martes, 25 de mayo de 2010

Fue en Madrid, el arrabal de San Martín.

Martín de Tours era oficial del ejército romano en el siglo IV. En una noche de invierno, cuando Martín estaba revisando los puestos de guardia, se encontró con un menesteroso transido de frío. Martin, joven piadoso, rasgo con su espada el manto y lo compartió con ese hombre. A la noche siguiente soñó que Cristo, vestido con el medio sayo que Martin le había dado al pobre, le agradecía su acción. Su fiesta se celebra el 11 de noviembre.



s



En estas calles se situaban los monasterios de San Martín, el de los Ángeles y el de los Donados, contando estos dos últimos con hospitales. Todas ellas junto a al Descalzas reales y no lejos del ya desparecido monasterio de Santo Domingo el Real.