condesa de Saldaña. Escritora de novelas históricas sobre los Mendoza. Su tía paterna Cristina de Arteaga (1902-1984) —en proceso de beatificación desde el 2001— fue historiadora y monja de clausura. Escribe una importante genealogía de la Casa de Mendoza.

Iñigo Arteaga  y Álcazar, marqués de Távara. Muere en octubre de 2012 a los 43 años. Sucesor en el Infantado hasta la el momento en que la ley ha igualodo a hombres y mujeres en el derecho a la sucesión sin tener en cuenta la sucesión por varon primogénito.

Ivan Arteaga y Álcazar, marqués de Armunia.

Ana Rosa Arteaga y Álcazar, cindesa de Santiago

Carla Maria Arteaga y  Álcazar, maquesa de Laula


Fue Bernardino Pimentel el primer marqués de Tavara de la casa de los condes de Benavente
. Hijo del II marques de Tavara fue el I conde Villada.

Hasta el siglo XVII con sucesión por varón hasta Ana María Pimentel, VII  marquesa de Távara que casa con  Francisco Fernández de Córdova, X conde de Cabra y VIII  duque de Sessa. Sigen sus hijos  Teresa Pimentel, VII marquesa de Távara, Luisa Pimentel, VIII  marquesa de Távara y Ana María Fernández de Córdova, IX  marquesa de Távara. Desde ahora son los Távara con apellido Fernandez de Córdoba de segundo apellido y de primer Álvarez de Toledo al casar Ana María con su pariente Antonio José Félix Francisco Alvarez de Toledo de la casa de los marqueses de Villafranca del Bierzo, León.  Padres de Miguel Álvarez de Toledo, X marqués de Távara y conde de Villada que casa en segundas nupcias con en 1724 con María Francisca de Silva Mendoza y Sandoval, duquesa del Infantado- apelldio mendoza-, Pastrana- apellido Silva y Lerma- apellido Sandoval-. Padres de Pedro de Alcantara Álvarez de Toledo, duque de Infantado y de Lerma. Pasa el ducado del Infantado por matrimomio y linea de mujer a la casa de Osuna y sin sucesión en estas Casas a los Arteaga.

García Álvarez de Toledo,  IV marqués de Villafranca del Bierzo y Grande de España. La conquista del Peñón de Vélez en 1564, empresa considerada irrealizable, y el socorro a la isla de Malta le valieron la concesión, por parte de Felipe II, del ducado de Fernandina y el Principado de Montalbán el 24 de diciembre de 1569.

María Teresa Francisca de Silva Mendoza y Gutierrez de los Ríos, (1707-1770). Duquesa del Infantado desde la muerte de su padre en 1737. Fue también VII duquesa de Pastrana y VIII duquesa de Lerma. Nació en Granada el 23 de enero de 1707. Hija de Juan de Dios de Silva Mendoza, X duque del Infantado, y de María Teresa Gutiérrez de los Ríos de los duques de Fernán Núñez. Casó el 10 de enero de 1724 con Miguel Ignacio de Toledo Pimentel, IX marqués de Távara, y conde de Villada. Con este matrimonio se une la Casa de Távara a la del Infantado. Hijos: 1º Pedro, futuro XII duque del Infantado, 2º Felipe (-1758), casado con Mariana Pacheco Toledo, duquesa de Escalona.

Tuvo que hacer frente de nuevo al viejo pleito por la sucesión del Ducado del Infantado, ahora contra Juan Raimundo de Arteaga, marqués de Valmediano. Murió el 5 de febrero de 1770.  

A mediados del siglo XIX y sin descendencia el ultimo Infantado de los Mendoza consiguen los Arteaga la sucesión como sucesores de los Mendoza, señores de Fresno de Torote, primos hermanos en el inicio de sus linajes.




Escudo de los Mendoza, duques del Infantado.


El condado de Saldaña  fue creado por los Reyes Católicos en 1479 para Juan López de Mendoza, hijo mayor y presunto heredero del ducado del Infantado. Su nombre hace referencia a la villa de Saldaña, Palencia.

Al morir Juan joven dejó como II conde de Saldaña a su hermano Íñigo López de Mendoza, que después fue también II duque del Infantado.


 El condado de Saldaña, junto con el marquesado de Santillana, ha sido llevado por todos los herederos del ducado del Infantado, y también después ya duques, hasta que lo cedían a su presunto heredero, tradición que duró casi cuatrocientos años, hasta que el XV duque, Mariano Téllez-Girón y Beaufort Spontin, XVIII conde de Saldaña murió ostentándolo, ya que no tenía hijos y la sucesión presentaba dificultades, como así fue, repartiéndose sus numerosos títulos entre sus familiares.