lunes, 17 de septiembre de 2012

Valle de Mena. Burgos



Está formado por 59 pueblos y 126 núcleos de población, de entre los cuales es Villasana de Mena su capital.


Está constituido por tres valles bien definidos, el valle del río Ordunte, el del río Cadagua, y el de Tudela.

Pertenecen a la vertiente cantábrica. Concretamente, las aguas de la red hidrográfica del Valle de Mena, son afluentes por la izquierda de la ría de Bilbao, en el límite físico entre Baracaldo y la propia Bilbao, que desemboca directamente en el Mar Cantábrico o Golfo de Vizcaya.




La principal vía de acceso  es la carretera CL-629 que recorre de este a oeste la totalidad del Valle.

Enlazando las localidades de Balmaseda con Bercedo pasando por Villasana de Mena, lo que permite el acceso desde Vizcaya por un lado, y desde Burgos desde otro. Esta carretera enlaza por el oeste con la N-629, que permite la comunicación con Cantabria.





Leciñana de Mena. 

Nos da la bienvenida al Valle entrando desde Espinosa de los Monteros.

Entidad Local Menor situada al oeste de la cabeza del municipio compuesta por la localidades de Leciñana y Laya. Su término está enclavado entre las estribaciones occidentales de los Montes de Ordunte al norte y los Montes de la Peña al sur y es atravesado por el río Hijuela tributario del río Cadagua.




Entre su inmenso patrimonio histórico-artístico cabe destacar la importante cantidad de patrimonio románico, especialmente significativas son: la iglesia de Siones y la iglesia de Vallejo, que son poblaciones situadas en la ladera de los montes de La Peña. 

El Valle de Mena es el núcleo primitivo del reino de Castilla; en el año 800, en la localidad menesa de Taranco de Mena, nace testimonialmente Castilla, y los vestigios de arte románico primigenio atestiguan la fuerte presencia cristiana desde antiguo.


Se considera que Castilla nació testimonialmente el 15 de septiembre del 800 en el hoy desaparecido monasterio de San Emeterio de Taranco de Mena, situado en esta localidad. El nombre de Castilla aparece en un documento notarial por el que el abad Vitulo donaba unos terrenos, incluido en el Becerro Galicano del monasterio de san Millán de la Cogolla. En ese documento aparece escrito:
Ego Vitulus abba, quamuis indignus omnium seruorum dei seruus, una cum cogermano meo Erbigio presbytero, cum domnos et patronos meos sanctos Emeteri et Celedoni, cuius basilica extirpe manibus nostris construximus ego Vitulus abba et frater meus Erbigius in loco qui dicitur Taranco in territorio mainense, et sancti Martini, quem sub subbicionem Mene manibus nostris fundauimus ipsam basilicam in ciuitate de area patriniani IN TERRITORIO CASTELLE et sancti Stefani, cuius basilicam manibus nostris fundauimus in loco qui dicitur Burcenia in territorio Mainense [...]
Un monolito en el lugar que antaño ocupó el cenobio recuerda dicho hito.

Cada 15 de septiembre se celebra en el lugar una romería conmemoracional de dicho aniversario, impulsada principalmente por movimientos castellanistas. 

Destacó la celebrada el 15 de septiembre del año 2000, en el que se cumplían 1.200 años de este nacimiento testimonial de Castilla.