sábado, 3 de marzo de 2012

Convento de la Concepción Franciscana. Iglesia de Santa María. Cuenca


En 2001 el Monasterio fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento Histórico-Artístico Nacional.

La iglesia está abierta al culto. El resto del edificio está dedicado a la clausura de las monjas.

Junto a la puerta de Valencia de la antigua muralla.

El canónigo Alvar Pérez de Montemayor estableció en las capitulaciones que la capilla mayor les serviría de enterramiento a él y a su familia; aunque ésta -tanto los Montemayor como los Sánchez de Teruel- disponía de su propia capilla bajo la advocación de Santa Catalina, en el lado del evangelio- izquierda del altar mayor-,en la iglesia de Santa María de Gracia, donde estuvo la sinagoga.


En  el  año 2004 se cumplió  el  V centenario  de la  fundación del  convento  de  la  Inmaculada  Concepción  de Cuenca de franciscanas.  

Es su fundador, Alvar Pérez de Montemayor, canónigo de Toledo,  de la oligarquía judeoconversa  conquense. Hermano  de sor Juana de San Miguel,  monja  concepcionista del monasterio de Toledo.

Los Montemayor tuvieron desde el siglo XVII el patronazgo  del  Monasterio. 

Juana de San Miguel tuvo gran importancia en la fundación del monasterio  de las concepcionistas de Cuenca. Profesó en el de igual nombre de Toledo como Juana de San Miguel.  Fue vicaria entre 1509 y 1510 y abadesa del convento toledano en 1526. Commo vicaria está pintada en la esquina inferior izquierda de un fresco de la Santa Cena que pocemsos ver en el antiguo refectorio del convento. 

Entre 1512 y 1515, firma un escrito  relatando  las  virtudes  de santa  Beatriz  de Silva,  texto  que  se  encontró  al abrir la  caja conteniendo los restos de Beatriz. 

Se cita a Juana de San Miguel como Juana Díaz de Toledo. Es  posible que fuese  hija de un posible segundo matrimonio de Hernán Pérez  de Teruel. Los Díaz de Toledo son  importnates judeo conversos  de Toledo, muy bien colocados en la Corte de Juan II.


Era la puerta de Valencia una de las puertas de entrada a la ciudad de Cuenca.  Orientada hacia los caminos que conducían a la ciudad de Valencia. Conserva parte de la antigua muralla construida sobre el roquedal calizo.

En frente podemos ver el convento de las Concepcionistas, con una portada del siglo XVI, aunque el interior más tardío, es del XVIII. Muy cerca se encuentra, la Casa de las Rejas, un edificio construido en los últimos años del siglo XVI, que destaca por el valor artístico de las rejas que decoran sus ventanas. Sobre este punto y a nuestras espaldas, se encuentra un antiguo emplazamiento judío, el barrio de “Los Tiradores”, en referencia a los asideros de las puertas. Estos tiradores habían sido tradicionalmente realizados por los judíos, grandes plateros y orfebres, que al ser expulsados de la parte noble de la ciudad en el siglo XV, se ven obligados a instalarse en extramuros dando así nombre al barrio.

Desde aquí podremos seguir el paseo del río Huécar, afluente del Júcar que nace a tan solo 9 Km de distancia, en dirección hacia el Auditorio, y al Puente de San Pablo, o bien, ascender hacia la ciudad alta a través de la Puerta de Valencia.

 
 
 
 
La Concepción Franciscana de Toledo fue fundado en 1484 por Santa Beatriz de Silva-1424/1492-, dama portuguesa al servicio de la reina Isabel de Castilla., madre de Isabel la Católica Es la primera fundación franciscana concepcionistas en Toledo.


La Orden de la Inmaculada Concepción es una orden religiosa femenina católica contemplativa fundado por Santa Beatriz de Silva bajo la regla de San Benito. Las   Concepcionistas. La orden cuenta con 165 monasterios, de los que 85 están en España y el resto en países de habla española y portuguesa.

La Orden no nace franciscana, aunque sí con gran influencia de esta orden religiosa, las reformas llevadas a cabo por el Cardenal Cisneros en la Iglesia española hicieron que la Orden quedara bajo la regla de San Francisco. Así la orden pasó a engrosar parte del franciscanismo; la secular devoción inmaculista de los franciscanos era de hecho una de sus señas de identidad. Por este y otros acontecimientos históricos, la Orden y las monjas pasaron a ser conocidas como concepcionistas franciscanas, en contra de lo dispuesto por la Fundadora Santa Beatriz de Silva.

Beatriz de Silva y Meneses nació en Campo Mayor, en Portugal. Sus padres fueron Ruy Gómez de Silva e Isabel de Meneses de los señores de Meneses de slos que luego son los condes de Cantanhede y descendiente de Pedro González de Lara, emparentada con las casas reales de España y Portugal. 

Al unirse en segundas nupcias el rey Juan II de Castilla con la infanta Isabel de Portugal, Beatriz llegó a la corte castellana para ser dama de honor de la reina. El ambiente palaciego en el que vivió estaba dominado por las intrigas y frivolidades cortesanas, cosa que no era de su agrado. Según la leyenda, la Virgen María, en una aparición, le confió el mensaje de fundar una orden consagrada al culto y honor de su Inmaculada Concepción.

Doña Beatriz llega a Castilla en 1447 acompañando como doncella a Isabel, prima hermana del rey Alfonso V de Portugal, que venía desde Portugal para contraer matrimonio con el rey de Castilla, Juan II.

Beatriz huyó de la corte y se refugió en Toledo, en el monasterio de Dominicas, viviendo 30 años en el ambiente religioso, pero sin ser monja. Isabel la Católica, hija de la reina Isabel de Portugal, de la que fue dama Beatriz, ayudó a la fundación de la nueva Orden, y donó los Palacios de Galiana en Toledo, facilitando también las gestiones con Roma.

El culto a santa Beatriz es inmemorial y fue confirmado por Pío XI el 28 de julio de 1926 con el título de beata. Fue canonizada el 3 de octubre de 1976 por Pablo VI y sus restos se conservan para pública veneración en la Casa Madre de Toledo.

Beatriz comenzó su nueva vida contemplativa con doce compañeras. La Orden fue aprobada por el Papa Inocencio VIII el 30 de abril de 1489 con hábito y otros usos propios.

El lugar de fundación fue el convento de Santa Fe de  Toledo.

Los francos que participaron en la conquista de Toledo al lado de Alfonso VI fundaron aquí una capilla. Luego de la orden de Calatrava de ccuya capilla se conserva el ábside de estilo mudejar. Tras la expulsión de los judíos el edificio quedó temporalmente a disposición de las monjas concepcionistas, lo que testimonia una techumbre de madera, un alfarje morisco con las armas de la fundadora de la orden, Beatriz de Silva. Pocos años más tarde lo ocuparon las Comendadoras de Santiago.

El alfarje es un techo de madera horizontal y entrelazada que en muchos casos se labra y se pinta adicionalmente el del convento de santa fe está en restauración porque el conjunto del convento está sometido a los trabajos finales de restauración para su integración en el Museo de Santa Cruz.



 Telo Perez, I señor de Meneses, hijo de  Pedro Beltran casado con María Soares da Maia. Hijo Pedro Beltrán de Bertrand de Reynel, (1100-1134) y de Elvira Perez de Lara que es hija de Pedro Gonzalez de Lara y de la reina Urraca de Castilla.