miércoles, 16 de marzo de 2011

Requena. Valencia.

  • Juana de la Cerda y Mendoza, hermana del I duque de Medinaceli, señora del lugar de Muñoz y su fortaleza, de los de Barca y Fresno de Caracena con sus vasallos, términos y jurisdicciones. Casa en 1470 con Álvaro de Mendoza, II conde de Castogeriz, señor de Gormaz, Astudillo, hijo de Ruy Díaz de Mendoza, I conde de Castrogeriz, señor de Morón, Gormaz y Astudillo, Mendivil, Pinto, Montemayor, Requena, Iniesta, Almodóvar y Enguidanos, mayordomo mayor de los reyes Juan II y Enrique IV de Castilla, alcaide de los alcázares de Segovia, muerto en 1479. Con sucesión, los condes de Castrogeriz.
El I marqués de Villena quería la rica villa de Requena. En 1264, Requena recibe el privilegio del Puerto Seco instituyéndose en Aduana de Castilla.

Enrique IV necesitaba las villas del Infantado de Guadalajara en poder de los Villena por el matrimonio de II marqués de Villena con la nieta de Álvaro de Luna, señor del Infantado como herencia de su prima segunda la última señora del Abornoz y del Infantado.

El Infantado era el precio que los Mendoza le imponían si quería recuperar a su esposa y a su hija, Juana la Beltraneja de cinco años, que se hallaban en poder del II marqués de Santillana desde la batalla de Olmedo, la segunda la de 1467.

Enrique IV acuerda con Álvaro de Mendoza, señor de Requena, la entrega de esta villa a cambio de un sustancioso juro de heredad.

El 6 de septiembre de 1470 Álvaro de Mendoza entrega las villas de Requena y Mira a Enrique IV. Unos día más tarde, el 27 de septiembre, el II marqués de Villena y su esposa Juana de Luna y Zúñiga, casados en 1469, cambiaban al monarca las villas del Infantado por la de Requena con todos los derechos del puerto. Los Pacheco salían ganando pues Requena era villa de más renta que las del Infantado.

En el año 1465, Enrique IV da Requena a Álvaro de Mendoza. De 1470 a 1480 , Requena y Utiel estuvieron bajo el dominio del II marqués de Villena en plena guerra castellana por la sucesión. Las revueltas populares no se hicieron de esperar. Las capitulaciones entre el marqués de Villena y los Reyes Católico para la recuperación del realengo se hicieron el 1 de septiembre de 1476. En 1480, la rendición del marqués de Villena devuelve Requena y Utiel a la Corona.